Las cebollas son una de las especias más apreciadas por los españoles. Además de que muchos disfruten de su sabor, conviene recordar que la cebolla tiene grandes beneficios para nuestra salud.

La cebolla es un excelente aliado para ayudar al buen funcionamiento del intestino, hígado, páncreas y vesículas. Las cebollas colaboran para diluir la sangre, reducir el colesterol, aumentar el HDL (colesterol bueno), combatir el asma, la bronquitis crónica, la diabetes y las infecciones.

Entre sus nutrientes, tenemos la quercetina, un potente antioxidante asociado con la inhibición del cáncer de estómago, y otros agentes anticancerígenos. Otro componente que se encuentra en la cebolla es la verdura. Es una sustancia que previene la formación de plaquetas en la sangre, evitando así la obstrucción de las arterias.

Beneficios de la cebolla

Debido a que tiene un alto grado de quercetina, la cebolla favorece la circulación sanguínea. Además, su contenido en silicio ayuda a prevenir la trombosis y el envejecimiento de venas y arterias.

Digestivo, abriendo el apetito y regulando las funciones del estómago.

Es antiinflamatorio, sirviendo para el tratamiento de úlceras y cualquier otro tipo de inflamación.

Diurético y depurativo, ayuda a reducir el colesterol en sangre y aumenta la capacidad del organismo para disolver los coágulos internos, lo que previene la trombosis coronaria.

Otra propiedad que exhibe la cebolla es antianémica, al fin y al cabo, nos ofrece fósforo, hierro y vitamina E. De esta manera, ayuda al organismo en la reposición sanguínea y la regeneración de glóbulos rojos.

Por ser rico en vitaminas A y vitamina C, ideal para aliviar síntomas de problemas respiratorios, los aceites esenciales que contiene, por su contenido en azufre, confieren a la cebolla la capacidad de reducir los síntomas de enfermedades como bronquitis, catarros y resfriados.

Otro elemento que contiene la cebolla y que influye positivamente en nuestra salud es el potasio. El potasio es el responsable de la capacidad de la cebolla para ayudar a eliminar el exceso de líquidos y reducir el riesgo de padecer gota, hipertensión y cálculos renales.

El potasio y el bajo contenido en sodio hacen que la cebolla ayude a evitar la retención de líquidos, liberando toxinas del organismo. Además, es beneficioso para los riñones y la próstata.

Su alto contenido en vitamina B, potasio, elementos extremadamente necesarios para la transmisión y generación del impulso nervioso, y magnesio, que mejora el funcionamiento del sistema nervioso y muscular, es ideal para mejorar este sector de nuestro organismo.

La cebolla tiene poderes antioxidantes. La razón es su contenido en vitamina A y vitamina C, azufre y flavonoides, como quercetina y antocianina.

La cebolla también es un buen antiasmático y antiinflamatorio. ¿Razón? El alto contenido de componentes a base de azufre.

Cuál es la diferencia entre amarilla, blanca y roja

Cebolla amarilla: Es la cebolla más conocida entre los brasileños. Suele ser una cebolla más grande, con un sabor más intenso y ácido. Por eso también es mejor saltearlo. Se consume de varias formas: en rodajas, picado o rallado, se puede consumir crudo, pero tiene un sabor fuerte.

Cebolla blanca: Como dice su nombre, su principal característica es su piel muy blanca. También tiene un sabor muy fuerte y es mejor cuando se usa para saltear. Es el tipo más difícil de encontrar, es menos calórico y tiene más calcio.

Cebolla morada: La cebolla morada es ideal para comerla cruda. Es dulce y menos ácido, muy diferente a los demás. Además de los beneficios de la versión blanca, tiene antocianina, que le da a la planta su llamativo color, evita las enfermedades cardíacas y dificulta la acumulación de grasas. Es más rico en betacaroteno (un antioxidante que combate el envejecimiento celular). Es el más saludable de todos.

Cuál es la mejor forma de consumir la cebolla

La mejor forma de disfrutar de estos beneficios es comer cebolla cruda. La cebolla roja en rodajas puede hacer que su ensalada sea más colorida y saludable. También puedes condimentar el sándwich natural con un poco de cebolla picada. El consejo es comer al menos 1 unidad de verdura cruda a la semana. Si está estofado, no freír durante más de 5 minutos.

Contraindicación de la cebolla

Para quienes tienen sensibilidad en el intestino, o problemas con los gases intestinales, el consumo excesivo de cebolla puede incrementar la formación de gases y provocar molestias gastrointestinales, sobre todo si se come cruda.

¿También eres fanático de la cebolla?