Introducir la lectura en la vida de sus hijos, además de sus propios materiales escolares, es sumamente importante para su desarrollo. Si las mamás animamos a los pequeños a leer desde una edad temprana, lo más probable es que adquieran el gusto por el conocimiento y desarrollen una inteligencia superior. ¿Pero sabías que cómo organizar los libros puede ser un incentivo para leer?

Los amantes de la lectura también aman sus libros, es decir, enseñar a leer a sus hijos también significa enseñarles a cuidar sus libros con mimo y organizarlos. Pensando en ello, hemos separado algunos consejos increíbles para dar esa manita a la hora de enseñar a los niños a organizar libros.

¿Estás interesado? ¡Entonces mira los consejos!

Crea un rincón de lectura para organizar los libros

¡Dedicar un espacio para que su hijo lea es una gran idea! Así, los libros estarán todos ordenados en un solo lugar de la casa: el niño sabrá exactamente dónde recogerlos y dónde devolverlos. No habrá ningún lío de libros esparcidos por las habitaciones, que, seamos sinceros, ¡es la mejor parte!

Además de ser una mano en el volante de la organización, el rincón de lectura anima a los niños. Te sugerimos que decores este espacio de forma llamativa y atractiva, según el estilo de tu hijo o hija. Por lo tanto, tendrán ganas de permanecer en el entorno y leer un libro.

Definir dónde se guardarán los libros

Librerías, estanterías, cajas, cestas, tendedero, ¡hay varias opciones! Mira cuál es más interesante y elige el que mejor se adapta al espacio del rincón de lectura. Es muy importante que las madres consulten a sus hijos durante la organización, para que mantengan una relación más cercana y saludable con ellos.

Cualquiera que sea la opción que elija, recuerde: los libros deben estar al alcance de los niños. Los estantes y baldas deben estar a la altura perfecta para que puedan coger el libro sin estirarse ni trepar por los muebles. Tales situaciones pueden causar accidentes terribles y no queremos eso. La intención es que el niño recoja y devuelva el libro por sí mismo, y luego deje los libros de manera accesible.

Separe los libros que ya no le gustan a su hijo

No hay razón para abastecerse de libros que a los pequeños no les gustan o que no leen durante un tiempo. Los libros que se dejen solos solo ocuparán espacio. Invite al niño a seleccionar los que ya no quiere y, a su vez, coloque otros nuevos. De esa forma no se molestará.

Pero, ¿qué hacer con los libros rechazados? ¡Donar! Nunca tires los libros, siempre hay alguien que puede aprovecharlos. Done a cualquier niño que conozca, a cualquier escuela o institución que tenga una biblioteca. Y lo mejor de todo, hazlo con tus hijos, el desapego es importante y enseñar la solidaridad desde temprana edad es fundamental.

Establecer el patrón de organización

Definir juntos cuáles serán los criterios para organizar los libros. Puede estar en orden alfabético, color de portada, género o autores. Elige la forma que sea más fácil para tu pequeño, después de todo, él es quien debe tener cuidado de mantener todo en el mismo lugar, evitando ensuciar.

Asegúrese, de vez en cuando, de comprobar que se está cumpliendo el acuerdo. Si la esquina está desordenada, trate de recordarle sus obligaciones. A medida que vayan pasando los días, verás el resultado, no más dolores de cabeza y frases como «guarda esto», «empaca tus cosas», «no lo tires al suelo». La vida será mucho más pacífica.

Utilice etiquetas de identificación para organizar los libros

Las etiquetas de organización pueden facilitar la vida de los lectores pequeños. La idea es que los libros se identifiquen fácilmente, para que los niños puedan organizarlos sin dificultad. Puede enumerar los libros o categorizarlos según temas o género: útiles escolares, fábulas y cuentos, aventuras, romance, héroes, etc. Esto también se aplica a las estanterías y cestas.

Estos consejos parecen sencillos, pero son fundamentales y ayudan para organizar la habitación de tus hijos. Actitudes como las mencionadas anteriormente convertirán a sus hijos en lectores infantiles. Organizar libros es un acto de amor por la lectura, ¡así que ayúdalos a amar sus libros!

¿Te gustaron los consejos? ¿Vas a adoptar alguno de ellos? Deja tu opinión sobre el contenido y cuéntanos tu experiencia organizando libros infantiles.