El gran problema para quienes tienen dolor de cabeza es descubrir la causa real del dolor. El hecho es que la causa de dolor de cabeza suele ser solo un síntoma de algún otro problema, con numerosas hipótesis posibles. Es decir, si no abordamos el problema real, nunca podremos deshacernos del dolor de cabeza de forma permanente.

Causas del dolor de cabeza

Un buen diagnóstico debe tener en cuenta las características del dolor, que puede ser punzante, como si fuera una presión o un pinchazo, su intensidad, la zona afectada, frecuencia y duración.

El dolor de cabeza constante puede deberse a varios factores, siendo los más comunes el cansancio, el estrés y la ansiedad. Para ayudar a investigar la causa de su dolor, consulte algunas de las causas del dolor de cabeza:

  • Tensión: Es uno de los tipos más comunes y afecta a muchas personas. Es provocada por momentos de tensión, estrés y ansiedad.
  • Calor: el calor excesivo y el sol fuerte en la cabeza durante mucho tiempo conduce a una leve deshidratación y dilatación de los vasos sanguíneos cerebrales, provocando dolor de cabeza;
  • Visión: problemas de visión que fatigan la vista y provocan dolores de cabeza. Este tipo de dolor se caracteriza por un dolor plano sobre los ojos y en la frente, que aparece solo después de esfuerzos visuales.
  • Falta de sueño: una mala noche de sueño, el cuerpo no descansa lo suficiente y generalmente causa dolor de cabeza.
  • Comida: la comida sola no causa dolores de cabeza. Solo pueden desencadenar el problema en personas predispuestas, especialmente aquellas que padecen migraña. El aspartamo, el glutamato monosódico, los alimentos oxidados (como freír), el gluten y la leche de vaca son los principales desencadenantes de los dolores de cabeza.
  • Ayuno: Pasar demasiado tiempo sin comer es un veneno para ciertas personas. Provoca hipoglucemia y dolor de cabeza.
  • Bruxismo: apretar o afeitarse los dientes por la noche cambia la posición de la articulación de la mandíbula, provocando dolor de cabeza.
  • Cambios hormonales: la ingesta de anticonceptivos crea un verdadero lío en el cuerpo: el desequilibrio hormonal, como la etapa del síndrome premenstrual, provoca dolores de cabeza.
  • Sinusitis: el dolor de cabeza ocurre cuando aparece una sinusitis aguda, que es una inflamación de los senos nasales. Por lo general, el dolor ocurre en la región donde se ve afectado el seno. Si la sinusitis es del seno maxilar, el dolor de cabeza aparecerá en el pómulo, debajo de los ojos, en un lado o en el otro, o en ambos lados. Junto con el dolor de cabeza, suelen aparecer síntomas nasales, como taponamiento, secreción, secreción nasal clara o amarillenta.
  • Toxinas: Las personas que tienen dificultades para eliminar toxinas (debido a la acción del hígado, a través del sudor, la orina o las heces) tienden a tener ataques de dolor de cabeza importantes. Estas toxinas modifican las estructuras celulares, lo que les permite cruzar la barrera cerebral y causar dolor. Para las personas sensibles, determinados alimentos pueden provocar cambios en el diámetro de los vasos sanguíneos de la cabeza, primero disminuyéndolos y luego incrementándolos. Estos cambios en el diámetro de las venas que provocan cambios en la visión y dolores de cabeza.
  • Azúcar y café: las personas que experimentan frecuentes ataques de dolor de cabeza deben evitar el consumo excesivo de dulces y bebidas como el café. En el caso del azúcar, los niveles de glucosa en sangre suben y bajan muy rápidamente y hacen que el cuerpo utilice otros mecanismos para mantener los niveles de glucosa cerebral. Uno de ellos es el aumento de la producción de catecolaminas (que generan vasoconstricción de los vasos sanguíneos), lo que se traduce en un aumento de la frecuencia cardíaca, la temperatura, la irritabilidad y la producción de prostaglandinas que provocan vasodilatación y, en consecuencia, migraña. En el caso del café, el problema radica en la cafeína, que también está presente en el mate, guaraná, cacao y chocolate. Tiene una acción vasodilatadora de los vasos sanguíneos del cuerpo y una acción vasoconstrictora de los vasos sanguíneos del cerebro, problemática para las personas sensibles.
  • Migraña: por lo general, afecta un lado de la cabeza y suele durar horas; en algunos casos, incluso días. Quienes padecen este tipo más severo son sensibles a la luz y al ruido. Una de cada cinco personas que padecen migraña tiene la visión alterada y puede ver las cosas borrosas y puede causar náuseas. El tratamiento debe realizarse con medicación, siempre recetada por un médico. Las compresas calientes o frías en el cuello pueden ayudar.
  • Aromas: los aromas fuertes pueden causar dolores de cabeza. Esto se debe a que las fragancias activan las células nerviosas de la nariz, asociadas con una sensación de dolor. Las personas que sufren de migrañas pueden tener el problema iniciado por un aroma. En ese caso, se recomienda llevar un diario de fragancias a las que la persona ha estado expuesta para descubrir los aromas desencadenantes.

Tratamiento del dolor de cabeza

Los tratamientos más comunes implican el uso de analgésicos. Pero, como dije: detrás de un dolor de cabeza suele haber una causa: de nada sirve atacar el dolor de cabeza sin conocer el verdadero motivo del dolor. El uso excesivo de analgésicos puede provocar problemas de salud (principalmente relacionados con el hígado y el estómago). Además, con el tiempo, pueden dejar de funcionar, haciendo que el dolor de cabeza sea crónico y reduciendo aún más el bienestar y la calidad de vida.

Pueden estar indicadas otras terapias de apoyo, como meditación, masajes, técnicas de relajación y psicoterapia. La aromaterapia (uso de aceites esenciales) y la acupuntura también pueden ayudar.

Si el dolor se acompaña de otros síntomas, como náuseas o afecciones más graves, como fiebre, las causas pueden llegar incluso a ictus o tumores, por lo que nunca necesitará una buena valoración médica.

Y tú, ¿tienes o has tenido frecuentes dolores de cabeza? ¿Has descubierto la causa?