La falta de vitaminas y minerales puede resultar en una piel opaca, áspera y envejecida. Descubre las cinco mejores vitaminas para tu piel, para mantenerla bella y saludable, a cualquier edad. Las 5 mejores vitaminas para la salud y la belleza de la piel:

Vitamina A

La vitamina A, más conocida como retinol, ayuda a prevenir los puntos negros, las manchas y las espinillas y aumenta la circulación sanguínea favoreciendo su curación. Con su acción antioxidante, garantiza equilibrar la hidratación de la piel, reduciendo la producción de sebo, es decir, actuará en el control del exceso de grasa, convirtiéndola en una opción perfecta para quienes padecen de pieles grasas o con tendencia acneica.

Vitaminas B

Las vitaminas B5 y B6 ayudan a normalizar las funciones de la piel, actuando en el control de la producción de aceite natural de las glándulas sebáceas. Tienen una acción cicatrizante y antiinflamatoria sobre la piel, aumentando su resistencia natural, lo que a su vez estimulará la renovación celular. Además, son excelentes aliados en el tratamiento de problemas cutáneos sensibles o atópicos, como sequedad, eczema y acné.

Vitamina C

La vitamina C es un poderoso antioxidante y una de las mejores vitaminas para mantener una piel sana y hermosa. Combate el daño de los rayos UV y suaviza las manchas oscuras del rostro inhibiendo la producción de melanina, lo que da como resultado una piel uniforme y de aspecto saludable. