Recibir al niño en sus brazos después de la larga espera del embarazo es una de las mayores emociones en la vida de una persona. En este punto, las madres, especialmente las madres primerizas, no pueden imaginar cuánto se transformarán sus vidas. Si la maternidad ejercida en el pasado no nos parecía tan simple y fácil, ahora ser madre es realmente uno des desafíos de la maternidad moderna.

La cultura implantada hoy no tiene cabida para la maternidad en el modelo en el que solía ocurrir. La mayoría de las madres tienen 4 meses para adaptarse a todo lo nuevo y hacer que el bebé se adapte al mundo fuera del vientre. Esos meses pasan rápido y luego las madres tienen que volver al trabajo y poner su vieja rutina en el cuidado de su bebé.

En este viaje, hay varios desafíos. Conoce los principales en nuestro post de hoy y aprende a lidiar con ellos. ¡Vamos allá!

La elección de combinar la maternidad moderna con una carrera profesional

La maternidad moderna desafía a muchas madres a elegir entre sus carreras y quedarse en casa con sus hijos y, por supuesto, hay quienes intentan que ambas tareas funcionen simultáneamente. Sin embargo, aunque la madre opte por emprender y trabajar desde casa, respetando y priorizando los horarios de sus hijos, sigue siendo un desafío contemporáneo destacarse en el mercado laboral.

Jugar este rol multitarea de ser madre, una profesional, cuidar su apariencia, cuidar la casa, los hijos y el esposo da miedo a muchas mujeres. Si estar en casa a tiempo completo les permite seguir el crecimiento de sus hijos, por otro lado, poder salir de casa y tener relaciones con compañeros de trabajo también es alentador y hace que muchos se sientan más activos.

En cualquier elección es importante saber cómo disfrutar del tiempo con tus hijos. De nada sirve pasar un buen rato con el bebé, si es de mala calidad. Son unos minutos o unas horas los que pueden marcar la diferencia y fortalecer los lazos con los niños.

Sobreprotección y mimos en la puericultura

La culpa puede hacer que muchas madres vean solo los aspectos negativos cuando se van al trabajo y dejan a sus hijos al cuidado de otros. Esto ha provocado un cierto desajuste en cuanto a la atención exagerada y los diversos premios que muchos niños han recibido en sus hogares, como forma de compensación.

La maternidad moderna trajo el desafío de saber cómo dosificar la atención y comprender que hay mucho que ganar cuando el niño también depende de otras personas, incluso si algunos eventos del día son frustrantes para el niño, ya que es una oportunidad para aprende sobre la independencia, la individualidad y es capaz de resolver sus conflictos sin la intervención de los padres.

Uso seguro de Internet para niños

Pensando en apoyar la educación de sus hijos, muchas familias se han rendido al uso de computadoras, teléfonos inteligentes y tabletas. Controlar el acceso de los niños a Internet es un gran desafío para la maternidad moderna.

El desafío radica en el acceso ilimitado a todo un mundo de información y contenido. Si por un lado esto supone un gran beneficio para esta generación, por otro lado ha preocupado a muchos padres, que en ocasiones no saben controlar o restringir el uso de esta tecnología.

Es fundamental que los padres sean conscientes de a qué acceden sus hijos: para ello, la conversación es la mejor forma. Aprender a usar estas tecnologías y brindar orientación sobre el uso de fotos y la divulgación de información personal, como la escuela y los lugares a los que asisten, es esencial para que sus hijos comprendan los peligros que pueden enfrentar.

La elección de ser padre y cuidar a un niño es un paso importante, especialmente porque, hoy en día, muchas madres no cuentan con el apoyo de familiares cercanos. La culpa y la inseguridad no son desarrollos nuevos traídos por la maternidad moderna. Entonces, créanme: no existe la perfección ni la forma correcta de criar a los niños; enfrentar estos desafíos es un acto de coraje y amor.

¿Te gustó esta publicación? Así que deja un comentario y comparte con nosotros tu experiencia y los otros desafíos de la maternidad moderna que enfrentas o has enfrentado.