En la publicación de hoy, queremos hablar sobre la importancia de hacer que su hijo se sienta especial, y cuanto antes comience, mejor. La infancia pasa en un abrir y cerrar de ojos: en una hora el pequeño aprende a hablar y en la otra está en el primer día de clases. Todo el aprendizaje y las situaciones por las que atraviesa su hijo pueden moldear su carácter y la forma en que enfrentará obstáculos en el futuro.

Sin embargo, concentrarse solo en el largo plazo y olvidarse de vivir en el ahora puede hacer que se pierda momentos preciosos. La vida pasa rápido y, por tanto, es fundamental cuidar que tenga sentido. Con los desafíos de la creación, es normal tener dudas si estamos en el camino correcto. Sin embargo, algo que marcará la diferencia es asegurarse de que su cachorro se sienta único y seguro para ser feliz.

Para aligerar esa carga y facilitar la tarea, hemos traído 6 formas de transformar el mundo del pequeño y convertirlo en una persona especial. ¡Revisa!

Fortalecer el diálogo

Crear un diálogo con su hijo es fundamental para su desarrollo. Esta interacción puede (¡y debe!) Hacerse desde un bebé. Cuando habla con el niño todo el tiempo, se siente incluido y animado a contar más sobre su día, incluso si son cosas triviales. Esta conexión es importante para la relación, ya que se da cuenta de que puede comunicarse contigo en cualquier momento y que la escucharán.

Muchos niños crecen con la sensación de que la familia no los percibe, precisamente porque no hay diálogo. Por lo tanto, cuando llega la edad adulta, es fácil esconderse y volverse introspectivo. En la vida cotidiana, pregunte sobre el día en la escuela, cómo fue el juego en la casa de la amiga, qué vio en su dibujo favorito, etc. Cree esa interacción y anime a su hijo a hablar.

Reconozca el esfuerzo de su hijo

Al no recibir elogios o reconocimiento, los niños tienden a buscar aprobación constante. En la edad adulta, esto puede interrumpir las relaciones y crear problemas emocionales, como no sentirse nunca lo suficiente. Para hacer que su hijo se sienta como una persona especial, elogie las actitudes positivas para que sirvan de refuerzo positivo y creen buenos hábitos. Esta devolución debe partir de tareas sencillas, como cepillarse los dientes, ordenar la habitación o cambiar el agua de la mascota.

Cuando el niño hace algo positivo sin que los padres tengan que guiarlo, es un punto que merece reconocimiento. Lo mismo ocurre con las tareas que realiza el cachorro, pero se pueden mejorar. Elogie el hecho de que lo haya intentado y explíquele con amor qué se puede cambiar. Alabar y apoyar al pequeño fortalecerá su autoestima y lo convertirá en una persona segura y confiada. Incluso puede usar un tablero de tareas para hacer que todo sea aún mejor.

Mantenga su teléfono apagado

El teléfono inteligente facilitó la lectura de correos electrónicos, hablar con familiares y amigos lejanos e incluso comprar rápidamente. ¿Cómo puede un dispositivo de este tamaño agregar tantas funciones, verdad? Sin embargo, lo que debería ser una ayuda en la vida cotidiana termina dañando nuestra relación con los niños. ¿Cuántas veces te has perdido un momento con tu pequeño para tocar tu celular? Entonces, dada la misión (que no es imposible) de hacer de su hijo una persona especial, evite este hábito.

¿Por qué jugar con los teléfonos móviles, si puedes jugar con el bebé y escuchar esa risa deliciosa? Si necesita que su teléfono celular funcione o espera una llamada importante, explíquele al niño que pronto estará prestando atención. Sin embargo, cuando termine, mantenga su teléfono inteligente apagado o fuera de su alcance. Así, el pequeño sentirá que la atención es toda suya y que se valorará esa conexión tan relevante.

Tiene un momento con el niño

Dedicar tiempo individual a tu cachorro fortalecerá aún más tu relación con él, además de ser una forma de hacerlo sentir como una persona especial. Si tienes más de uno, tener momentos únicos con cada uno de ellos es fundamental. En este caso, el niño siente que no hay disputa por la atención.

¿Qué tal andar en bicicleta en la plaza del barrio, hornear unas galletas o aprender un nuevo deporte? Hay varias opciones y, para que ella disfrute, siempre debemos tener en cuenta lo que le gusta hacer. Nuestro consejo es decirle al niño que el día es suyo y dejar que elija el itinerario. Sin embargo, no se desespere: no es necesario tomarse un día libre, ya que unas pocas horas marcan la diferencia.

Comprende las frustraciones del pequeño

Cuando su hijo tiene una rabieta o se despierta de mal humor, es importante tratar de comprender de dónde provienen las frustraciones. A menudo, este comportamiento puede ser una indicación de que algo no va bien. Entonces, cuando note algún cambio en los hábitos o la personalidad de su cachorro, tenga una conversación sincera y pregúntele qué está sintiendo.

Esta actitud es una excelente manera de enseñarle cómo lidiar con las emociones y comprender sus propias frustraciones. Un simple diálogo puede cambiar la situación y hacerlo sentir apoyado y darse cuenta de que lo ves como una persona.

Asume tus errores

Un gran error nuestro es pensar que debemos mostrarnos perfectos para nuestros hijos. Sin embargo, no entendemos que, al hacerlo, establezcamos un modelo poco realista. Después de todo, los niños tienden a reflejar a los adultos, especialmente a los padres. Así, el pequeño crece con la idea de que necesita ser perfecto todo el tiempo y que no debe admitir que se equivocó. Para que tu hijo sienta una mayor conexión contigo y se dé cuenta de que todos cometemos errores, asume sus fallas.

¿Conoce ese momento en el que reaccionó exageradamente y peleó con el niño innecesariamente? Discúlpate y reconoce que no fue el comportamiento adecuado. Lo mismo ocurre con los planes combinados que no se pudieron cumplir, como estar en la competencia de natación. Ofrezca una disculpa sincera y enséñele que es fundamental identificar sus defectos y tratar de corregirlos.

Ayudar a su hijo a sentirse como una persona especial es indispensable para su crecimiento. Con nuestros consejos será más fácil poner en práctica este hábito. Después de todo, esta actitud positiva se reflejará en la confianza en uno mismo y la seguridad. Recuerda que lo importante es crear momentos de amor y comprensión y dar libertad para que el pequeño pueda ser él mismo, sin miedo a expresarse.

Ahora que has descubierto las formas de hacer que tu hijo se sienta único, disfruta y afronta los mayores retos de la maternidad que nos dejan los pelos de punta.