La llegada del bebé es siempre muy esperada por los papás y toda la familia, ¿no es así? Empezamos haciendo ajuar y comprando ropa, zapatos, muebles y todo lo lindo. Pero entonces, ¿has preparado la casa para recibir al nuevo ser que la habitará? Bueno, hay tantas cosas que ofrecer, que muchas veces pasan de largo. Para ayudarte en esta misión, te traemos este post, que cuenta 5 consejos esenciales para que tu hogar esté listo para el ilustre residente.

¿Te gusta la idea? ¡Continúa leyendo y compruébalo!

Limpiar y organizar la casa

Un recién nacido no tiene mucha defensa, por lo que es necesario mantener muy limpio el medio ambiente. ¡Sin barrer ni quitar el polvo! Prefiera la aspiradora, o incluso un paño húmedo. La organización de la casa también es muy importante, tanto para mantener todo en su lugar como para que sea práctica.

Tómate un día para arreglar la funcionalidad de los muebles y objetos. Después de todo, se vuelve más fácil cuando tenemos todo a mano, ¿no es así? Además, retire cualquier cosa peligrosa que pueda lastimar al bebé, como adornos rotos, productos de limpieza, objetos cortantes, etc.

Instale elementos de seguridad

Es cierto que un recién nacido no gateará por la casa durante al menos 7 meses. Sin embargo, esta historia de posponerlo para más tarde puede provocar un apuro en el último momento. Cuando menos te des cuenta, el pequeño puede dar ese susto yendo hacia el enchufe. ¿Has pensado? Por lo tanto, disfrute de que todavía esté dentro de su barriga e instale los elementos de seguridad, como:

  • redes de protección en rejas y ventanas;
  • protectores para enchufes y esquinas de muebles;
  • cerraduras para baños, puertas y placares.

Lava tu ropa

Aunque las últimas semanas de embarazo parecen alargarse, cuando vemos es hora de pasar a la maternidad. Si la ropa, incluida la cuna y el baño, no está limpia, comienza la desesperación. Para evitar este tipo de problemas, lo mejor es mantener todo limpio, planchado y organizado, alrededor de las 32 a 36 semanas de gestación.

Para ello, lavar las piezas en la máquina, en el ciclo de ropa delicada, con jabón apto para ropa de bebé y sin suavizante. Plánchelos y colóquelos en bolsas de plástico, para que no atrapen polvo o el olor del almacenamiento. A la hora de organizar, hazlo por tamaños, para que sea más fácil.

Deja la comida lista

¿Has pensado en dejar esa marmitinha congelada para el horario de apertura? Por mucho que tengamos ayuda en los primeros días, puede ser que en ocasiones el tiempo sea corto, que no haya tiempo para preparar una comida. Para no recurrir a comidas rápidas o platos congelados industrializados, que no son nada saludables, sobre todo para las que amamantan, cocina algunas comidas y congela. ¡Salva el día!

Programe las cuentas

¿Has escuchado alguna vez que las mujeres embarazadas tienen poca memoria? No se sorprenda si no sabe dónde dejó el objeto que estaba en su mano. Este olvido durante el embarazo e incluso unos meses después del parto es muy común. Para no ser tomado por sorpresa con la luz apagada o sin teléfono, ¿qué tal si deja todas las cuentas en domiciliación bancaria? Aunque le dejes esta función a tu pareja, la rutina con un bebé es tan agitada que las posibilidades de que la olvide son muchas.

Preparar la casa y la rutina para la llegada del bebé es parte de todo el ritual de esta nueva etapa, independientemente de que sean padres primerizos o no. Por eso, la adecuación del hogar y la vida de sus habitantes es importante para que todo salga de la mejor manera posible.

¿Qué te pareció nuestra publicación? ¿Tienes alguna idea o sugerencia? Deja un comentario con tus impresiones. ¡Son esenciales para nosotros para hacer que el contenido sea cada vez más divertido e interesante para ti!