La ajetreada rutina con los niños requiere la optimización de las tareas domésticas. En esos momentos, es fundamental saber organizar el armario de la cocina de forma sencilla y rápida. Después de todo, con el ajetreo de la vida cotidiana, los gabinetes terminan ensuciándose, especialmente los de esta parte de la casa. Esto puede dificultar aún más la tarea de encontrar algunos comestibles, especialmente para aquellos que tienen la costumbre de cocinar.

Consulta los consejos que hemos preparado sobre cómo organizar tu mueble de cocina para hacerlo mucho más práctico y funcional. ¡Buena lectura!

Haz una buena limpieza

Para comenzar, retire todo de los gabinetes de su cocina y coloque los artículos en las encimeras y mesas. De esa forma, tienes una idea de todo lo que tienes en casa y logras organizar todas las sartenes, platos, ollas y utensilios de una manera lógica y funcional.

Cuando todo esté fuera, ¡no desesperes! Recuerda que encontrarás el lugar más adecuado para todo. Si alguno de los suministros no está actualizado, tómese este tiempo para desecharlo.

Antes de empezar a separar cada producto, es importante limpiar a fondo el interior de los cajones y armarios. Incluso si limpia la cocina con frecuencia, esta región siempre acumula polvo, hongos y bacterias.

Por lo tanto, limpia adecuadamente para evitar la formación de mohos que contaminen tus objetos y dañen tu salud. ¡No olvides esperar a que el interior de los muebles esté bien seco antes de guardar todo en su lugar!

Separe los productos en categorías

Después de limpiar, comience a planificar en qué parte del gabinete entrará cada utensilio, separando los objetos por categorías. Las harinas, los granos y las semillas, por ejemplo, deben guardarse en el mismo lugar, como en un estante de su despensa. Las macetas y macetas de plástico con tapa, en cambio, deben estar en otro espacio, y así sucesivamente.

Esto le permite encontrar todo lo que necesita con mayor facilidad, especialmente al preparar una receta. De esta forma, reduce su tiempo en la cocina y garantiza un plato de calidad.

Haz pilas organizadas

Cuando tenemos más espacio disponible, es más fácil mantener todos los productos organizados. Sin embargo, si tu cocina es pequeña y tiene pocos gabinetes, existen algunas formas de optimizar el ambiente sin que se desorganice.

Una forma de ganar espacio es apilar algunos objetos, como platos. Deje siempre los artículos más pequeños encima de los más grandes y pesados ​​para que encajen mejor. Esto incluso evita que se rompan.

Otra opción es identificar las paredes y los lugares que sostienen un estante, colgar cubiertos más grandes, usar organizadores para apilar tazas y vasos, envolver paños de cocina para que quepan en un solo cajón, etc. En ese momento, usa tu creatividad según el espacio y los elementos que tengas en casa, buscando soluciones en cada rincón de tu cocina.

Mantenga los elementos que usa más fácilmente accesibles

Los artículos de uso diario deben estar en lugares de fácil acceso. Después de todo, a nadie le gusta perder el tiempo buscando un vaso, ¿verdad? Por lo tanto, separa tus utensilios según lo que más uses a diario.

Las bandejas y los platos, por ejemplo, son elementos que no necesitamos todo el tiempo, mientras que los platos y los cubiertos se utilizan todos los días. Hacer esta diferenciación facilita mucho la organización del mueble de cocina.

Al almacenar alimentos, recuerde que las personas mayores deben tener un acceso más fácil que los más jóvenes, ya que primero deben consumirse. Para hacer esto, colóquelos en los estantes y cajones inferiores o déjelos en el frente del gabinete, no en la parte inferior.

Además de hacer que la cocina esté más organizada, esta actitud le ahorra tiempo a diario. Sin embargo, recuerde proteger el medio ambiente y mantener los artículos peligrosos fuera del alcance de los niños y los animales.

Coloque divisores en los cajones

Los cajones son uno de los mayores desafíos para quienes usan la cocina. Si no están bien organizados, tienen el poder de convertir todo el entorno en un verdadero caos, dificultando la ejecución de alguna receta. Para asegurarse de que sus tareas estén optimizadas, el consejo es invertir en divisores específicos para los cajones.

En las tiendas especializadas en productos para el hogar es fácil encontrar distintos tipos de separadores que optimizan el espacio de los cajones e incluso combinan con la decoración de tu cocina. Puedes elegir modelos en madera, metal, plástico, estampados o lisos, según tu estilo y gusto personal.

Después de comprar el mejor modelo, lo ideal es separar los productos por categorías, como hicimos anteriormente. De esa forma, podrás definir cuál tendrá la cubertería de uso diario (en general, la primera partición), las prendas de uso moderado, los manteles individuales y los paños de cocina.

Utilice etiquetas de organizador

¿Alguna vez has confundido la cazuela de sal con la cazuela de azúcar y has salado el postre o endulzado el arroz? Esta situación es bastante común y le puede pasar a cualquiera, aunque es muy desagradable. Para evitar este tipo de accidentes gastronómicos, es muy importante identificar todos los envases.

En este sentido, las etiquetas son fundamentales para mantener la organización en entornos donde diferentes elementos se pueden mezclar fácilmente, como el mueble de cocina. Cuando comience a usar etiquetas de identificación, encontrará que los artículos tienden a regresar siempre al mismo lugar.

Las etiquetas son una forma sencilla y hermosa de organizar los alimentos. Así, no es necesario acumular varios paquetes en el armario, perder tiempo intentando identificar un producto o confundirse a la hora de preparar un plato. Si aún no eres fanático de las etiquetas, ¡pruébalo!

Entender cómo organizar el mueble de la cocina facilita el día a día y evita pérdidas de tiempo y productos. En este sentido, las etiquetas de identificación facilitan a cualquiera la localización de alimentos en cualquier momento. ¡Esto hace que la organización dure mucho más y se convierta en un hábito en la rutina de toda la familia!