Las vacaciones escolares son un momento muy importante en la vida de los niños. ¡Aprenden la rutina escolar, lidian con la nostalgia y están llenos de energía acumulada! El período también se puede utilizar para enseñar a los más pequeños cómo prepararse para su regreso a la escuela.

La preparación incluye un uniforme limpio y separado, volver a la escuela y organizar los útiles escolares. ¿Conoces esa caja de lápices de colores con 36 colores que llegó en junio completamente perdida? ¿O el cuaderno que se fue y nunca regresó? Estos contratiempos se pueden evitar con medidas sencillas. ¿Quiere saber más? Así que ahora echa un vistazo a tres consejos sobre cómo organizar los útiles escolares.

Exige lo que practicas

Es difícil exigir organización a los niños cuando tiramos la ropa al suelo o dejamos los zapatos en el salón, ¿verdad? Por tanto, el primer aspecto a observar es si el niño tiene un ejemplo en casa. No se sienta culpable si a veces deja el jugo fuera de la nevera u olvida el secador de pelo sobre el fregadero. Es normal. Pero ser desordenado o demasiado desorganizado seguramente les dará a sus hijos la idea de que sus efectos personales no necesitan ser atendidos y que las cosas no pertenecen a ciertos lugares. Si observan estas pequeñas reglas, seguramente mantendrán al menos 30 colores de lápices de colores en el estuche antes de salir a jugar en el patio al tocar el letrero.

Recuerda el lugar de cada cosa

Unos días antes de que terminen las vacaciones, tómese el tiempo para recordar con sus hijos dónde está cada material, tanto dentro de la mochila como dentro de la casa. ¿No quieres parecer demasiado repetitivo? Pídales que le enseñen y dígales que no recuerda dónde deberían estar los cuadernos después de la tarea. Si olvida que está sobre el escritorio, por ejemplo, dígale que el escritorio es un gran lugar para eso.

Intente enseñar a sus hijos la importancia de cuidar sus efectos personales. Es normal que los niños estén ansiosos al salir de la escuela y quieran tirar todo en su mochila de todos modos. Pero, explicando con cariño y paciencia que el cepillo de dientes se puede ensuciar si no está dentro del estuche o que el cuaderno se puede estropear si no se cierra dentro de la mochila, los más pequeños entenderán que vale la pena dedicar un tiempo a guardar todo en lugar de gastar en nuevos materiales, ¡más caro que el helado!

Nombra tus útiles escolares

Aun tomando todas las medidas preventivas para que el alumno no pierda el material escolar, en un momento u otro sucederá que le preste un bolígrafo a un amigo para que se lo lleve a casa o guarde un cuaderno en la mochila equivocada. Así que no dudes en etiquetar todos los materiales, desde el cuaderno hasta el lápiz y el sacapuntas. Las etiquetas ayudan mucho con el objeto perdido u olvidado a devolver a su dueño. Además, las etiquetas personalizadas hacen que el material se vea hermoso.

¿Viste cómo organizar los útiles escolares de tus hijos puede ser una tarea fácil? Además de ser importante para la escuela, mostrar a los niños la importancia de valorar lo que se tiene es una enseñanza de por vida. ¡Ahora disfruta el resto de tus vacaciones y espera la caja llena de lápices de colores!

¿Te gustaron nuestros consejos?