En la publicación de hoy, discutiremos la importancia de enseñarle a su hijo a ser organizado. Sabemos que es absolutamente saludable que los niños jueguen y lleven sus juguetes a todos los rincones de la casa, pero para que sean adultos responsables es fundamental que desde pequeños entiendan que hay límites. Al enseñar a tu hijo a ser organizado, estará creando una persona más responsable e independiente para el futuro. Esto se debe a que, cuando se establecen límites y reglas, siempre con coherencia y flexibilidad, se evita la formación de jóvenes y adultos inseguros, ansiosos y desorganizados, a diferencia de una educación excesivamente permisiva.

Con eso en mente, hemos reunido estos 5 consejos para ayudarlo a enseñarle a su hijo a ser organizado y asegurar un futuro increíble para el pequeño. Revisa:

Cree una rutina diaria para su hijo

Es relevante que los padres desarrollen una rutina diaria para su hijo. De esta forma, también se organiza su estructura física y psíquica.

La rutina le da seguridad al niño. Ella ya sabe que, después de la escuela, la mamá la recogerá, que necesita bañarse antes de cenar, hacer los deberes antes de jugar, lavarse los dientes antes de irse a dormir y hacer la cama al despertar, por ejemplo.

Algunas tareas fáciles de aplicar a la rutina diaria de su hijo son: desayuno, almuerzo y cena; hora de acostarse; tiempo para estudiar y tiempo para jugar.

La rutina asegura que su hijo tenga seguridad y orientación. Un niño con una rutina no llega tarde a la escuela, come bien, se baña y estudia en los horarios correctos.

Muestre cómo solucionarlo de una manera divertida

Hable con su hijo, explíquele por qué es importante organizar sus cosas y enséñele cómo guardar los juguetes después de jugar. Es necesario transmitir la idea de que tener las cosas organizadas es más placentero que perder el tiempo buscando lo que se pierde porque no se ha guardado previamente.

Es posible hacer de ese momento una broma, invitándote al “juego de mantener”. Hacer que ese momento sea divertido lo hace fácil.

Establezca límites para enseñarle a su hijo a ser organizado

Necesita saber cuánto permitir y cuánto decir que no y cobrarle a su hijo.

Necesita tener un mínimo de organización y cuidado de su habitación y sus cosas, así como de la casa y pertenencias de los demás, y también debe ser responsable de sus estudios e higiene personal, pero tenga cuidado de no sobrecargar y asfixiar al niño.

El perfeccionismo exagerado es malo y puede causar el efecto contrario.

Dele al niño pequeñas tareas

Permita que el niño sea responsable de alguna pequeña tarea de rutina, como poner la mesa para la cena. Al principio, puedes guiarla, diciéndole dónde debe estar todo y luego dejar que lo haga sola.

Otra cosa sencilla es enseñarle a hacer la cama todos los días cuando se despierte. Enséñele a estirar la sábana como a ella le gusta una vez y luego déjela que lo intente por su cuenta.

Si por casualidad no se arregla las primeras veces, hable con el niño y dígale (de la forma más didáctica y solidaria posible) qué hacer para mejorar.

Recuerde siempre felicitarla por hacer algo correctamente. De esta manera, fomentará la independencia y la obediencia en su hijo, mientras trabaja positivamente en su autoestima.

Sea el ejemplo

Si deja bolsas, zapatos y ropa esparcidos por la casa y no tiene horarios regulares, no espere que su hijo sea diferente.

La madre es el modelo principal en la vida del niño. Te refleja. Entonces, haz tu parte, sé una madre más organizada y anima a tu pequeño a hacer su parte también.

Enseñarle a su hijo a ser organizado lo guiará más adelante para cumplir con los compromisos de la vida adulta. Es decir, tendrá éxito.