¿Alguna vez te has parado a pensar en tu calidad de vida? ¿Qué ha estado haciendo para mejorar su salud, su bienestar? Los datos del Ministerio de Salud indican que las enfermedades asociadas con el estilo de vida matan más que el tráfico y la violencia. Estas enfermedades suelen estar relacionadas con el sistema circulatorio: infartos, accidentes cerebrovasculares, diabetes e hipertensión, entre otras. La mayoría de los cánceres también están relacionados con el estilo de vida.

Así que si eres sedentario, fumas, bebes alcohol en exceso y tienes una dieta inadecuada, perteneces al grupo con mayor número de muertes prematuras del país. ¿Qué tal pensar un poco más en ti y en tu estilo de vida? Mejorar su calidad de vida depende de usted.

Cómo mejorar su calidad de vida

A continuación, se presentan algunas actitudes que pueden ayudarlo a mantener su bienestar físico y mental:

Mantenga su mente activa

Las investigaciones muestran que la enfermedad de Alzheimer tiene una mayor incidencia entre las personas con bajos niveles de educación. Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine vincula la lectura, los juegos de cartas y de mesa y los crucigramas con la reducción del riesgo de demencia en personas mayores de 75 años.

Respire más profundamente

La sangre necesita oxígeno. La respiración profunda expande la claridad de la mente y proporciona más salud física. Haga esto en silencio durante unos minutos al día, preferiblemente en algún lugar con mucho aire fresco.

Ejercitarte diariamente

Camine, monte en bicicleta, practique yoga, juegue voleibol, fútbol, baloncesto, tenis. El ejercicio físico moderado es fundamental para mantener la salud y una actitud equilibrada ante la vida, evitando las causas del estrés y la tensión.

Disfruta de un buen chocolate

En pequeñas cantidades, puede ser beneficioso para la salud. Según un estudio del King’s College de Londres, la cantidad de flavonoides que se encuentran en 50 gramos de chocolate es equivalente a la de seis manzanas, dos vasos de vino o siete cebollas. Los flavonoides se han identificado como armas importantes en la lucha contra los radicales libres.

Practica la meditación

Considerada por algunos como un instrumento para la ecología de la mente y los sentimientos, la meditación no es una práctica tan complicada como se piensa. Simplemente siéntese en silencio y observe cómo los pensamientos pasan por su mente como nubes del cielo. Es decir, no te apegues a ellos, solo míralos y déjalos pasar.

Tener más contacto con la naturaleza

Suelta la tensión del trabajo urbano y visita los parajes de la naturaleza. Deshazte de las prisas y aprende a escuchar la música y la armonía presentes en el silencio de la naturaleza.

Duerma bien

Los estudios sugieren que la falta crónica de sueño puede tener un impacto negativo en las funciones metabólicas y endocrinas. Cuando duermes menos de cinco horas, hay un desequilibrio en el metabolismo.

Sea más optimista

Después de diez años estudiando cómo la personalidad de una persona puede influir en el aumento o la disminución de la esperanza de vida, los investigadores holandeses concluyeron que tener una actitud positiva mejora el bienestar y disminuye el riesgo de enfermedad.

Come bien

Preste especial atención a los horarios y la calidad de las comidas. Prefiera una dieta natural, evitando exagerar las carnes rojas, que son difíciles de digerir. Incluya dosis de fibra, frutas y verduras en su vida diaria. Evite comer demasiados alimentos fritos y dulces. Cuidado con las cantidades, comer menos y más a menudo es la mejor solución.

Acepta tu vida

En primer lugar, es importante dejar claro que aceptar no significa conformarse y conformarse con situaciones que se pueden cambiar. Esfuérzate por mejorar lo que está a tu alcance, pero al mismo tiempo, trata de ver lo positivo en tu hogar, tu familia, tu ciudad y en todo lo que te rodea.