Nadie suele darle mucha importancia a las semillas de girasol, pero ¿sabes qué puede aportar esta pequeña semilla a tu salud? La semilla de girasol es súper nutritiva. Contiene grasas buenas y esenciales, vitaminas, minerales, proteínas y fibras.

Composición nutricional de las semillas de girasol

La semilla es una excelente fuente de fibra y proteína. Tiene minerales como: calcio, potasio, magnesio, cobre, fósforo y selenio. Tiene un alto contenido de vitaminas B, vitamina E, K y vitamina A. Tiene un aceite beneficioso para nuestro organismo, además de grasas poliinsaturadas – omegas 6 y 9.

Beneficios de la semilla de girasol

  • Debido a que es rico en vitaminas B, ayuda en el buen funcionamiento del cerebro.
  • Excelente fuente de energía para nuestro organismo, ya que es rica en ácidos grasos esenciales.
  • Promueve la salud cardiovascular, ayudando a prevenir enfermedades como derrames cerebrales, infartos, etc.
  • Estimula la relajación de los músculos y los vasos sanguíneos, contribuyendo al control de la presión arterial.
  • La concentración de vitamina E contribuye a la acción antioxidante de nuestro organismo, ayudando a combatir el envejecimiento prematuro y minimizando los incómodos síntomas de la menopausia.
  • Por la presencia de fibras, la semilla de girasol ayuda a regular el tránsito gastrointestinal y prolonga la sensación de saciedad.
  • La semilla de girasol también es rica en magnesio, un mineral cuya deficiencia en el organismo puede provocar dolores musculares, fatiga, calambres y la temida migraña.
  • Suaviza los síntomas del síndrome premenstrual, ya que favorece la producción de serotonina, lo que reduce los trastornos del estado de ánimo.

Aceite de girasol para la piel y el cabello

El aceite de semilla de girasol también puede ser bueno para la salud de nuestra piel. Algunos estudios muestran un posible efecto beneficioso de este alimento sobre la cicatrización de la piel.

Además, el aceite de girasol se usa ampliamente como humectante para la piel sensible de niños y bebés. Todavía se encuentra en los aceites esenciales porque es un gran aceite portador y se puede aplicar sobre la piel y el cabello.

La abundancia de minerales, vitaminas y ácidos grasos que se encuentran en el aceite de girasol promueve la salud del cabello de muchas maneras. El producto deja el cabello suave y brillante, previene la sequedad y el encrespamiento y facilita el peinado.

Se puede aplicar directamente sobre el cuero cabelludo, masajear durante unos minutos y luego lavar como de costumbre. O también se pueden usar algunas gotas en los extremos de los hilos.

Cómo consumir semillas de girasol

La semilla de girasol es un alimento que, además de súper sabroso, es muy práctico de insertar en la dieta, ya que solo una cucharada al día es suficiente para que todos sus beneficios sean notados por el organismo.

El aceite de esta semilla se puede utilizar en snacks, sobre ensaladas y como condimento en recetas habituales. Usar la semilla como bocadillo puede ser una buena forma de reemplazar otros alimentos que no son tan saludables. Se puede utilizar como complemento para pan, pasteles, galletas y recetas de harina. Y se puede mezclar con ensalada de hojas o frutas, batir en jugos, vitaminas o integrar en la pasta.

Donde comprar

En tiendas naturistas y supermercados. Prefiera la versión sin cáscara para facilitar el consumo.

¿Qué tal incluir un poco de semilla de girasol en tu día a día? ¡Es fácil y los beneficios son notables!