Hoy vamos a hablar sobre cómo mantener una relación sana entre bebés y animales en casa. Al contrario de lo que muchos creen, no es necesario renunciar a tu mascota por el nuevo miembro de la familia. Pero como cualquier cambio, se necesita algo de cuidado para que el bebé y su mascota tengan una buena relación y puedan convertirse en mejores amigos.

Consulta a continuación qué hacer para mantener todo en orden y hacer que esta adaptación entre bebés y animales sea tranquila y agradable. ¿Vamos allá?

Primer contacto con el bebé

¿El nuevo miembro de la familia acaba de llegar y no sabes cómo presentarle a tu perro y / o gato? El primer consejo es pedirle a alguien que lo saque de la casa mientras ingresa al bebé por primera vez. Esto es importante para que estés sola cuando extrañes a tu mascota y para que no encuentre extraño al bebé en tus brazos.

Para que su mascota se acostumbre al bebé, puede dejar que huela algo como ropa o zapatos. En otro momento, cuando todo esté bien, haga las presentaciones de forma paulatina, según su aceptación.

Higiene de mascotas

La higiene de las mascotas es un factor muy importante para la salud del bebé y de la propia mascota. Por mucho que tu cachorro o gatito viva dentro de la casa (y especialmente por ese motivo), es fundamental mantenerlo limpio y con la consulta del veterinario a tiempo. No olvide mantener siempre limpios los objetos del animal, como juguetes, comederos y paseos.

Otra sugerencia es también etiquetar los juguetes para mascotas y niños. Se trata de una solución sencilla y eficaz para que no haya confusión a la hora de almacenar juguetes.

Por último, trate de evitar que su mascota entre en la habitación del bebé, sobre todo si es muy pequeño. Los gatos suelen entrar en la cuna, así que instale una pantalla protectora para evitarlo.

Estas precauciones son importantes para evitar alergias y posibles infecciones. El contacto debe existir, pero es interesante mantener más aislado de la mascota el lugar donde el niño pasa la mayor parte del tiempo jugando y durmiendo.

Día a día con la mascota

Ahora que el bebé y su mascota ya se conocen, es necesario un poco de cuidado para una vida sin riesgos.

No deje al bebé solo con el animal, especialmente cuando comienza a gatear. Los bebés que gatean son curiosos y exploradores, por lo que tienden a agarrar y tirar de todo aquello con lo que entran en contacto. Entonces, si tira del pelaje o la cola del perro, el animal puede intentar soltarse mordiéndolo instintivamente.

Los gatos, por otro lado, suelen huir de situaciones en las que se sienten incómodos, pero algunos pueden rascarse. Es necesario tener mucho cuidado con los bebés y los animales en esta etapa.

Atención redoblada a la mascota

Algunos animales pueden estar celosos, especialmente los perros. ¡Con la llegada del bebé, la atención tiende a centrarse en él y su mascota puede sentirse abandonada!

Independientemente del animal, ¡no olvides darle mucho cariño! Si es un perro, llévelo a pasear con frecuencia. Si tienes un gato, invítalo con bocadillos y juegos. Preste mucha atención a su mascota, ya que seguramente también será un amigo leal de su hijo.

¡La relación entre bebés y animales puede ser muy ventajosa! Mientras el bebé juega con su mascota, se estimula su desarrollo motor y aprende a cuidar de un ser vivo con amor, dedicación y respeto.

Para que tengan un contacto saludable, esté siempre atento a los cambios de comportamiento de su mascota tras la llegada del recién nacido.

¿Te gustaron los consejos? Comparta la publicación en las redes sociales y ayude a otras madres a lidiar con la adaptación entre bebés y animales.