Educar a un niño desde los primeros años de vida hasta la adolescencia, para que se convierta en un adulto exitoso, sano, amable y talentoso es una tarea algo compleja. Para tener éxito en este esfuerzo, fomentar hábitos saludables desde una edad temprana es esencial para el pleno desarrollo de varios aspectos físicos y conductuales de su pequeño. Por ello, a continuación mostraremos seis hábitos saludables para los niños. ¡Revisa!

Dormir temprano

Las largas horas de sueño y las buenas noches son fundamentales para el desarrollo y crecimiento de cualquier niño. Sin embargo, en la actualidad existen varios atractivos, como la televisión, los videojuegos y los dispositivos electrónicos, que posponen la llegada del sueño.

Para evitar que tu hijo duerma hasta tarde y, en consecuencia, se despierte tarde, conviértete en un hábito de acostarlo temprano y siempre a la misma hora para que esta se convierta en una rutina saludable.

Hacer actividades diarias

Los niños necesitan practicar deportes, jugar, tener un pasatiempo o pasatiempo favorito para que puedan desarrollar sus habilidades motoras y cognitivas, ganar confianza y estimular su creatividad a diario.

Andar en bicicleta, nadar, jugar a la pelota, jugar con muñecos, con cochecitos, dibujar o realizar otras actividades creativas y placenteras, mejoran la autoestima del niño. Estas prácticas deben fomentarse y practicarse todos los días durante al menos media hora.

Hábitos saludables para los niños: leer con frecuencia

Leer o contar historias con mensajes positivos para su hijo es otra forma de estimular la creatividad de su hijo e instigar su imaginación. Y hay varios libros y / o autores dirigidos específicamente a niños y adolescentes, como los que cuentan historias de símbolos del folclore brasileño, por ejemplo.

Más información sobre higiene

La higiene contribuye al desarrollo de hábitos saludables en cualquier niño. Por ello, enseñar a tu hijo sobre la importancia de bañarse a diario y lavarse las manos antes de las comidas, al llegar de la calle, del colegio y después de jugar, contribuye mucho a su crecimiento sano y libre de enfermedades.

Cepillarse los dientes al menos dos veces al día después de las comidas es igualmente saludable e importante. Los niños mayores de dos años suelen tener la capacidad de hacerlo de forma independiente.

Anime a su hijo a que se cepille los dientes desde pequeño, enséñele los movimientos correctos durante el cepillado, que siempre deben ser circulares y verticales, y preste atención al tiempo de este proceso, que debe tomar unos dos minutos. Explique las razones para cepillarse bien todos los dientes y la lengua, como prevenir caries, mal aliento o problemas de encías.

Socializar

Estimular la interacción social entre los niños y la capacidad de cooperación, compasión y empatía es tan importante como el desarrollo físico o académico de su hijo. Pero empieza en casa, a través de los ejemplos que les transmiten los padres a sus hijos durante su convivencia diaria.

Como en todos los aspectos, siempre vale la pena explicarle a tu hijo la importancia de las actitudes positivas en casa, en la escuela o en la calle, ya sea con familiares o compañeros. Y también reconoce y felicita este tipo de gestos que realiza tu pequeño.

Ayuda a crear una mascota

¡Las mascotas también pueden ser grandes amigos para su hijo! Además de ayudar en el desarrollo de actitudes positivas, como jugar, cuidar, enseñar y amar, la creación de un cachorro o gatito ayuda a ampliar el sentido de responsabilidad, preocupación y cuidado por las mascotas y todos los que las rodean.

El fomento de hábitos saludables en tu hijo debe ser diario y su seguimiento es fundamental para que todo suceda bien y con naturalidad, sin ninguna imposición, pero siempre con reglas y límites para no perder el control sobre el niño y sus actitudes.

¿Qué te parecieron nuestros consejos? ¿Te ayudaron? ¿Tiene alguna otra sugerencia de hábitos saludables esenciales para los niños? Deja tu comentario y comparte tus opiniones con nosotros. ¡Hasta la próxima!