¿Has oído hablar de los alimentos antiinflamatorios? Esta es una de las grandes noticias en el campo de la Nutrología, pero ¿para qué son exactamente estos alimentos? Los alimentos antiinflamatorios, entre otras ventajas, facilitan la pérdida de peso, mejorando el funcionamiento del intestino y de tu organismo en general. Estos alimentos mejoran la salud y el bienestar. En estética, un buen ejemplo es la lucha contra la celulitis, que no es más que una inflamación.

Inflamación en el cuerpo

La inflamación ocurre cuando nuestro cuerpo sufre una infección, ataque externo o lesión. Incluso hay casos de inflamación crónica, provocada por enfermedades como la artritis reumatoide y la aterosclerosis, por ejemplo. Este tipo de «inflamación invisible» es más común de lo que crees y puede instalarse, por ejemplo, en el intestino u otros órganos.

Cuando ocurre un proceso inflamatorio, es normal que se receten medicamentos antiinflamatorios. El problema es que algunos de estos medicamentos tienen efectos secundarios, especialmente si es necesario usar el medicamento durante un período prolongado. Sin embargo, con la ingesta de alimentos antiinflamatorios esto no ocurre, ya que es una solución natural que el organismo «reconoce». Por tanto, ya sea en casos de inflamación ya instalada o principalmente para prevenirla, merece la pena invertir en alimentación: fortalecer el organismo, crear una potente fuente de defensa frente a los agresores y, en consecuencia, aumentar la inmunidad.

Otro factor importante en relación a los alimentos antiinflamatorios es que pueden potenciar la recuperación de las fibras musculares y prevenir lesiones. Para quienes practican actividades físicas con regularidad, especialmente el entrenamiento con pesas, agregar estos alimentos a su dieta diaria solo traerá beneficios para mejorar su rendimiento.

Conozca algunos alimentos conocidos por su función antiinflamatoria en el organismo:

Orégano

Esta planta tiene varios beneficios para la salud debido a sus propiedades antioxidantes, antimicrobianas y antiinflamatorias, que ayudan a prevenir y combatir algunas enfermedades. El orégano es un antiinflamatorio natural. Esto se debe a que la hierba contiene una sustancia biológicamente activa llamada betacariofilina (E-BCP), que también se encuentra en la albahaca, el romero, la canela y la pimienta negra. Esta sustancia también parece tener un efecto protector contra la osteoporosis, la aterosclerosis y otras enfermedades inflamatorias.

Propóleos

El propóleo es un material que producen las abejas utilizando su propia cera y resinas de diferentes plantas. Es muy utilizado como antiinflamatorio y antiséptico principalmente en el tratamiento de heridas. El éxito se debe a su alto poder antioxidante. Además de regular el sistema inmunológico, tiene un efecto antimicrobiano. Los efectos antiinflamatorios más potentes se encuentran en el propóleo verde y rojo.

Brócoli

El brócoli es un alimento antiinflamatorio gracias al sulforafano. Esta sustancia ayuda al organismo a deshacerse de elementos potencialmente cancerígenos, así como a aliviar la inflamación y el estrés oxidativo. El brócoli también tiene una gran cantidad de vitamina C, que es otro potente agente antiinflamatorio.

Aguacate

El aguacate tiene en su composición beta-sitosterol, una sustancia con acción antiinflamatoria en nuestro organismo. El DFP y los fitoesteroles del aguacate brindan a nuestro cuerpo numerosos beneficios antiinflamatorios que ayudan a combatir una variedad de enfermedades. También contribuye a la reducción de las primeras arrugas y también a la celulitis. El aguacate es un superalimento legítimo.

Romero

El romero se ha utilizado como hierba medicinal para aliviar el dolor muscular, mejorar la memoria, el sistema inmunológico y el sistema circulatorio. Es rico en antioxidantes, como el ácido rosmarínico y el ácido cafeico, que además tienen una acción antiinflamatoria muy eficaz. El romero se puede utilizar fresco, seco, en polvo o en aceite. En la práctica se utiliza mucho para condimentar alimentos e incluso en algunas bebidas y tés.

Repollo morado

En el repollo están presentes cantidades significativas de glutamina y polifenoles, que contribuyen a hacer del repollo un alimento con propiedades antiinflamatorias. La col roja, en particular, es rica en antocianinas, un potente agente antiinflamatorio.

