El sésamo es una excelente fuente de proteínas, fibra y grasas buenas. De esa semilla extraemos su aceite, que es súper nutritivo y útil. El aceite de sésamo es rico en antioxidantes y grasas poliinsaturadas, además de tener vitamina E, vitamina K, fitoesteroles, omega 3 y 6, magnesio, cobre, calcio, hierro, zinc, proteínas y vitamina B6.

Beneficios del aceite de sésamo para la salud y la belleza

  • Acción antiinflamatoria natural: para la medicina china, el aceite de sésamo actúa como antiinflamatorio, antibacteriano y también ayuda a combatir la hipertensión arterial (hipertensión arterial). Al reducir el nivel de azúcar en sangre, también ayuda a controlar la diabetes.
  • Estimula la quema de grasa: el aceite de sésamo contiene compuestos antioxidantes que aumentan la actividad de las células del hígado responsables de descomponer los ácidos grasos. Esto significa que las grasas poliinsaturadas que se encuentran en el sésamo pueden promover la quema de grasa.
  • Bueno para la salud de la piel: el aceite de sésamo mantiene ciertos nutrientes que contribuyen a la salud tanto interna como externa de la piel. El zinc, por ejemplo, es un mineral que se encuentra en grandes cantidades en las semillas de sésamo y que actúa en la síntesis de colágeno y en el mantenimiento de la juventud de los tejidos. Los antioxidantes en el aceite de sésamo también ayudan a mantener la elasticidad de la piel. El aceite también hidrata profundamente la piel y previene el envejecimiento prematuro, reduciendo así la aparición de arrugas y marcas de expresión.
  • Mejora la salud bucal: el enjuague bucal con aceite de sésamo ayuda a mantener la salud bucal y fortalecer el sistema inmunológico. También hay estudios que sugieren que los enjuagues bucales con aceite podrían reducir el desgaste natural del esmalte dental y lograr un blanqueamiento dental progresivo. Otros beneficios del aceite de sésamo para la salud bucal a través del enjuague bucal son el tratamiento del mal aliento, reducción del sarro, prevención de infecciones bacterianas y fortalecimiento de las encías.
  • Fortalece los huesos: en investigaciones recientes, el aceite de sésamo fue capaz de promover el crecimiento de los osteoblastos, las células responsables de la síntesis de los componentes orgánicos de la matriz ósea. Esta propiedad del aceite posiblemente se deba a la presencia de calcio y zinc en la semilla de sésamo. Mientras que el zinc participa en la síntesis de colágeno, el calcio es responsable de la mineralización ósea. Actúa en la prevención de la osteoporosis.
  • Reduce la presión arterial: el aceite de sésamo es hipotensor, es decir, reduce la presión de la sangre en los vasos sanguíneos.
  • Combatir el estrés y la depresión: los niveles reducidos del neurotransmisor serotonina pueden ser una de las causas de la depresión y los cambios de humor. El aceite de sésamo contiene tirosina, un aminoácido que participa en la síntesis de serotonina en el cerebro y el intestino. El sesamol que se encuentra en las semillas de sésamo tiene acción antidepresiva y puede reducir la inflamación asociada con el estrés.
  • Controla la glucosa en sangre: ideal para quienes tienen sobrepeso y para quienes tienen niveles altos de azúcar en sangre.
  • Previene el cáncer y el estrés oxidativo: las semillas de sésamo contienen una lignina liposoluble con propiedades fitoestrogénicas, conocida como sesamina. Hay indicios científicos de que esta sustancia inhibe la proliferación de algunos tipos de cáncer. Las propiedades antioxidantes del aceite de sésamo reducen el daño al ADN celular causado por la radiación y otros agresores, uno de los factores relacionados con el desarrollo descontrolado de las células, característico de los tumores. Este aceite también es muy eficaz para combatir los radicales libres.

Cómo usar el aceite

Para los que les gusta cocinar, el aceite de sésamo es un aliado para dar un sabor exótico a los platos. Solo tenga cuidado de no excederse en la dosis, ya que tiene un sabor fuerte. No más usar la misma cantidad que usarías con un aceite más neutro: para empezar, pon solo un poco y ve experimentando con la cantidad ideal para ti.

Puedes utilizarlo para sofreír la cebolla o el ajo al inicio de una receta, para dorar las verduras, para darle un sabor especial a la masa e incluso para postres como crepes y tortitas dulces. También es muy especial para poner en la ensalada verde. Si no desea usarlo para cocinar, simplemente tome una cuchara de postre al día.

Aceite de sésamo para el cabello

Al igual que con otros aceites vegetales (coco, aguacate, jojoba), el aceite de sésamo se puede utilizar para masajear el cuero cabelludo y el cabello. Los españoles no tenemos esta cultura de usar aceite de sésamo para tratar el cabello, pero en Estados Unidos esta práctica es muy común. Allí usan y abusan del aceite de sésamo.

El aceite de sésamo se usa en tratamientos para estimular el crecimiento del cabello. Los masajes con aceite estimulan la circulación en el cuero cabelludo. Es muy nutritivo, cicatrizante y lubricante.

Debido a que es rico en nutrientes y antioxidantes, ayuda a fortalecer el cabello.

Reduce las puntas abiertas aportando brillo y suavidad.

Trata los piojos y los hongos: el aceite de sésamo es antibacteriano y su aplicación en el cuero cabelludo ayuda a tratar las infecciones bacterianas y por hongos. También se puede utilizar con otros aceites esenciales para el tratamiento de los piojos.

El aceite de sésamo tiene propiedades calmantes y calmantes. Masajear el aceite en el cuero cabelludo ayuda a tratar la caspa seca.

Revitaliza el cabello dañado: El aceite tiene excelentes propiedades para penetrar el cabello y hace maravillas para revitalizar el cabello dañado, ya que nutre el cabello. Puedes pasarlo puro en las hebras o añadirlo a tu mascarilla de hidratación.

Ayuda en la caída del cabello por estrés. Masajear el aceite en el cuero cabelludo ayuda a mejorar la seborrea y la descamación, evitando así la caída del cabello.

¿Has probado el aceite de sésamo?