Por mucho que se ocupe de todos los cuidados del mundo, tarde o temprano su hijo se enfermará y necesitará su ayuda. Desafortunadamente, estos procedimientos no suelen ser muy sencillos, pero son fundamentales para evitar problemas mayores. La buena noticia es que algunas técnicas pueden ayudarte mucho, especialmente con esos pequeños que no suelen reaccionar muy bien. Hay trucos que le ayudarán para dar medicamentos a los niños para los ojos, los oídos y la nariz, así como medicamentos líquidos.

Antes de empezar, tres consejos importantes: aclare siempre sus dudas con un médico, compruebe la validez de los remedios y lea el prospecto de lado a lado, prestando especial atención a las dosis y recomendaciones. ¿Ahora aprendamos cómo dar medicamentos a los niños?

Cómo aplicar remedios para los ojos

El momento de gotear gotas para los ojos es incómodo incluso para los adultos, ¿no es así?

Para comenzar, limpie suavemente el área con un pañuelo húmedo. Deje a su hijo boca arriba para que el medicamento no se drene, tanto durante como después de la aplicación.

Levante el párpado ligeramente y deje caer el medicamento en la esquina interna de los ojos. Finalmente, limpie el exceso con un paño y no deje que pase el dedo por la zona después.

Cómo gotear medicina en sus oídos

En caso de infección de oído, coloque a su hijo de lado y gotee las gotas necesarias. Mantenga al niño acostado por un tiempo para que el medicamento no se drene y evite tocar el oído con el gotero.

Si su hijo está muy impaciente, envuélvalo suavemente en una manta para evitar que se mueva demasiado. Este consejo se aplica a todo tipo de aplicaciones.

Cómo aplicar el medicamento en la nariz

Es común que los niños tengan algunos problemas respiratorios, especialmente durante la primavera y el invierno. Para aplicar el medicamento en la nariz, lo mejor es colocarlo en una posición cómoda, inclinando la cabeza hacia atrás.

Asegúrese de no poner el aerosol o el gotero dentro de la fosa nasal para evitar que su hijo se lastime si se mueve durante la aplicación.

Cómo administrar medicamentos líquidos a los niños

Una táctica tentadora es mezclar el líquido en alguna otra bebida para que los niños no se den cuenta. Sin embargo, para garantizar la eficacia del medicamento, es necesario que el médico le confirme si se puede mezclar y, si es posible, en qué tipo de líquido.

De lo contrario, evite que goteen gotas en la boca del niño. Prefiera una cuchara o, mejor aún, una jeringa dosificadora. Si no viene con el medicamento, puede comprarlo en cualquier farmacia.

Si su hijo no se detiene, apriete un poco sus mejillas y libere gradualmente el medicamento hacia ellas. Esto ayuda a evitar que saque el medicamento. ¡También puedes soplar un poco la cara de tu hijo, dándole el reflejo de tragar!

Nadie dijo que sería fácil, ¿verdad? También tenemos un último consejo sobre la organización de estos remedios que te facilitarán el día a día.

Es muy importante anotar los detalles de la aplicación en un lugar seguro, no solo en la receta o en notas. Además de mantener siempre el medicamento en la caja con el prospecto, puede dejar la dosis, los horarios y las instrucciones correctos en el frasco.

Usando etiquetas prácticas de medicamentos, puede realizar un seguimiento de los medicamentos de una manera sencilla, especialmente cuando no está cerca.

Además de seguir estos consejos sobre cómo dar medicamentos a los niños, recuerde siempre mantener la calma y no ofrecerles recompensas o mentirles sobre el sabor del medicamento.

Hable sobre la razón y la importancia de tomar el medicamento y siempre elogie a su hijo después, ¡mostrando lo feliz que estaba de que colaborara! ¡Siempre con mucho cariño!