Arrugas y líneas de expresión no son más que un signo de envejecimiento de la piel. Esto ocurre principalmente por la pérdida de colágeno, sustancia encargada de sostener la piel, pero también cuando perdemos elastina (que aumenta la flacidez de la piel) y el ácido hialurónico encargado de llenarla.

Además, la repetición de expresiones faciales -como “fruncir el ceño” o “apretar los ojos” – hace que el rostro se marque en esa ubicación y aumenta progresivamente aún más la fuerza del músculo en esta región, marcando cada vez más estas expresiones. .

La arruga puede estar en dos etapas, ya que su formación se produce de forma progresiva. Son ellos:

  • Arrugas dinámicas: son las primeras en notarse, también conocidas como líneas de expresión, y no aparecen en reposo;
  • Arrugas estáticas: son visibles incluso sin movimiento facial y muy frecuentes en rostros maduros.

La única diferencia entre ellos es la profundidad, que también está influenciada por factores genéticos, el grosor de la piel y la cantidad de exposición al sol.

Las líneas de expresión surgen de movimientos repetitivos y contracciones de los músculos faciales.

Hay una serie de factores que pueden provocar la aparición de arrugas. Entre ellos, podemos destacar:

– El envejecimiento de la piel;
– Pérdida de colágeno;
– Alta exposición al sol;
– Estrés;
– Polución;
– Fumar;
– Mala alimentación;
– Consumo excesivo de azúcar.

Las arrugas no se pueden evitar para siempre. Un día tu piel envejecerá y, te guste o no, aparecerán en tu rostro. Por otro lado, es importante tratar este proceso de forma natural y practicar algunos cuidados para atravesar este ciclo de forma saludable.

– Use protector solar a diario;
– Mantén tu piel hidratada en todo momento;
– Elija un producto antiarrugas para incluirlo en su rutina de cuidado de la piel;
– Ten una dieta saludable;
– Evite el consumo de azúcar;
– No fumar;
– Intenta llevar una vida más tranquila, sin estrés.

Mitos y verdades

Fumar y beber bebidas alcohólicas

VERDAD. Los cigarrillos son los encargados de provocar varios cambios en la piel, tales como: Disminución del flujo sanguíneo, que, junto con la activación del sistema nervioso simpático, generan una disminución de sangre al tejido cutáneo. Este proceso, llamado isquemia tisular crónica, daña las fibras elásticas y disminuye la síntesis de colágeno, lo que finalmente da como resultado la formación de arrugas. Las sustancias tóxicas son villanos de los órganos internos y de la piel, el tabaquismo y el consumo de bebidas alcohólicas provocan oxidación celular y flacidez, ya que hay pérdida de colágeno.

Las cremas anti-envejecimiento no funcionan

MITO: Es posible encontrar potentes cremas, sueros y geles, con ingredientes ultrahidratantes, con colágeno biomimético, rellenos y antioxidantes. El éxito del tratamiento depende de la rutina de aplicación constante.

Beber muy poca agua puede causar arrugas en la cara

VERDAD. La falta de hidratación que proviene de adentro hacia afuera perjudica la función celular y roba la piel de su frescura. A largo plazo, la sequedad puede potenciar las líneas de expresión.

Dormir de lado o no sonreír son las mejores técnicas para evitar las arrugas

MITO. Por improbable que parezca, las arrugas que las almohadas y las sábanas dejan en tu rostro después de una buena noche de sueño no siempre desaparecen por completo. Estas pequeñas marcas pueden culminar en arrugas de expresión y líneas algo profundas. Para evitar este escenario, lo mejor es hidratar bien tu rostro durante todo el día y antes de acostarte.

Comer demasiada carne roja puede causar arrugas a largo plazo

MITO. Las arrugas están relacionadas con características genéticas y hábitos de vida. Una dieta equilibrada ayuda, pero ningún alimento por sí solo puede provocar o prevenir las líneas de expresión.

Las mascarillas faciales no son efectivas para tratar las arrugas

MITO. Las mascarillas faciales no combaten, por sí solas, la aparición de arrugas y líneas de expresión, pero pueden ser excelentes aliadas. En este campo, las mascarillas como la arcilla para el cuidado de la piel son excelentes para mitigar los efectos de la edad y renovar la dermis. Aunque parezca un proceso muy superficial, hacer mascarillas con regularidad es muy importante para mantener la piel limpia y revitalizada.

El protector solar ayuda a prevenir las arrugas en la piel

VERDAD. El protector solar previene el envejecimiento prematuro de la piel y, en consecuencia, la formación de arrugas. Sin embargo, el producto no es compatible con las marcas existentes. Para ello, combine el protector con cremas específicas.

¡Cuídate obteniendo información sobre tu rutina diaria que ayude mucho a mejorar tu calidad de vida!