Tabla de contenidos

Se acerca el verano, y en esta temporada hay un aumento de sudor y una mayor necesidad de hidratarse. Las frutas son una gran opción para los días calurosos, ya que contienen agua que ayuda a la hidratación, además de ser ricas en vitaminas, minerales y fibras.

Por su riqueza en el punto de vista nutricional, las frutas se encuentran entre las opciones más adecuadas para el consumo diario, especialmente para el desayuno, como postres después de las comidas o en snacks intermedios. Consulta ahora 5 frutas muy adecuadas para degustar en verano, los “dueños” de la temporada.

  1. Sandía

La sandía es una fruta muy refrescante, dulce y nutritiva. Es rico en caroteno (que se convierte en nuestro organismo en vitamina A), licopeno (protege nuestro organismo del cáncer), glutatión (sustancia con propiedades anti-envejecimiento), vitamina C y vitaminas B.

La sandía es anticancerígena, no tiene colesterol y ayuda a limpiar los riñones. Al estar compuesto en un 95% de agua, es ideal para la desintoxicación, además de ayudar a estabilizar la presión arterial.

  1. Piña

La piña está compuesta en un 86% de agua, lo que ayuda a hidratar el organismo, imprescindible en esta época del año. También rico en vitamina A y C, favorece los dientes, la circulación sanguínea y es bueno para los ojos y la piel. Es desintoxicante, refrescante y eliminando impurezas. Facilita la digestión de proteínas, debido al alto porcentaje de celulosa.

La piña es rica en vitamina B6, tiamina, hierro y magnesio. Combate algunas enfermedades como: artritis, hinchazón, difteria, complicaciones de garganta, bronquitis y arteriosclerosis, incluso ayudando a disolver los coágulos de sangre. Ayuda a reducir la inflamación y acelera la cicatrización de los tejidos.

  1. Pera

La pera es rica en minerales: sodio, potasio, hierro, magnesio y calcio. Las vitaminas que se encuentran en la pera son el tipo A, C y el complejo B y la niacina. Es una fruta rica en fibra, que contribuye al buen funcionamiento intestinal. Por su composición nutricional, la pera se puede utilizar en tratamientos cardíacos, estreñimiento, inflamación intestinal y vesical, en la formación de huesos, dientes y sangre, además de ayudar al sistema nervioso.

  1. Melocotón

El melocotón es rico en fibra, carbohidratos, vitaminas A, C, complejo B y sales minerales. Está indicado para el estómago, enfermedades pulmonares, problemas hepáticos, estreñimiento, úlceras, herpes, dolores reumáticos, hipertensión arterial (por el potasio que contiene), anemia, diabetes y regulariza el sistema nervioso. Además de estos beneficios, gracias a sus fibras, el melocotón garantiza el buen funcionamiento de los intestinos.

El melocotón es diurético, depurativo de la sangre, desintoxicante. El melocotón también tiene mucho potasio, sodio y fósforo. El efecto antioxidante del melocotón combate la acción de los radicales libres y aporta muchos beneficios a la piel.

  1. Uva

La uva, rica en sales minerales, vitamina A, C y el complejo B (B1, B2, B3, B6), tiamina, riboflavina, niacina, piridoxina, ácido pantoténico, ácido fólico y ácido ascórbico.

Es una fruta que aporta muchos beneficios a nuestro organismo, es quizás la más rica de las frutas, es vitalizante, calmante, antirreumático, depurativo de la sangre, diurético, laxante, tónico para el sistema nervioso, depurativo de la sangre, regulariza la circulación, hígado, bronquitis, refresca los intestinos, mejorando la diarrea, disentería, trastornos gástricos, ácidos del estómago.

Ayuda en el sangrado de encías, hinchazón, dolor en las articulaciones, enfermedades pulmonares y cardíacas y otras. La uva tinta es rica en compuestos antioxidantes y anticancerígenos y también retrasa el envejecimiento prematuro.

¿Y tu? ¿Cuál de estas frutas te gusta más? ¿Hay otras frutas a las que no renuncies en verano?