Las mujeres tienen necesidades de salud específicas (como ginecológicas, por ejemplo). En este sentido, la alimentación es uno de los aspectos importantes para la salud de la mujer.

Los hábitos alimentarios contribuyen al bienestar y la disposición necesarios para las actividades cotidianas. Una dieta equilibrada puede contribuir a la salud del cuerpo y la mente de la mujer en todas las etapas de la vida, tales como:

Fase menstrual

Hinchazón, dolores de cabeza y mamas, cambios de humor, ansias compulsivas de chocolate. Estos son síntomas característicos de la tensión premenstrual. Este es el período que ocurre, en promedio, entre el décimo día del ciclo y dos días después del inicio de la menstruación. Durante el período, el cuerpo necesita un refuerzo de nutrientes como vitaminas B, fibras, ácidos grasos, vitamina E y minerales, que trabajan para prevenir estos síntomas no deseados.

Como perdemos sangre mensualmente durante la menstruación, existe una preocupación constante por el consumo adecuado de hierro. Si no es posible obtener dosis adecuadas de hierro a través de los alimentos, la suplementación es ideal. Compruebe su ferritina: debe estar entre 50 ng / ml y 70 ng / ml. Para una buena absorción del hierro se necesita vitamina C. Los alimentos que son fuente de vitamina C son los cítricos: naranja, fresa, manzana, acerola y mandarina. Estos alimentos también son antioxidantes, es decir, combaten los radicales libres previniendo el envejecimiento.

El ñame alivia los cólicos menstruales y otros síntomas del síndrome premenstrual; fortalece las defensas del organismo, estimula la libido y tiene acción antiinflamatoria, dejando al organismo menos susceptible a la acumulación de líquidos y toxinas, evitando incluso la celulitis. El cacao, el ingrediente principal del chocolate, tiene un poderoso antioxidante que actúa aumentando el riego sanguíneo, retrasando la aparición de arrugas. El chocolate negro, además de antioxidante, también es rico en flavonoides. Incluso ayuda en el síndrome premenstrual, porque aporta una sensación de bienestar.

Fase de la menopausia

Para muchas mujeres, la menopausia es mucho más que el final del ciclo fértil. El período, que suele ocurrir entre los 45 y los 55 años, también se caracteriza por una disminución en la producción de estrógeno (la hormona responsable de la distribución de la grasa corporal), que fija el calcio en los huesos y equilibra las grasas en sangre.

Durante la menopausia, es común que aparezcan algunos efectos desagradables, como sofocos, insomnio, ansiedad, aumento de peso, cambios de humor, dolores de cabeza y lapsus de memoria. Para paliar estas molestias, vale la pena apostar por alimentos adecuados como: grasas buenas, antioxidantes, proteínas, frutas, verduras y fibras.

Al disminuir la producción de hormonas, existe un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis, caracterizada por una mayor fragilidad de los huesos. Por lo tanto, las mujeres deben consumir alimentos ricos en nutrientes importantes para la construcción y el mantenimiento de los huesos en todo momento de la vida: calcio, vitamina D, vitamina K2, manganeso, magnesio y fósforo. El calcio se puede encontrar fácilmente en alimentos como el kéfir, el queso, el sésamo, las verduras de hoja verde oscura y el pescado; si se consume a diario, puede prevenir o minimizar la osteoporosis. Normalmente se deben complementar con vitamina D, K2 y magnesio.

Salud de la piel y el cabello

El consumo adecuado de proteínas y vitaminas B es esencial para la formación y el mantenimiento de la salud de las uñas y el cabello.

El auge de los denominados nutricosméticos refuerza la importancia de una alimentación saludable. Después de todo, estas cápsulas y sobres que prometen rejuvenecer tu piel, fortalecer tus uñas y dar brillo a tu cabello son, de hecho, extractos superconcentrados de nutrientes que se encuentran en productos de origen animal y vegetal. Consulte el registro completo de campeones de audiencia activos:

  • Colágeno: Actúa en la formación y renovación de las fibras que sostienen la piel. Reducción de flacidez y prevención de estrías.
  • Biotina: esta vitamina ayuda en la síntesis de queratina, una proteína. Mantiene el cabello y las uñas más hermosos y saludables.
  • Vitamina C: neutraliza los efectos nocivos de los radicales libres en el cuerpo. Control del envejecimiento prematuro.
  • Omega-3: combate los procesos inflamatorios y estimula la producción de elastina. Mejora la apariencia y el grado de celulitis.
  • Resveratrol: Antioxidante, defiende las células manteniéndolas en buen estado. Control del envejecimiento prematuro.
  • Silicio orgánico: Contribuye, entre otras cosas, a la fabricación de queratina. Deja el cabello y las uñas más bellos y saludables.
  • Betacaroteno: Colorea los queratinocitos, células que forman la epidermis. Bronceado reforzado y lucha contra las manchas.
  • Ácido hialurónico: Recluta y ayuda a conservar el agua ingerida en el tejido dérmico. Favorece la hidratación cutánea profunda y prolongada.

Retención de líquidos

A algunas mujeres les resulta más difícil eliminar los líquidos del cuerpo, acumulándolos principalmente en las manos, piernas y pies. Esto se puede evitar con una buena hidratación. Ingerir tés es una buena opción. Los tés ricos en cafeína hacen que las personas deseen orinar con más frecuencia, lo que ayuda a eliminar el exceso de líquidos y toxinas, reduce la hinchazón y limpia el cuerpo. Los tés más recomendados para este fin son el té blanco, té verde, cola de caballo, pelo de maíz, alfalfa, hibisco, picapedrero y diente de león.

Es importante tener una dieta moderada en sal y la presencia de alimentos con nutrientes que contribuyan al equilibrio del organismo como, por ejemplo, el potasio (pescado, frijoles y frutas). El potasio y el sodio deben estar siempre en equilibrio en el cuerpo.

Funcionamiento intestinal

En estos períodos de intestino perezoso, además de los cambios de humor, hay una sensación de irritabilidad, hinchazón y estrés, que puede ir acompañada de dolor y malestar. La tensión solo disminuye cuando la situación se normaliza. Por eso, la alimentación saludable es el secreto para que el intestino funcione bien. Es bueno aumentar el consumo de frutas, verduras y fibra. Otros apuestan por la linaza, la ciruela negra, la avena, los jugos, los tés y, en definitiva, los medicamentos.

El embarazo

El embarazo es un período de muchos descubrimientos para las mujeres. Con este nuevo universo que aparece, también aparecen infinitas dudas. Una de las mayores preocupaciones de las mujeres embarazadas es cuánto pueden influir sus hábitos en el desarrollo y la salud del bebé que esperan. Y en este conjunto de dudas se destaca la comida.

Una dieta baja en nutrientes durante el embarazo puede causar serios problemas para el desarrollo del bebé y afectar la salud de la mujer. Por ello, es fundamental consumir algunos alimentos, como semillas oleaginosas, avena, hojas verdes, grasas buenas, proteínas y frutas. En esta etapa también es ideal para complementar vitaminas y minerales.

Por lo tanto, es importante que las mujeres tengan hábitos alimenticios que proporcionen nutrientes y compuestos importantes para asegurar la disposición y el bienestar para la vida cotidiana. Además de la comida, es importante hacer ejercicio con regularidad.