¿Has pensado en beneficiarte de los antibióticos naturales, de forma natural y no agresiva? Al incluir algunos alimentos simples en su menú, es posible proteger su cuerpo de infecciones sin efectos secundarios. Los antibióticos estimulan la acción de los anticuerpos para combatir virus y bacterias, haciendo que su propio cuerpo se defienda de las infecciones.

Existen fuentes naturales que son muy efectivas en la prevención de enfermedades y, a menudo, tienen propiedades medicinales probadas por estudios científicos. Como dice el refrán popular: “comer es la mejor medicina”. Muchos alimentos funcionan bien para combatir bacterias y virus, curando infecciones. Cuando se incorporan a la dieta, estos antibióticos naturales fortalecen el sistema inmunológico, previniendo enfermedades. ¡Incluya algunos antibióticos naturales en la dieta y mejore su inmunidad!

  1. Ajo

El ajo es un poderoso antibiótico natural y no mata nuestras bacterias saludables como lo hacen los antibióticos sintéticos. A diferencia de los antibióticos químicos, el ajo también es un antiviral y antifúngico eficaz. Consumir solo un diente de ajo al día puede acelerar la lucha contra las infecciones. El ajo tiene acción antimicrobiana debido a sus principios activos, principalmente Alcina. Lo ideal es comer ajo crudo, pero como sabemos que esta tarea es difícil, un consejo es triturar el ajo y dejarlo reposar en agua durante 20 minutos. Este «jugo» ayuda a combatir las bacterias dañinas y fortalece las defensas del cuerpo contra las enfermedades.

  1. Jengibre

Otro poderoso antibiótico natural es el jengibre. Por este motivo, la medicina popular la conoce como “medicina universal”. El aceite esencial de jengibre tiene una función bactericida, es decir, combate las bacterias que causan daño a nuestro organismo. Para ello, el jengibre se puede consumir crudo o en forma de té. Es importante resaltar que la infusión no debe hacerse con agua hirviendo, solo caliente. De esta forma, es posible mantener las propiedades activas del jengibre. Obtenga más información sobre las propiedades del jengibre.

  1. Cebollas verdes

Las cebollas verdes, ampliamente utilizadas como condimento, tienen varias propiedades medicinales desconocidas para el público en general. Al igual que los demás alimentos mencionados, la cebolleta también actúa directamente en el tratamiento de infecciones, ya que es bactericida. Lo ideal es comerlo crudo, en ensaladas o como condimento de platos salados.

  1. Orégano

El orégano es una especia conocida en todo el mundo. Pero además del sorprendente sabor y aroma, esta hierba también es muy beneficiosa para la salud. El orégano es rico en sustancias antibacterianas y, por lo tanto, previene una serie de enfermedades. El orégano también contiene antioxidantes, que fortalecen el sistema inmunológico y combaten los radicales libres. Simplemente agregue hojas crudas o secas a sus recetas para disfrutar de todos estos beneficios.

  1. Naranja y lima

Un vaso pequeño de jugo de naranja o de lima cada mañana por la mañana fortalece el sistema inmunológico y previene enfermedades como resfriados, gripe y virus. Las peras o las naranjas selectas deben evitarse con el estómago vacío, ya que su acidez ataca el revestimiento del estómago. Siempre es mejor comer la fruta, ya que el bagazo también es una excelente fuente de fibra.

  1. Yogur natural

Es una buena fuente de calcio, que fortalece los dientes y los huesos, además de ayudar a reponer la flora intestinal destruida por los antibióticos químicos. El yogur natural es rico en lactobacilos con propiedades probióticas, que mejoran la flora intestinal y fortalecen el sistema inmunológico. La comida también ayuda a controlar el sobrepeso.

  1. Propóleo

Es rico en aminoácidos, vitaminas y bioflavonoides; es un antioxidante con acción antibiótica. La gran ventaja de su uso en relación con los antibióticos habituales es que el propóleo destruye las bacterias dañinas conservando las beneficiosas, como es el caso de las bacterias de la flora intestinal. Es un poderoso aliado en la lucha contra los virus del herpes y la gripe. También previene la aparición de resfriados, neumonías, resfriados y enfermedades del sistema respiratorio.

  1. Ñame

Fortalece el sistema inmunológico y ayuda a ganar masa muscular. Se puede preparar en puré, sopa, frito o cocido. La sopa es ideal para combatir resfriados, bronquitis y neumonía. Esta sopa debe hacerse con ñame cocido y dos cucharadas de ajo crudo molido encima. Una porción de la misma sopa, muy espesa, puede colocarse entre dos gasas y aplicarse sobre los pulmones, para ayudar en la recuperación de la bronquitis y la neumonía.

  1. Verduras de color verde oscuro

El brócoli, la col rizada, las coles de Bruselas, la rúcula y las espinacas son fuentes importantes de ácido fólico y vitaminas A, B6 y B12, que desempeñan un papel en la maduración de las células inmunitarias y ayudan a resistir las infecciones. Estos alimentos también son ricos en ácido fólico, un nutriente que participa en la formación de los glóbulos blancos (responsables de la defensa del organismo).

Y tú, ¿tienes algún consejo sobre algún alimento que mejore la inmunidad?