A medida que los niños crecen, muchos padres se hacen la misma pregunta: ¿cómo quitarles el biberón a sus hijos y cuándo empezar este cambio? Ambas preguntas se vuelven aún más frecuentes cuando los pequeños se muestran bastante apegados y reacios a reemplazarlo por otro accesorio. Por tanto, lo ideal es que este proceso no sea demasiado tarde y comience entre los 1 y 2 años de vida, cuando los niños entran en la fase de destete y comienzan a ingerir otros líquidos y alimentos. Así, el cambio de dieta facilitará su adaptación al uso de vasos y otros utensilios. Para hacer esta transición aún más simple y eficiente, hemos reunido 4 consejos sobre cómo quitar el biberón a un niño.

Inserte una taza llamativa en la rutina de su hijo

El primer consejo para tomar la botella es ofrecer un vaso en su lugar. Sin embargo, no se trata de una taza cualquiera ni sencilla, al contrario.

Debe ser llamativo, colorido e incluso tener adornos que atraigan la atención del niño y, sobre todo, el interés del niño. Si ya tiene predilección por un dibujo, puede utilizar la herramienta con la figura o símbolo de algún personaje de la animación.

De esa forma, el pequeño verá el utensilio no como un sustituto del biberón, sino como un regalo divertido y hermoso con el que siempre querrá estar.

Haz el cambio gradualmente

¿Introdujo el vaso en la rutina de su hijo? Luego comience el cambio gradualmente. Es decir, acostúmbrate poco a poco con la presencia de este nuevo utensilio para ingerir líquidos.

Al principio es interesante ofrecerle solo agua una vez al día y aumentar gradualmente el número de veces, hasta que ya no se sorprenda de usar el vaso para beber. Hecho eso, será el turno del jugo y así sucesivamente.

Aunque es más largo, este método evita que el niño se entere del nuevo hábito y reacciona negativamente, ya sea negándose a hacer el cambio o haciendo una rabieta, por ejemplo.

Sea un ejemplo al tomar el biberón

Los niños tienden a repetir las actitudes y comportamientos de los adultos, ya que esta es una de las formas que tienen para entender el entorno en el que se insertan y asemejarse más a los mayores.

Entonces, aproveche este hábito infantil para ser un ejemplo de por qué su hijo debería abandonar el biberón.

Al ofrecerle jugo o agua al pequeño, beba algún líquido para acompañarlo y estimularlo, demostrando, por ejemplo, que lo hace más como usted y que está creciendo. ¡Las palabras de aliento son siempre bienvenidas!

Resista las solicitudes de su hijo

Finalmente, sea firme y resista las solicitudes de su hijo de volver a usar el biberón, especialmente al comienzo de este proceso de transición.

Eso es porque puede volverse más doloroso, llorar e incluso tener una rabieta. Por eso, es fundamental no ceder para no retroceder. Además, evite pelear o incluso gritarle al niño cuando se presente este tipo de comportamiento.

Trate de ser paciente, cuidarlo y distraerlo con otros focos de atención del entorno. Poco a poco, su insistencia irá disminuyendo hasta que él mismo se olvide por completo de la botella.

Como ves, saber cómo tomar el biberón de tu hijo requiere paciencia, ya que es un proceso gradual. Además, es importante que se produzca junto con el destete para ayudar en la transición de hábitos.

¿Te gustó el tema de esta publicación?