Llegar a casa después de un día estresante en el trabajo y encontrarse en un lío en la habitación de sus hijos es una pesadilla digna de ser el viernes 13. No se puede negar que el deseo en tal situación es dar la vuelta y dejar todo atrás, ¿verdad? Conocemos el dolor y el placer de mantener una rutina profesional y materna al mismo tiempo. Para ayudarte a resolver esta situación de pesadilla de una vez por todas, hemos elaborado una lista de consejos increíbles para organizar la habitación de tus hijos. Y lo mejor de todo, conseguir que ayuden y desarrollen el hábito de mantener todo organizado. ¡Tu no puedes perder!

Enseña desde temprana edad

La organización es un hábito y, como tal, debe fomentarse en los niños desde una edad temprana. Para desarrollar la noción de organización en ellos, elige momentos específicos de tu vida diaria. Por ejemplo, después de un juego, invite a los más pequeños a que le ayuden a organizar juguetes y objetos usados.

De esta manera, podrás demostrarles lo importante que es organizar la habitación después de la diversión y hacerles comprender las ventajas de mantener todo ordenado: cómo encontrar los juguetes mucho más rápido, sin el riesgo de perderlos.

Practica la caridad

Además de ser una de las virtudes más bonitas del ser humano -que también hay que practicar desde pequeño-, dejar ir lo que ya no se usa es una gran forma de organizar la habitación de los niños.

Después de todo, ese juguete que ya ni siquiera les importa a tus pequeños y que solo se queda en el estante ocupando espacio, puede hacer la felicidad de muchos niños por ahí. ¡El egoísmo no tiene nada!

Delega la responsabilidad de organizar la habitación a los niños

Una gran forma de estimular la organización es delegar en los más pequeños la responsabilidad de mantener la habitación organizada.

Para esto, dé preferencia a los cajones inferiores, estantes, nichos y cajas organizadoras, que tienen la misma altura que los niños. Así, tendrán mucha más libertad de acceso y organización de este entorno.

Usa etiquetas organizativas

Cajas, nichos y maletín son elementos super importantes para mantener la organización de la habitación de los niños. Pero, ¿alguna vez te has imaginado a los niños sacando todas las cajas, cajones y carpetas de sus lugares para encontrar ese juguete que no saben dónde lo guardan?

Sí, para que el disparo no sea contraproducente, ¡usa etiquetas de identificación en cada uno de estos elementos! De esta manera, usted y sus hijos sabrán qué hay en cada ubicación y dónde encontrar un objeto en particular.

Consejo: si sus hijos son muy pequeños y aún no pueden leer, utilice etiquetas organizadoras de colores para identificar cajas y organizadores.

Sea creativo

¿Sus hijos tienen problemas para poner la ropa sucia en la lavandería? Use cestas de colores en la habitación y determine que toda la ropa sucia debe depositarse allí.

¿Los lápices de colores y bolígrafos viven esparcidos por la casa? ¿Qué tal hacer un tendedero con cestas de colores para que los niños puedan guardar fácilmente estos materiales? ¡La creatividad es el mejor amigo de la organización!

Mantenga la disciplina

Para que la organización se convierta en un hábito diario en la vida de los más pequeños, se debe ejercitar la disciplina.

Nada que les permita dejar ropa sucia en el baño o juguetes esparcidos por el suelo. La regla es la regla y, para la organización de la sala, no debe haber excepciones.

¿Viste cómo organizar la habitación de los niños puede ser una tarea menos traumática de lo que parece? ¡Comparte en las redes sociales y ayuda a tus amigos a mantenerse alejados también de la pesadilla del desorden!