Nueces

Las nueces contienen los muy importantes ácidos grasos omega-3, así como fito-nutrientes como taninos, ácidos fenólicos, flavonoides y quinonas, todos considerados antiinflamatorios. Comer nueces se asocia con una inflamación reducida en los vasos sanguíneos, especialmente cuando existe riesgo de enfermedad cardíaca. ¡Las nueces son realmente buenas para la salud!

Jengibre

El jengibre contiene potentes compuestos antiinflamatorios llamados gingeroles que inhiben la producción de óxido nítrico (constructores de radicales libres en el cuerpo). El jengibre también es beneficioso en varios otros aspectos, principalmente para el sistema inmunológico.

Hojas verdes

La col rizada, rúcula, lechuga y espinaca son verduras de hoja verde que merecen ser incluidas en la dieta porque contienen alcalinizantes que ayudan a equilibrar el pH del organismo. Al disminuir la acidez del cuerpo, disminuye el riesgo de inflamación. Por eso, vale la pena apostar por el jugo verde para fortalecer el sistema inmunológico.

Cúrcuma (azafrán)

La cúrcuma es uno de los mejores alimentos antiinflamatorios. Gracias a su principio activo, la curcumina, esta raíz puede inhibir la síntesis y actividad de importantes enzimas implicadas en la respuesta inflamatoria. Un estudio de pacientes con osteoartritis concluyó que con solo 200 mg de curcumina por día, el dolor severo se redujo significativamente.

Probióticos

Los probióticos son bacterias beneficiosas que tienen una acción antiinflamatoria en el intestino, mejorando la digestión y ayudando a eliminar sustancias tóxicas del organismo.

Aceite de oliva

El aceite de oliva es rico en polifenoles, antioxidantes y sustancias antiinflamatorias. Además, tiene ácido alfa-linolénico (ALA), una sustancia que ayuda a combatir la inflamación. Un consejo: es importante no calentar el aceite, ya que las altas temperaturas hacen que pierda sus propiedades nutricionales.

Chocolate amargo o cacao

Opte por marcas que contengan al menos un 70% de cacao en la composición. Es la opción más saludable, ya que contiene varios nutrientes, como los flavonoides, componentes que destruyen los radicales libres y ayudan a reducir la inflamación crónica.

Omega 3

Cualquier alimento rico en omega 3 debe incluirse en el menú con frecuencia, ya que son antiinflamatorios. Por eso, no olvide consumir linaza, castañas, nueces y pescado (atún, sardinas y salmón). Si no es posible ingerir estos alimentos, suplemente con omega 3.

Linaza

El consumo regular de linaza ayuda a proteger contra bacterias y virus, gracias a los omega 3, las ligninas y fitoesteroles vegetales y los bioflavonoides. Sus efectos antiinflamatorios siguen siendo importantes para aliviar los síntomas de bronquitis y cistitis y ayudar en casos de inflamación de los riñones y vejiga y en enfermedades respiratorias, como el asma.

Frutas rojas

Los frutos rojos como: fresa, mora y frambuesa no solo son sabrosos. Por ser frutas con un alto nivel de antioxidantes, también tienen un alto poder antiinflamatorio. Y también son fuentes de vitamina C, un nutriente importante para prevenir resfriados y gripe, y antocianinas, poderosos agentes antiinflamatorios.

Calabaza

Las calabazas son ricas en carotenoides, sustancias altamente antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro. El compuesto betacaroteno también muy presente en la calabaza es preventivo frente a afecciones inflamatorias de la piel y los pulmones.

Semilla de sésamo

Se sabe que el sésamo es una de las mejores fuentes de calcio que existen. Además, también es un gran antiinflamatorio. Contiene antioxidantes, fitoesteroles y ácidos grasos esenciales (omega 3 y 6) que bloquean la producción de colesterol LDL (malo) y aminoácidos que, en conjunto, mejoran la inflamación en el organismo.

Ajo

El ajo se conoce desde hace mucho tiempo por su poder para combatir la inflamación y las enfermedades. Funciona tan bien que su acción en el cuerpo es comparable a medicamentos como el ibuprofeno, evitando que las reacciones que conducen a la inflamación ocurran en el cuerpo. Trate de incluir estos alimentos en su vida diaria. ¡Tu salud te lo agradece!