Hoy vamos a hablar un poco sobre cómo organizar tu rutina. Si sin niños el día a día ya está tan ajetreado, con su llegada todo se vuelve aún más complicado. Y no solo estamos hablando de madres que tienen un doble viaje entre el hogar y el trabajo, ¿verdad? Las amas de casa también tienen una vida diaria estresante, con tareas que parecen no terminar nunca. Afortunadamente, tenemos algunos consejos sobre cómo organizar la rutina de tu hijo para aprovechar al máximo tu semana. ¡Continúa leyendo y compruébalo!

Anote las tareas en una agenda semanal

El primer paso para organizar tu rutina y darte tiempo para hacer todo es planificar tus tareas.

Y es muy difícil que esto funcione solo pensando que se puede ordenar todo lo que hay que hacer “en la cabeza”. Es fundamental contar con ayuda para no olvidar los compromisos.

Una buena idea, que ha sido utilizada mucho por las mamás, es el planificador de tareas. Hay varios modelos en el mercado, con diferentes colores, ¡y algunos incluso se pueden personalizar!

Al planificar su semana, vale la pena algunos consejos:

  • informar a las personas de la casa sobre las actividades;
  • establezca un respiro para cada cita;
  • definir objetivos y prioridades;
  • analiza tus periodos de mayor productividad y coloca las tareas más importantes en esos momentos.

Involucrar a los niños en la planificación

Mencionamos anteriormente que uno de los consejos a la hora de planificar las tareas de la semana es comunicar a toda la familia. ¡Y eso también involucra a los niños!

Aunque son muy pequeños, es super importante crear el hábito de la organización desde la infancia.

Por eso es interesante involucrarlos en la planificación de la semana y permitirles organizar sus rutinas también (con su permiso y supervisión, por supuesto).

Establecer tiempo para el ocio y la diversión

Si nos paramos a pensar, una buena parte de nuestra vida la pasamos haciendo tareas que creemos urgentes y dejamos de lado el ocio y la diversión, como algo que solo debe ser una prioridad cuando todo esté terminado o los fines de semana.

¡Y no debería ser así! Es necesario tener equilibrio. Por supuesto, obligaciones como el trabajo, el hogar y los hijos son fundamentales. Pero, en medio de todo, puedes tomarte un tiempo para divertirte.

Pensando en ello, determina un tiempo libre todos los días, tanto para ti como para tu hijo. Podría ser ir al gimnasio, ver su programa favorito en la televisión o navegar por Internet.

Además, ¡es interesante incluir también actividades que te involucren a ti y al pequeño! Es un tiempo precioso que ayuda en la relación y en el acercamiento.

Deja de lado las tareas que no tienen espacio en ese momento

Para algunas madres, incluso si los días fueran de 48 horas, no habría tiempo para hacer todas las cosas planeadas, ¿no es así? Por tanto, es necesario renunciar a algunas tareas y dejarlas para otro momento, cuando tengas más disponibilidad.

Para ello, es fundamental definir prioridades y objetivos y tenerlos siempre como definidores de tus compromisos rutinarios y urgentes.

¿Ves lo fácil que es poner en práctica los consejos? No es necesario relacionar la rutina con algo negativo. Es parte de nuestra vida y, organizando, ¡puedes hacer todo de una manera liviana y animada!

¿Ya sabes cómo organizar la rutina?