Atrás quedaron los días en que los perros eran considerados solo mascotas. Hoy en día, la mayoría de las personas tratan a sus mascotas como miembros de la familia. El cariño por las mascotas es tan grande que, cada vez más, los dueños de perros se han preocupado por el bienestar de sus amigos. Si este es su caso, sepa que su mascota merece una atención especial para mantenerse saludable. Saber cuidar a tu cachorro es una gran responsabilidad.

Por ello, este texto muestra varias pautas para que quienes tengan un cachorro en casa puedan cuidar a sus hijos de cuatro patas. ¿Quiere saber más? ¡Entonces sigue leyendo!

Cuida la higiene de tu cachorro

Es muy importante que tu cachorro se bañe con frecuencia. Algunas razas necesitan un baño todas las semanas, otras cada quince días. La mascota necesita tomar al menos un baño al mes.

Mucha gente olvida que la higiene de las mascotas no se limita al baño. Necesita cepillarse los dientes, cortarse las uñas, limpiarse las orejas y, en algunos casos, recortarse el cabello. El propietario puede encargarse de la higiene. Pero, si normalmente lleva a su perro a la tienda de mascotas, asegúrese de que esté limpiando adecuadamente.

Lleva a tu perro a pasear

Los perros más grandes y fuertes necesitan hacer una serie de ejercicios para gastar energía, mientras que los perros más pequeños solo necesitan caminar. De todos modos, la pregunta es: los perros también necesitan hacer ejercicio para mantenerse saludables.

Así que no olvides sacar a pasear a tu cachorro con frecuencia. Cuantas más veces salgas a pasear con tu mascota, mejor. Este consejo es especialmente válido para quienes viven en apartamentos o en casas sin patio, ya que los perros se quedan sin espacio para hacer ejercicio.

Recordando que es responsabilidad del propietario recoger la suciedad que hace el animal en la calle durante el paseo. Cuidar al perro también incluye estos detalles.

Proporcionar una buena nutrición

No alimente a su perro. Existen dietas súper nutritivas para diversos fines y es fundamental que prestes atención a esta diversidad: hay comida para cachorros, para perros obesos, castrados e incluso ancianos. Lo ideal es ofrecerle a su mascota una ración que satisfaga sus necesidades.

Crea un momento adecuado para alimentar a tu perro y no siempre dejes la comida a su disposición. Dale de comer un máximo de tres veces al día (si es adulto) y ajusta la cantidad según el tamaño de la mascota.

Juega con tu cachorro

Además de caminar, los perros también necesitan divertirse mientras están en el interior. De lo contrario, estarán tristes e incluso pueden enfermarse. Tómese un tiempo de su día para jugar con su perro, haga que los niños se diviertan con la mascota.

A los perros también les encantan los juguetes, por eso te sugerimos que les ofrezcas algunos juguetes, como pelotas, peluches y trozos de cuerda. Además de jugar, a los perros también les encanta que los acaricien. Los perros que llaman la atención y el amor son mucho más felices y sociables.

Lleva al veterinario

Este es uno de los consejos más importantes. Por mucho que cuides bien a tu mascota, es necesario que tenga una frecuencia en el veterinario. Después de todo, solo ellos pueden realizar algunos procedimientos y evaluar la salud de su mascota.

Asegúrese de que las vacunas de su cachorro estén actualizadas. Si necesita tomar medicación, separe cuidadosamente según los días. Para no obstaculizar la administración de la medicación de la mascota, organice los remedios con etiquetas de tiempo y medidas. También le sugerimos que utilice nuestras identificaciones de mascotas para organizar las pequeñas cosas de su perro.

La última sugerencia a hacer, que se aplica a todos los consejos mencionados anteriormente, es: incluir a los niños en actividades relacionadas con el perro. Haz que tus hijos se ocupen de la mascota de la casa. Al cuidar de una mascota, los niños aprenden a tener responsabilidad, organización y a cultivar el respeto por los animales.

¿Te gustaron nuestros consejos?