El mito de que comer grasas es malo ha desaparecido. Al contrario de lo que todavía se publicita, las grasas son alimentos muy beneficiosos para nuestra salud. Por supuesto, aquí no estamos hablando de grasas trans de alimentos procesados, sino de grasas saturadas e insaturadas naturales. Entonces, dejemos de lado la “fobia a las grasas”. La siguiente es una lista de algunos alimentos ricos en grasas buenas que puede consumir para su salud:

  1. Aguacate

El aguacate es muy saludable. Es el tipo de alimento que debería estar más presente en la dieta de las personas. Una porción de 100 g de aguacate contiene aproximadamente 14,6 g de grasas buenas. Aproximadamente 10 g del contenido graso provienen de grasas monoinsaturadas y casi 2 g corresponden a grasas poliinsaturadas.

  1. Yema de huevo

Los huevos son una buena fuente de proteínas y grasas. Esta grasa está más concentrada en la yema, que también está llena de otros nutrientes importantes. La yema de huevo contiene omega-3 en forma de DHA, que es la misma grasa saludable que se encuentra en el pescado que el salmón salvaje. El DHA es esencial para mejorar la comunicación entre las células y el sistema nervioso; es bueno para el cerebro, para el funcionamiento de los ojos y para controlar las grasas en sangre.

  1. Aceite de oliva

El aceite de oliva se utiliza habitualmente en la dieta mediterránea (la más recomendada como estilo de vida saludable). El aceite de oliva reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y presión arterial. Es rico en grasas monoinsaturadas que ayudan a prevenir la diabetes tipo 2. También ayuda a retrasar el envejecimiento cardíaco, junto con antioxidantes que ofrecen protección contra el deterioro de los glóbulos rojos.

  1. Castañas

Sus mejores opciones para la nutrición son las almendras, nueces de Brasil, nueces y pistachos. Las castañas son ricas en vitamina E, omega 3, omega 6, luteína y zeaxantina, que son carotenoides importantes para la salud ocular. Las investigaciones muestran que los consumidores de frutos secos tienen menos probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 y tienen un riesgo reducido de enfermedad cardíaca.

  1. Cacao y manteca de cacao

El cacao es bueno para el corazón porque es rico en catequina, un flavonoide que inhibe las enzimas que elevan la presión arterial. Además, aumenta el flujo sanguíneo a las arterias, lo que también controla la presión arterial. El alimento también ayuda a reducir los niveles de triglicéridos y tiene poderosos antioxidantes y grasas buenas, esenciales para prevenir enfermedades cardiovasculares.

  1. Aceite de coco

El consumo de aceite de coco mejora los niveles de grasa en mujeres premenopáusicas. El mismo estudio cita análisis realizados en animales, que muestran que el consumo de aceite de coco reduce el colesterol total, lo que contribuye a la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares, siendo un gran sustituto de las grasas vegetales hidrogenadas.

  1. TCM

La TCM es una de las grasas más nobles y ricas que existen. La característica principal es la rapidez y facilidad con la que nuestro organismo absorbe esta grasa y la convierte en energía. Por eso es muy utilizado por quienes practican actividad física o quienes siguen una dieta cetogénica y necesitan energía de grasas naturales, no de carbohidratos (almidón y azúcares). Es decir, TCM (triglicéridos de cadena media) ayuda a ganar músculo y perder peso.

  1. Carne de cerdo

El cerdo es rico en grasas monoinsaturadas. De hecho, un estudio reciente de adultos con sobrepeso encontró que el consumo regular de carne de cerdo sirvió para mejorar la composición corporal y los factores de riesgo cardiovascular. Además de ser una fuente de proteínas y grasas saludables, la carne de cerdo también contiene hierro y potasio.

  1. Semilla de lino

Junto con las castañas, las semillas son alimentos ricos en grasas buenas para mejorar el colesterol bueno. Y la linaza es especialmente popular entre los nutricionistas debido a su versatilidad en una dieta saludable para el corazón. 100 g de linaza están compuestos por más de 40 g de grasas, de los cuales aproximadamente 7,5 g son grasas monoinsaturadas y 28,73 g son grasas poliinsaturadas. Las semillas de lino también son ricas en un nutriente que se encuentra en las plantas, los lignanos. Tienen acción antioxidante y las investigaciones han señalado que son capaces de prevenir algunos tipos de cáncer.

  1. Mantequilla de Ghee

La mantequilla de ghee está súper concentrada en grasas buenas. Es un alimento interesante porque no contiene lactosa ni caseína. No necesita conservarse en el refrigerador y se usa ampliamente hoy en día para reemplazar el uso de mantequilla normal en las comidas. El uso de mantequilla de ghee puede ayudar a reducir los niveles de colesterol malo y triglicéridos. Además de ser muy beneficioso para la salud de los intestinos.

  1. Crema de leche

El consumo de productos lácteos ricos en grasas no aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y obesidad; al contrario, incluso puede reducirlos. La investigación muestra que este efecto cardioprotector que ejerce la grasa de la leche parece estar ligado a la presencia de compuestos específicos, con énfasis en el ácido linoleico conjugado (CLA) y el ácido vaccénico. Los estudios sugieren que el CLA tiene potentes actividades bioquímicas y fisiológicas, que pueden beneficiar al cuerpo y proteger contra enfermedades crónicas como enfermedades cardiovasculares, obesidad y diabetes.

  1. Queso parmesano

Aunque a menudo se le ve como un villano, el queso más amarillo y curado es el mejor queso para comer, precisamente porque tiene más grasas saludables que el queso blanco. Más quesos amarillos tienen una mayor cantidad de grasas saturadas, lo que es beneficioso. Este tipo de queso es una fuente de proteínas y calcio y tiene una mayor cantidad de vitaminas liposolubles en comparación con la ricota y el requesón. También tiene un contenido de lactosa muy bajo.

  1. Açaí

El açaí es una fruta rica en grasas buenas monoinsaturadas, fibra y carbohidratos. El color oscuro indica la presencia de antioxidantes. Los flavonoides ayudan a disminuir los radicales libres, en el rejuvenecimiento celular, mejoran la circulación sanguínea y mantienen procesos orgánicos saludables y activos. En el açaí también tenemos calcio, manganeso, fósforo y mucho potasio. Lo ideal es consumir açaí en su estado natural o en polvo liofilizado.