Criar hijos no siempre es una tarea fácil, ¿verdad? Hay momentos en los que todo es juego y diversión. Sin embargo, en otras ocasiones nos vuelven locos y no siempre sabemos cómo afrontarlo. Este es el caso cuando los pequeños empiezan a mentir. Llega una etapa en la que la imaginación casi poética del niño se convierte en mentiras más serias, cuando intenta engañar u ocultar algo. Esto preocupa mucho a los padres. Si te pasa, ¡no te preocupes! Sabemos que criar hijos es una tarea difícil, pero puede ser muy placentero si sigues algunos consejos sobre cómo lidiar con los niños mentirosos y mantener una relación sana y feliz con los niños.

Aprende a detectar la mentira

Antes de enfrentarse a los niños, debe analizar la situación y ver si realmente están mintiendo o si solo se está tocando la creatividad en un intento de hacer que el juego sea más divertido.

A cierta edad, el niño comienza a crear fantasías, llenando de imaginación los juegos. Sin embargo, es necesario comprender la diferencia entre mentir y fantasear. Identifica las señales dadas por tus hijos y, si notas que hay acciones maliciosas en los inventos, toma las acciones necesarias.

Explica la importancia de la honestidad

En algunos casos, el niño está mintiendo, sin embargo, debe tener en cuenta su edad. No la trates como a una adulta. En lugar de pelear y confrontar de manera más agresiva, educa a tu pequeño, enseñándole la importancia de decir siempre la verdad y las consecuencias que puede causar una mentira.

Cree un entorno de confianza

Tenga cuidado al castigar a su hijo por la mentira dicha. Una vez que maneje esta situación brutalmente, su hijo no se sentirá cómodo diciendo la verdad. Corrija a su hijo, manteniendo siempre la calma y la paciencia, dando preferencia al diálogo. Demuestre que puede confiar en usted en todas las situaciones y pida su ayuda para resolver cualquier problema más difícil.

Sea un buen ejemplo

Desde muy pequeños, seguimos el ejemplo de las personas en nuestra vida diaria. Esto no es diferente con sus hijos. Ciertamente, siempre evalúan sus acciones y las de quienes forman parte de su vida diaria.

Por tanto, reflexiona siempre sobre tus actitudes y actúa de acuerdo con tus enseñanzas, con honestidad. Si arregla algo con sus hijos, por ejemplo, haga el mayor esfuerzo posible para cumplir la promesa.

Nunca ignore lo que su hijo quiere decir

En algunos casos, el niño mentirá para llamar la atención de sus padres o tutores. Es fundamental escuchar lo que sus hijos tienen que decir y pasar tiempo con ellos.

Intenta crear cercanía con tus pequeños: pregunta por el día en el colegio y hazles participar en todos los momentos familiares, demostrando la confianza que depositas en ellos. Esto les hará darse cuenta de lo importantes que son y de cuánto forman parte de esa unión.

Mantenga la calma, ya que la mentira de los niños es parte del aprendizaje social y la construcción de los valores del niño. En este asunto tan importante, es necesario evaluar cada momento con cuidado y con mucho amor, ¡para que esta fase se pueda superar!