En el apuro de la rutina, no siempre se pueden preparar alimentos frescos, ¿verdad? Los alimentos congelados son una ayuda amigable a la hora de las comidas, ya que solo hay que sacarlos del congelador, calentarlos y probarlos. Además, esta práctica es excelente para evitar el desperdicio. Sin embargo, se debe tener cuidado para garantizar que las comidas sean un éxito. ¿Sabes lo que son? Aún existen muchas dudas sobre la congelación de alimentos. Pensando en ello, traemos este post con explicaciones sencillas de cómo hacer esto y asegurar una comida práctica, deliciosa y saludable. ¿Vamos allá?

Por qué congelar la comida

Muchas personas todavía arrugan la nariz ante los alimentos congelados, ya que creen que el procedimiento cambia las características del plato. Sin embargo, tenga en cuenta que con las técnicas adecuadas su comida seguirá teniendo un sabor, aroma y textura increíbles.

¿Sabes ese día en el que necesitamos más de 24 horas para manejar todo? Puede ahorrar horas si tiene alimentos congelados en su congelador. Para eso, puedes tomarte un día para hacer loncheras para toda la semana, ¿qué tal? Así, te aseguras de que tu hijo coma de forma saludable, ya que podrá preparar platos equilibrados.

Aparte de eso, es común que hagamos un poco más de lo necesario en algunas ocasiones y de sobra, pero no se puede tirar la comida, ¿verdad? La congelación es la mejor forma de salir de esta situación. Vale la pena recordar que la organización cuando se trata de congelar alimentos es esencial para la practicidad, pero hablaremos de ello en un tema siguiente.

Qué alimentos no se pueden congelar

Aunque la mayoría de los alimentos se pueden llevar al congelador, algunos no se pueden congelar. No es que dejen de ser aptos para el consumo, pero sus características cambiarán de tal manera que no tendrán un sabor o textura agradable, ¿sabes? Son ellos:

  • frutas con mucha agua, como sandía y fresas, a menos que se usen para jugos, en cuyo caso puede;
  • verduras con mucha agua, como tomates, a menos que se pretenda convertirlas en salsa;
  • pasta cocinada;
  • huevos crudos con cáscara: al congelar un huevo crudo con cáscara, el líquido se expande y la cáscara se rompe. Lo ideal es romper los huevos y colocarlos en ollas o bolsas adecuadas antes de llevarlos al congelador;
  • yogures y productos lácteos, ya que se cortan al descongelarse;
  • salsas, cremas y rellenos que toman maicena o harina, porque cambian la textura;
  • alimentos que hayan sido previamente congelados.

Cuáles son las precauciones para los alimentos congelados

Para congelar correctamente los alimentos es necesario tomar algunas precauciones. Así, te garantizas que vas a consumir algo sabroso y con los mismos nutrientes que el original. Además, los contenedores deben ser adecuados para su seguridad. A continuación se ofrecen algunos consejos:

  • utilice ollas de plástico aptas para el congelador y, preferiblemente, que vayan también al microondas. De esta forma es más práctico calentar la comida;
  • los refractarios de vidrio no pueden resistir el choque térmico, así que espere a que se enfríe antes de llevarlo al congelador;
  • las bolsas son excelentes opciones para porciones pequeñas, siempre con cuidado de eliminar el exceso de aire antes de cerrar;
  • no congele alimentos calientes, espere a que se enfríen primero, empaquételos y colóquelos en el congelador;
  • antes de congelar, higienizar frutas y verduras, además de quitarles la piel y los huesos;
  • poner menos sal en la comida, ya que la congelación realza el sabor de las especias.

Si por alguna razón no va a utilizar un alimento crudo que haya descongelado, sepa que no puede devolverlo crudo al congelador, ya que puede modificar sus características y volverse inservible para el consumo. En ese caso, debe hornearlo y luego congelarlo nuevamente.

Cada alimento tiene una fecha de caducidad, preste atención a eso al etiquetar. Coloque la fecha de congelación y vencimiento.

Un truco muy interesante para que las verduras mantengan su color, textura y sabor es escaldarlas antes de congelarlas. Para ello, basta con hervirlos unos minutos, hasta que lleguen al diente. Luego, escurrirlos y ponerlos inmediatamente en agua helada para que se enfríen rápidamente. Luego simplemente escurrirlos nuevamente, empacar, etiquetar y congelar.

Cómo organizar los alimentos congelados

¿Está organizado su congelador o pasa unos minutos tratando de encontrar la comida que desea? Si es la segunda opción, gran parte de su practicidad desaparecerá. Después de todo, perder el tiempo no tiene nada. De hecho, la desorganización en el congelador puede incluso causar daños a la salud.

Sin la fecha de congelación, por ejemplo, es riesgoso consumir alimentos que han pasado su fecha de caducidad. ¿Alguna vez has pensado en ello? Por ello, organizar tu congelador es fundamental para ganar espacio, tener más practicidad y seguridad alimentaria. Consulte nuestros consejos a continuación.

Utilice etiquetas de identificación

Como decíamos, etiquetar los paquetes que llevas al congelador es fundamental. Es a través de la información allí contenida que sabrás qué alimentos hay en la olla, sin tener que abrirla, las fechas de congelación y caducidad. Por eso deben ser apropiados.

Imagine que las etiquetas ordinarias se desmoronan, lo que le provocará la pérdida de datos escritos y dejarán pegamento que manche sus contenedores. ¿De qué sirve etiquetar y organizar el congelador, si al final se pierde la función de las etiquetas, no?

Elija el embalaje adecuado para los alimentos congelados

Generalmente, las ollas cuadradas y rectangulares son mejores para el congelador y hacen un mejor uso del espacio. Dar preferencia a los que sean apilables y de diferentes tamaños. Si no va a utilizar todo el contenido interno del recipiente, considere también usar bolsas herméticas.

Un buen consejo es separar los filetes y las carnes en general ya en porciones. Puede poner la comida dentro del paquete y extenderla para que permanezca plana. Lleve al congelador en forma de aluminio hasta que se congele, luego apile según los tipos. ¡Ahorra mucho espacio!

Ordenar por fecha de vencimiento

Un buen orden de organización es por fecha de vencimiento. Si coloca alimentos recién congelados al frente, los que están detrás pueden terminar siendo olvidados y estropeados. Luego, al organizar el congelador, coloque primero los que tengan la validez más cercana y los que tengan la parte posterior más larga. Una vez más, debemos recordar la importancia de etiquetar los paquetes.

Los alimentos congelados ayudan mucho a tener una dieta práctica y evitar el desperdicio. Sin embargo, para tener todos estos beneficios, es necesario tomar algunas precauciones con respecto a la congelación y organización del congelador. Estos son trucos muy fáciles, pero marcan la diferencia.