Hacer que su hijo se acostumbre a dormir solo es una tarea que debe comenzar a hacer ejercicio temprano. Con tan solo 6 meses, el bebé ya puede dormir en la cuna, en su propia habitación, si los padres lo prefieren.

Pero, si ha perdido esta oportunidad de volver a enseñarlo, no se desespere. El trabajo ahora será revertir la situación. Este es otro desafío para los padres, pero usted tendrá una mano amiga: nuestros consejos, especialmente diseñados para hacer la vida un poco más fácil a mamás y papás. Mira cuáles son:

Defina las reglas que todos seguirán

Algunas reglas deben ser definidas y asumidas por todos en la casa, ¿ves?

  • Establezca una hora para que el niño duerma;
  • En este momento finalizan las actividades más concurridas (algunas luces se apagan, el ruido disminuye, etc.);
  • Justo antes de esa hora, empieza una rutina: ponte el pijama, haz tu cama, da las buenas noches, separa un libro, etc.
  • En ese momento, el niño se irá a la cama;
  • Esta rutina debe ser adoptada todos los días, por todos en la casa, sin excepciones.

Cuando se sienta tentado a saltarse uno de los pasos, recuerde que lo que está en juego es la educación y la paz de su hijo.

Habla con tu hijo sobre las reglas

Explíquele qué son las reglas y para qué sirven. Explique que todos en la familia tienen reglas y luego ejemplifique.

Escuche sus argumentos. Si tiene alguna dificultad para estar solo, como el miedo a la oscuridad, habla con él y ve cómo puedes ayudarlo a superar gradualmente estos miedos.

Lea un libro o cuéntele historias a su hijo

La hora de acostarse debe ser agradable para el niño. Hacer que su hijo se acostumbre a dormir solo no debería ser traumático (ni para usted ni para él). Sea firme, pero muestre cariño y protección.

Léelo o cuenta una historia. Si no tiene buenos libros, invente uno hasta que compre una biblioteca pequeña para su hijo. Valora estos momentos fomentando la lectura. Papá también puede echar una mano contando historias; algunos papás son muy divertidos en este momento.

Durante el día, hable con su hijo sobre la historia y los libros de anoche en general. Crear expectativas para la noche es una estrategia interesante que suele presentar buenos resultados.

Si encuentra resistencia, lleve al niño a la cama

Recuerde: tiene reglas definidas y debe seguirlas. Con cariño y paciencia (¡a veces se necesitará mucha paciencia!) Traiga al niño de regreso tantas veces como se levante de la cama. Educar es un trabajo duro, pero la buena noticia es que será por unos días, ya que los niños aprenden rápido cuando siguen una rutina.

Haga excepciones (sin compensar) si el niño pregunta

¡Ella preguntará! De vez en cuando, si el niño te pide dormir contigo, asegúrate de atenderlo (¡si es solo una o dos veces!). Es hora de que papá actúe compartiendo el acuerdo de mamá.

Pero deja muy claro que hay una regla y que, en ese caso, solo estás cumpliendo una eventual solicitud de ella. De esa forma, el niño confiará aún más en ti.

Mantenga una luz nocturna en la habitación

Una lámpara para niños, con una lámpara débil solo para romper la oscuridad si el niño se despierta por la noche, suele ser suficiente.

Esta iluminación es especialmente importante para los casos en los que el niño parece tener miedo a la oscuridad. Ver el entorno la hará sentir más segura, facilitando el proceso de hacerla dormir sola.

Con estos consejos, acostumbrar a su hijo a dormir solo se convertirá en una tarea mucho más sencilla. Ya sea que construya o refuerce una relación de confianza con su hijo, lo ayudará a superar sus miedos, cumplir con las reglas y ocupar su espacio.

¿Le resultaron útiles estos consejos?