Después de todo, la estación más calurosa del año está casi aquí y hay que aprovecharla mucho. Este período es maravilloso: vacaciones, sol, piscina, playa. Todas las delicias que aman los pequeños, ¿no? Entonces, nuestro consejo de hoy es cómo usar estas maravillas sabiamente con cuidados de verano. Hablaremos de puericultura en verano. ¿Tiene curiosidad por saber cómo proteger aún más a sus hijos? Luego lee nuestro post hasta el final y luego corre a decidir con la familia donde disfrutarán de los deliciosos días soleados!

Solo las que son madres conocen las dificultades de cuidar adecuadamente a sus hijos en verano. Les encanta disfrutar del sol, nadar en la alberca, ir a la playa, en fin, ¡todo es divertido! Por lo tanto, pensando en su bienestar y el de sus hijos, enumeramos los principales cuidados que debe tomar. Echale un vistazo:

Cuida la comida de los más pequeños

Este es un detalle de gran importancia. En verano, los problemas relacionados con la alimentación son habituales, ya que es un período en el que se realizan varias comidas fuera de casa, y no todos los lugares tienen cuidado en la preparación de los alimentos.

Los problemas más frecuentes son la intoxicación alimentaria, la indigestión y la diarrea. Sus principales causas son los alimentos contaminados, el calor excesivo y el cambio rápido en la rutina de los niños.

Así, para que el juego no se interrumpa por estos imprevistos, opta por alimentos ligeros, como ensaladas y frutas. Y no olvides llevar la comida de casa y prepararla correctamente, limpiándola adecuadamente.

Ofrézcale líquidos con frecuencia

¡Hidrata mucho a tus hijos! En los días calurosos, los niños, que no paran de callar, pierden mucho líquido. ¡Así que abusa del agua, los jugos naturales, los tés y el agua de coco!

Si has sido un poco descuidado (¡lo que le puede pasar a cualquier mami!) Y tu hijo se ha deshidratado, hazle suero casero y sigue dándole mucha agua.

Un consejo importante para evitar la deshidratación es llevar botellas de bebidas a todos lados con los más pequeños.

Use protector solar con frecuencia

Dependiendo de dónde te encuentres en verano, las temperaturas son muy altas. Por eso, ¡abusa del protector solar! Es necesario pasar por todo el cuerpo del niño, ya que la piel aún es muy sensible. Al comprar el producto, opte por niños que tengan al menos SPF 30.

Otra precaución que debe combinarse con protector solar es el uso de sombreros, gorras y ropa que ayuden a proteger. Y otro consejo muy importante: ¡no exponerse al sol de 10 a.m. a 4 p.m.!

Cuida tu horario de sueño

En verano, época en la que los juegos son interminables, los más pequeños están muy agitados e incluso un poco más libres. Sin embargo, debes tener mucho cuidado: ¡no descuides tu hora de siesta!

Los niños necesitan mantener su rutina de sueño. No es necesario que sea tan estricto con el tiempo, pero tenga en cuenta que no hay mucho desequilibrio, ya que el sueño influye en el metabolismo de los niños.

Tenga cuidado con bañarse demasiado

Parece contradictorio, ¡pero el exceso de baño puede no ser tan beneficioso en los días calurosos! La explicación es simple: la piel tiene una capa natural de grasa que protege de la luz solar. Así, si bañas a tu hijo muchas veces durante el día, perderá esta grasa y la piel quedará sin protección.

Estos son solo algunos consejos para hacer que su verano sea más fresco, libre de pequeños problemas que puedan dificultar la diversión. Después de todo, los días soleados deben ser bien aprovechados, ¡con exceso de amor y afecto! ¿Qué pasa, mamá? ¿Te gustaron nuestros consejos para el cuidado de los niños durante el verano? ¡Deja tus comentarios en el post diciendo lo que piensas!