Desafortunadamente, no existe un producto milagroso que haga que tu cabello crezca más rápido. Sin embargo, hay algunos consejos para que tu cabello crezca sano y sin estancarse en el tiempo.

Muchas mujeres descubren que las hebras no crecen como deberían e incluso llegan a afirmar que han permanecido en la misma longitud durante años. De hecho, el cabello no deja de crecer. Lo que sucede es que el ciclo de desarrollo del cabello se ralentiza y el cabello puede adelgazarse, dando la impresión de que ha dejado de crecer.

Causas de un ciclo de crecimiento más lento

  • Estrés
  • Mala alimentación
  • Demasiada química del cabello y falta de cuidado
  • Falta de glándulas sebáceas
  • Problemas de circulación sanguínea
  • Deficiencia de hierro
  • Disposición genética
  • Trastornos hormonales

Existe una diferencia entre la aparición de pelo nuevos y el aumento de la longitud de los cabellos existentes. El crecimiento de los pelos existentes está determinado por la genética y también depende del estado general de salud y del cuero cabelludo. Pero, la mayoría de las veces, los mismos principios que inciden en la evolución de la longitud también pueden interferir en la caída y en el crecimiento de nuevos pelos. El cabello debe ser fuerte y resistente para que el crecimiento sea continuo.

Consejos para acelerar el crecimiento del cabello

Haga ejercicio y coma bien

Cuida tu salud y cuida tu dieta, que siempre debe ser rica en vitaminas. El cuerpo absorbe muchos nutrientes para que los órganos funcionen: como el cabello es más periférico y en regiones menos importantes, es difícil que los nutrientes lleguen allí, de ahí la importancia de las vitaminas, porque lo que queda va al cabello.

Evita el cigarrillo

La nicotina es un potente vasoconstrictor que reduce la circulación de los vasos capilares del cuero cabelludo que transportan nutrientes al cabello.

Activa tu circulación sanguínea

La mala circulación sanguínea es el principal factor que impide el crecimiento del cabello. El cordón capilar es una especie de camino que lleva todas las vitaminas, aminoácidos y minerales a la corteza (cabello capilar). Al activar la circulación sanguínea y, en consecuencia, el cuero cabelludo, conseguirás que el cabello reciba todos los nutrientes necesarios.

Trate la grasa del cuero cabelludo

La grasa del cuero cabelludo es un veneno: crea hongos que rematan los mechones y evitan que el cabello crezca. El exceso de aceite actúa como una capa protectora, evitando que los aminoácidos lleguen a la raíz del cabello. Es necesario lavarse el cabello a diario y utilizar productos específicos.

Hidratación constante

Esta también es una excelente manera de nutrir el cabello. La hidratación constante ayuda a fortalecer, haciendo que el cabello sea más resistente. Además de las cremas hidratantes, use sin enjuague, silicona y protectores. Los productos forman una película protectora sobre la fibra capilar, haciendo que el cabello sea menos vulnerable.

Una hidratación intensiva semanal, con ampollas y cremas a base de proteínas, también es una buena opción. Además del escudo protector, aseguran brillo, suavidad y equilibrio a los pelos.

Masajea el cuero cabelludo

El cabello crece en promedio de 1 a 1,5 cm por mes (cuando el folículo piloso está sano y recibe los nutrientes necesarios a través de una buena oxigenación). Las células son alimentadas por la sangre que transporta los nutrientes necesarios para el crecimiento de los pelos. El masaje estimula la circulación, tomando los nutrientes con mayor facilidad.

Cuidado los químicos

El teñido excesivo y otros tratamientos químicos en el cabello no ralentizarán el crecimiento del cabello (ya que comienza en el cuero cabelludo), pero harán que el cabello sea más débil, más seco y más propenso a romperse.

¿Y tu cabello crece lento o normal?