Lo que más les gusta hacer a los niños es jugar. Cuanto más crecen y adquieren autonomía, más quieren arriesgarse en actividades creativas, correr y gastar mucha energía. Al fin y al cabo, la infancia es una etapa de aprendizaje basada en la diversión y, por supuesto, para crear buenos recuerdos y un aprendizaje permanente.

Sin embargo, jugar y entretener a los niños muy pequeños es un desafío para los padres. Los bebés están en pleno desarrollo, sin embargo, necesitan ayuda para realizar algunas actividades y todavía son bastante dependientes. Además, su tiempo de concentración es muy corto.

Por lo tanto, debe tener una serie de dinámicas bajo la manga para mantenerlos ocupados. Para variar los juegos que ya juegas y salir un poco de la rutina, consulta nuestras sugerencias de 5 actividades para hacer con tus hijos. ¡Vamos allá!

La caja de noticias

A los niños les encantan los juguetes, pero pueden aburrirse un poco con los que ya tienen. Una idea es tomar una caja de cartón grande y llenarla con varios objetos que el bebé nunca ha visto. Puede ser cualquier cosa: macetas de plástico, pompones, cuchara de plástico, entre muchos otros objetos. Recolecte artículos que estén en la casa y que sean seguros.

Regale esta caja al pequeño y observe cómo estará ocupado durante mucho tiempo, analizando las diferentes formas y texturas y jugando con los objetos. Puedes armar nuevas cajas de vez en cuando, siempre variando el contenido.

Carrera de obstáculos

En esta fase, los bebés van ganando confianza al caminar y siempre es bueno combinar la diversión con una actividad que les ayude a mejorar sus habilidades. Crea un circuito con obstáculos para que viajen tantas veces como quieran. Puedes usar almohadas, libros, sillas o incluso cajas (¡siempre velando por la seguridad de tu hijo, por supuesto!).

Cocinar

Llevar a los niños a la cocina a una edad temprana es una excelente manera de enseñarles sobre la comida y animarlos a comer de manera más saludable. Esto puede resultar especialmente útil para los más pequeños que no quieren comer. Para involucrarlos más en la preparación de la comida y aún así divertirse, reserve un momento del día y vaya con ellos a la cocina a hacer galletas, por ejemplo.

Existen varias recetas de galletas que, además de saludables, tienen pocos ingredientes y son muy fáciles de hacer. Simplemente mezcle los elementos, forme bolas con la masa y hornee. Puedes hacer diferentes sabores, lo que también es genial para agudizar el paladar de los niños. Después, ¡todavía hay un bocadillo listo!

Teatro de sombras

¿Qué broma no ensucia un poco? Si se trata de creatividad y de toda la familia, mejor aún. Coloque una sábana blanca o clara (y neutra) frente a su bebé, apague las luces y con una linterna, encienda la sábana por detrás. Luego, usa tus manos o algunos objetos que forman sombras interesantes y da rienda suelta a tu imaginación para inventar historias y ¡aventúrate en ellas con tu bebé!

Bolos

Jugar a los bolos es un juego muy divertido y puedes hacer tu kit de juego en casa, incluso con botellas de PET vacías. Puedes pintarlos y poner semillas adentro para que sean más divertidos. Organice las botellas en filas y, con una pelota, enséñele a su hijo que tiene que tirarlas todas. ¡Este es un disfrute garantizado durante mucho tiempo!

Con ideas creativas y elementos simples, puede crear muchas actividades diferentes para hacer con sus hijos, ¡que animarán aún más la rutina familiar! ¡Intentalo!

¿Te gustó nuestro post? ¡Así que deja un comentario con tu opinión y cuéntale a la gente qué tipo de actividad disfrutas más haciendo con tus bebés!