Se acerca el fin de año y, con él, una fecha muy importante para todos: la Navidad. Para los niños, este día se reduce a regalos, comida deliciosa, fiestas divertidas y, por supuesto, a Santa Claus. Sabemos que esta fecha significa mucho más que eso, pero ¿cómo se transmite el verdadero espíritu navideño a los más pequeños?

En la niñez, es mucho más fácil asimilar cualquier enseñanza, porque los niños tienen un corazón puro y un instinto natural de curiosidad. ¿Sabes cuando tu hijo aprende algo en la escuela y sigue hablando de ello mil veces? Por eso es buena idea aprovechar esta fase para enseñar a los más pequeños el verdadero significado de ese tiempo.

¿Quieres saber cómo hacer que la Navidad de los niños esté llena de paz y alegría? Entonces, ¡siga leyendo ahora mismo y vea los consejos que hemos separado para usted!

Pide la ayuda para organizar la Navidad de los niños

No hay nada más agradable que prepararse para un momento de alegría y paz, ¿no le parece? Son varias las actividades y tareas que se pueden realizar en esta época del año que valoran la integración, el trabajo en equipo y la creatividad. Juntos pueden:

  • decora toda la casa con elementos que sean el rostro de tu familia;
  • armar el árbol de Navidad con adornos personalizados;
  • escribir correos electrónicos, mensajes y mensajes;
  • llamar a familiares y amigos;
  • hacer recetas (con los más pequeños bajo tu supervisión, por supuesto);
  • cantar canciones típicas de esa fecha;
  • armar la cuna;
  • envuelva los regalos y etiquételos.

Al involucrar a los niños en los preparativos de la fiesta, se dan cuenta de que son parte de algo muy especial, que necesita mucho cuidado y cariño para que suceda. No olvide tomar varias fotografías de esos momentos para recordarlas más tarde. ¡El resultado final de estas acciones será espectacular!

Cuenta el origen de la Navidad

La Navidad celebra el nacimiento de Jesucristo, por lo que vale la pena repasar la historia de ese momento que se celebra desde hace muchos años en todo el mundo. Puede leer la Biblia, ver películas y obras de teatro, visitar las cunas, etc. Incluso si estas tradiciones no se practican en tu familia, es importante que los más pequeños entiendan por qué se realiza esta fiesta.

También puede leer otros cuentos navideños, que suelen dejar una lección de vida memorable al final. Busque narrativas sobre el verdadero significado de esa fecha y sobre tradiciones (como el árbol, adornos e intercambios de regalos).

Si su hijo ya sabe leer y escribir, pídale que lea la historia en voz alta a su lado. De esta manera, comparten tiempo de calidad juntos y el pequeño aún desarrolla habilidades de lectura.

Anime a su hijo a contar la historia de Navidad

Para saber qué está aprendiendo realmente el pequeño sobre la cita, pídele que haga dibujos, obras de teatro y textos (si ya sabe escribir). De esa manera, verá si su hijo realmente está absorbiendo el espíritu navideño. Además, se sentirá valorado. Después de todo, ¿a qué niño no le gusta saber que sus padres quieren participar en su vida?

Realiza sesiones de cine en casa

Hay muchas películas que hablan de esa fecha, ¿no? Entonces, ¿qué tal aprovechar la oportunidad para reunir a todos en casa, elegir una película muy hermosa, llena de buenos mensajes y divertirse? Después de la película, hable sobre lo que ha aprendido y cómo puede aplicar el aprendizaje de la película a su vida diaria.

Lidiar con la ansiedad de los niños

Cuando se acerca el 25 de diciembre, es normal que los más pequeños se vuelvan locos para que llegue pronto la fecha, para que puedan celebrar y ganar regalos. Recuerda: tú también eras así a su edad, ¿verdad?

Así que use esa euforia a su favor y haga un calendario de cuenta regresiva para Navidad (también conocido como el Calendario de Adviento). Por ejemplo: el día 1, puede ver la película X; el día 2, anote los regalos en una pizarra; el 3, decoran la casa con mensajes especiales. Así, ellos experimentarán un poco de la cita cada día, y tendrás la oportunidad de divertirte mucho y educarlos sobre el verdadero espíritu navideño.

Da ejemplo a los más pequeños

A algunos adultos realmente no les gusta la Navidad por una variedad de razones personales. Pero no vale la pena dejar que los niños internalicen estos sentimientos negativos y se estresen o se vuelvan extremadamente consumistas durante las vacaciones.

Los más pequeños deben darse cuenta de que el espíritu navideño está presente en el amor, la amistad, la armonía, el perdón, la solidaridad y el respeto por los demás. Sea un ejemplo y trate de demostrar estos sentimientos durante todo el año, y no solo ese día.

Deje que la alegría se apodere de usted, para que los niños sean influenciados por ella. De hecho, este es un gran momento para disfrutar de la familia y fomentar la unidad. Salga en grupo, juegue, tome fotografías, pase tiempo con las personas que realmente ama.

Enseñe el espíritu de hermandad

Aunque este es un período festivo, solemos pensar también en los que poco o nada tendrán en la mesa navideña. En esos momentos, es esencial mostrarles a sus hijos que dar es más importante que recibir.

Por ello, participa en acciones que ayuden a otras personas, como la donación de ropa y juguetes usados, la campaña del kilo, Papá Noel en Correos, entre otros. Y explica la importancia de la solidaridad.

Es común que tengan miedo de renunciar a sus propias cosas e incluso se pongan un poco celosos, pero puedes hablar con ellos para entender la situación. Con el tiempo, comenzarán a realizar estas acciones por su cuenta y, en el futuro, se convertirán en niños bien adaptados.

Reflexiona sobre el año pasado

El final de la temporada de año es excelente para recordar todo lo sucedido en positivo e incluso en negativo. Entonces, habla con los niños para entender cómo fue su año escolar, si hicieron muchos amigos, si tuvieron dificultad en alguna asignatura, cuáles fueron los momentos más felices y tristes y si tienen algún sueño para el próximo año.

Los más pequeños se sentirán muy bienvenidos, además de descubrir que la reflexión es fundamental para crecer. Este proceso también es fundamental para calcular cuáles son las acciones a realizar en el próximo año. Por ejemplo, si su pequeño revela que tiene dificultades con las matemáticas, piense en técnicas que lo motiven a estudiar más.

Como viste mamá, la Navidad de los niños puede ser una fecha muy especial, no solo para ellos, sino también para ti, que tendrás la oportunidad de pasar aún más tiempo con las personas que aman.

Y para esperar una cita tan maravillosa, ¿qué tal contar un mini árbol de Navidad?