Para quienes aún no lo sepan, la prebase es un producto que se utiliza como premaquillaje, después de la crema hidratante y antes de la base y el polvo. Su función es uniformar la piel, reducir la grasa, cerrar los poros y fijar el maquillaje por más tiempo.

Es un producto que prepara la piel para recibir maquillaje. Existen primers para labios, que hidratan y disfrazan las líneas superficiales; para el rostro, que unifica la piel, disimula las líneas de expresión; para los párpados fijan mejor el tono, e incluso para las pestañas, que dan más volumen. Todos ellos aumentan la duración del maquillaje.

La prebase cosmética se puede encontrar en crema, suero, bálsamo (bálsamo), con o sin color, con o sin SPF. Además, existen primers específicos para cada necesidad cutánea: hay los que aprietan los poros, los que reducen la grasa, los que provocan un efecto tensor, otros que hidratan, los que uniforman la piel y los que disimulan las arrugas.

Consulte las 10 razones principales para usar la base facial

  • Controla la grasa de la piel: la mayoría de las personas usan la prebase por este motivo. El objetivo principal de la prebase es controlar la grasa de la piel.
  • Suaviza los poros abiertos: Una de las principales funciones de la imprimación es mejorar el aspecto de los poros. Incluso para aquellos que no tienen los poros muy abiertos, al usar una base líquida se vuelven más evidentes y la imprimación ayuda a crear una película en estos poros.
  • Suaviza la piel: Otro beneficio de la prebase es suavizar la piel. Deja la piel más suave y aterciopelada, interfiriendo con el resultado final de tu maquillaje.
  • No comedogénico: la mayoría de los primers se denominan no comedogénicos si se demuestra que no bloquean los poros impidiendo la formación de puntos negros (puntos negros). El exceso de grasa obstruye las glándulas sebáceas y estimula la formación de puntos negros.
  • Duración del maquillaje: otra razón para usar una base es para ayudar a que el maquillaje dure más tiempo. La prebase previene la grasa y el sudor de la piel, dejando así el maquillaje más intacto. También actúan como un escudo natural contra el polvo, el agua y los escombros que pueden hacer que su maquillaje se desgaste.
  • Reduce las rojeces: Existen algunas bases con colores que ayudan a neutralizar el tono de la piel. Este tipo de imprimación contiene pigmentos verdes (por ejemplo) que garantizan una apariencia de color uniforme e impecable.
  • Mejora el aspecto de la piel: La prebase facial ayuda a disimular imperfecciones de la piel como puntos negros, líneas de expresión y poros abiertos, mejorando así la textura de la piel, haciéndola más bella.
  • Apto para todo tipo de piel: Existen varios tipos de prebase con diferentes funciones: incluso la piel seca puede beneficiarse de la prebase facial. En ese caso, busque una prebase con función hidratante. Puede usarse en pieles de cualquier tono.
  • Práctico y fácil de aplicar: los imprimadores vienen en paquetes pequeños y livianos, y se pueden llevar en la bolsa y usar cuando sea necesario durante el día. Son súper fáciles de aplicar, ya que las fórmulas son ligeras y no dejan la piel pegajosa ni grasa.
  • Hidratación de la piel: Existen varios tipos y variedades de prebase, algunas vienen con función hidratante, anti-envejecimiento y también con protección solar.

Cómo utilizar la prebase

En primer lugar, la piel debe estar limpia, sin residuos y libre de grasa. Puedes tonificar o no, si la piel es muy grasa, puedes dejar la tonificación a un lado.

Aplica la prebase por todo el rostro, con la yema de los dedos, como si estuvieras aplicando una crema hidratante. Si lo prefiere, aplique solo en la zona T del rostro. Extienda solo en una dirección y no pase la mano por la misma región varias veces. No aplique en exceso. Déjelo secar unos minutos y luego aplique el maquillaje.

¿Y tú, usas prebase facial? ¿Cuál es tu favorito?