Es importante saber qué tipo de cabello tienes para poder tratarlo adecuadamente. Cada peinado, ya sea seco, graso o normal, debe cuidarse con productos específicos. Pero si tiene alguna dificultad, pida ayuda a un profesional para que lo oriente mejor.

Preste atención a la calidad de los productos. Vale la pena invertir un poco más para mantener tu cabello sano.

La clave para evitar problemas como la caída del cabello, la seborrea, la grasa, la calvicie y la caspa es saber cuidar el cabello y conocer el ciclo de vida del cabello.

Los especialistas dividen el cabello en tres tipos: normal, graso y seco.

Cabello normal

Suave, con brillo y volumen adecuados. No se secan fácilmente ni tienen exceso de aceite. Fácil de peinar y no necesita lavarse con mucha frecuencia. El cuero cabelludo suele estar limpio y las glándulas sebáceas producen solo la grasa necesaria para alimentar el cabello. Entonces, solo lávate la cabeza con un champú suave y cuida de proteger tu cabello de factores externos como el sol o el viento.

  • Hidratación: la hidratación se puede realizar cada 15 días para mantener el brillo y la vitalidad.
  • Receta casera: yogur con mango
  • Batir en una licuadora una taza de yogur entero sin sabor y ½ mango.
  • Agrega una cucharada de aceite de oliva.
  • Pasar la crema sobre el cabello y dejar actuar durante 20 minutos.
  • Lávese normalmente.

Cabello grasoso

Los que tienen el cabello graso ya no tienen tanta suerte, ya que las glándulas sebáceas tienen una producción por encima de lo necesario. Resultado: la grasa hace que el cabello, que normalmente ya es fino, pierda aún más volumen. Se requiere cuidado diario para mantener una buena apariencia. El lavado es una de las principales medidas terapéuticas, ya que cuando el cuero cabelludo está sucio, impide que los folículos pilosos y las glándulas sebáceas funcionen de forma eficaz. Por tanto, el cabello debe lavarse a diario. Intenta utilizar champús específicos para cabello graso.

  • Hidratación: La hidratación se puede realizar una vez al mes.
  • Receta casera: espinacas con romero
  • En una licuadora, mezcle un manojo de espinacas cocidas con dos ramitas de romero.
  • Luego cuela y pasa el líquido sobre el cabello.
  • Dejar actuar 30 minutos y lavar normalmente.

Cabello seco o deshidratado

Al igual que el cabello graso, el cabello seco también requiere cierta atención por parte de quienes lo poseen. Su característica principal es que son aburridos y con puntas puntiagudas en todos los lados. En este caso, lo que sucede es que la grasa producida no es suficiente para dejar el cabello adecuadamente hidratado. Son voluminosos y difíciles de peinar o desenredar; frágiles y aburridos, son ásperos al tacto. No los laves todos los días e hidrátalos a tu antojo.

  • Hidratación: La hidratación se puede realizar una vez a la semana para mantener los pelos lubricados.
  • Receta casera: aguacate y leche de coco
  • Batir en una licuadora medio aguacate y agregar ½ taza de leche de coco.
  • Pasar la mezcla por el cabello y dejar actuar durante 20 minutos.
  • Lávese normalmente.