¿Quién es una madre que sabe lo bien que se siente abrir los guardarropas de los niños y encontrar todo en orden, verdad? Pero la tarea no es tan simple como parece, todo lo contrario, puede ser bastante difícil. Pensando en ayudarte en este proceso de aprendizaje, hemos creado algunos consejos sobre cómo organizar el guardarropa de tu pequeño de una manera más eficiente y duradera. ¿Quieres saber cómo?

Separar por tamaño

Tener bien determinado lo que puede usar y lo que le queda y lo que no le sirve a su hijo ayuda mucho. Después de todo, siempre tenemos ropa más grande, que solo servirá en el futuro. Por lo tanto, haga que la ropa que sea de su talla actual sea de fácil acceso, liberando el espacio principal para ella. Los más grandes pueden estar en cajas o encima del armario, donde el acceso no es tan fácil.

Etiquetar ropa y cajones

Esta es una forma eficaz de organizar y orientar lo que tienes dentro del armario: etiquetar todo. Incluso porque nada es más desagradable que buscar algo y tomarse el tiempo para encontrarlo, ¿no es así? Para que sea más fácil, puedes crear sectores en cajones y estanterías, como «ropa interior y calcetines», «pijamas», «camisas de manga corta», «shorts» y todo lo que creas necesario.

Para que todo sea aún más organizado y hermoso, puedes, por ejemplo, apostar por los marcos de organización. Son etiquetas encantadoras de varios tamaños y colores que puedes usar para identificar todas las diferentes secciones de tu armario y, cuando cambies de opinión o cambies de temporada, simplemente borra el texto y reutiliza las etiquetas según necesites. Sensacional, ¿no?

Mantenga la ropa de rutina a mano

Su hijo tiene una rutina específica, que incluye la escuela, el fútbol o el ballet, o lo que sea que haga a diario. Recoge esta ropa en el armario para que puedas conseguirla más fácilmente, porque esto pasará muchas veces.

Crea sectores por temporada

No tiene mucho sentido tener ropa abrigada en medio del armario en pleno verano, ¿verdad? Por eso, esfuérzate por resaltar la ropa de la temporada, así te facilitas el trabajo y se acorta el tiempo para elegir la ropa. Luego, en verano, deja las piezas más ligeras y destapadas más a la vista y, cuando cambie la temporada, colócalas en el maletero o en cualquier otro lugar que facilite la organización.

Como eres madre, ya sabes que la tarea de mantener todo organizado es un poco difícil, ya que los niños a menudo se cambian de ropa y todavía les gusta moverse y elegir su propio look. Por difícil que parezca, no le niegues la autonomía a tu hijo, ya que es muy importante para su desarrollo.

Puedes aprovechar para incorporar nociones de organización en él y hacer que poco a poco empiece a doblar la ropa y a guardarla de nuevo después de su uso. Esto puede ser de gran ayuda para mantener todo organizado en la habitación.