En esta época del año, nuestro jugoso melocotón ya está apareciendo en las estanterías de los supermercados. Además de ser una delicia, es una fruta con numerosas cualidades, que aporta muchos beneficios a nuestra salud. Entonces, ¿aprovechemos para incluir esta maravilla en nuestra comida?

Vitaminas y minerales

El melocotón es rico en vitamina A y C. El melocotón también tiene vitaminas K y E.

Es rico en minerales como hierro, potasio, sodio, fósforo, yodo, cobre, manganeso, carbohidratos, fibras y calcio.

Llenos de vitaminas, minerales, antioxidantes y otros contenidos químicos, los melocotones son muy similares nutricionalmente a otros miembros de su familia, como ciruelas, nectarinas y almendras.

Melocotón y piel

Otro beneficio importante del melocotón es bien conocido a través de la frase «piel de melocotón». Y realmente, cuando se trituran, los melocotones se pueden usar como cosmético casero para el cuidado facial.

Centrándonos en los beneficios del melocotón, siempre hay que destacar la cáscara (piel), que es la parte que -como en la gran mayoría de frutas- contiene más minerales y vitaminas. Por supuesto, no a todo el mundo le gusta comerse la cáscara de melocotón (por los muchos “pelitos” que, de hecho, molestan). Para aquellos que pueden soportar comer, sin embargo, los beneficios son notorios.

Beneficios del melocotón

Fuente de antioxidantes y fibras: entre los antioxidantes destaca el ácido clorogénico, que actúa como antiinflamatorio en el organismo. La fibra es buena para la digestión y previene el estreñimiento.

Ayuda a controlar la diabetes y la obesidad: esta jugosa fruta tiene compuestos bioactivos que pueden combatir la diabetes y otras enfermedades relacionadas con la obesidad.

Mantiene la piel sana: las vitaminas A y C presentes en el melocotón hacen de esta fruta un gran humectante natural que ayuda a regenerar el tejido de la piel. Curiosidad: ¿sabías que los compuestos que se encuentran en el melocotón se utilizan a menudo en cosmética?

Reduce la caída de cabello y tiene un efecto positivo en el cuero cabelludo.

Colabora para reducir la ansiedad y el estrés: algunos expertos en nutrición se refieren a los melocotones como el “fruto de la calma”.

Ayuda a prevenir el cáncer: el melocotón contiene selenio, un mineral con propiedades antioxidantes que puede ayudar a proteger las células del daño de los radicales libres.

Tiene un efecto diurético que ayuda a limpiar los riñones y la vejiga.

Los duraznos pueden calmar el malestar estomacal.

Contribuye a la salud ocular: los melocotones tienen betacaroteno, un compuesto que mejora la salud ocular.

El melocotón se puede consumir en forma de zumo, mermelada, dulces, tartas, tartas y natural (mejor forma). Al comprar melocotón, es necesario prestar atención a sus características. La fruta debe tener una piel firme y sin marcas de insectos. Para una mejor conservación guárdelo en el frigorífico.

Te gusta el melocotón?