El inicio del año escolar es casi siempre un problema. Como los niños están de vacaciones durante mucho tiempo, el período de regreso a la escuela requiere un mayor esfuerzo para corregir y readaptar conductas, para que las marcas rojas y la recuperación (o incluso la repetición) al final del año no lleguen. Además, tenemos otras preocupaciones muy importantes. Material escolar, buen colegio, compra uniformes… Para ayudarlo con esta tarea, a continuación cubriremos 5 consejos sobre cómo organizar una rutina de estudio eficiente para su hijo. ¿Vamos allá?

Crea un horario

Lo primero que se debe hacer es planificar y determinar reglas de cómo será la rutina de estudio. Uno de los pasos esenciales en este proceso es la creación de un cronograma de actividades a seguir de acuerdo con la vida diaria de su hijo.

Puedes organizar las tareas de la semana, quincena o mes, colocando todas las actividades diarias, incluso aquellas que no estén relacionadas con el estudio. De esta manera, puede tener una visión general de cuál es el mejor momento para que su hijo se dedique al aprendizaje.

Desarrolle una rutina de estudio diaria

¿Quién nunca se fue a estudiar el día anterior al examen y lo hizo mal? Créame, ¡sus hijos también lo hacen! Por eso, es necesario adaptarlos para estudiar todos los días.

Incluso para los más pequeños que tienen un horario “completo”, este consejo es ideal. Incluso si estudias una hora al día, es mejor que estudiar varias horas en un solo período. Así, aprende un poco todos los días y recuerda el tema con mayor facilidad.

Una técnica interesante es hacerle volver a estudiar la asignatura que se estudió ese día, como una forma de reforzar el aprendizaje.

Diversificar el método de estudio

De vez en cuando, surgen nuevos métodos de estudio que prometen un aprendizaje más fácil y eficiente. De hecho, las técnicas son grandes ayudantes, pero cada persona tiene la forma que mejor se adapta a sus necesidades y preferencias.

De niño, puede llevar tiempo averiguar qué método es mejor para su hijo. Algunos prefieren los libros; otros, viendo clases de video o haciendo ejercicio. Por ello, es fundamental variar la metodología de estudio, para saber cuál funciona mejor y también para diversificar la forma de aprender, interesando más al niño.

Utilice materiales de organización

La organización es parte fundamental de una buena rutina de estudios. Para ayudar con esto, hay varios materiales para ayudar a su hijo a mantener todo en orden.

Las etiquetas, por ejemplo, son excelentes para identificar los útiles escolares. Además de ser hermosas, con diferentes colores y tamaños, pueden ayudar a tu hijo a no perderse ningún elemento importante al estudiar.

Mantenga un lugar para estudios

Los niños tienen mucha energía y, por lo tanto, pueden realizar varias actividades al mismo tiempo. Sin embargo, cuando se trata de estudios, se necesita concentración. Para ello, es fundamental que tu hijo tenga un rincón en casa para desarrollar sus actividades escolares.

Al elegir, pregúntele a la habitación favorita de su hijo y recuerde que el lugar debe estar iluminado, silencioso y ventilado. ¡Ah! Y nada que le permita estudiar acostado en la cama, ¿eh?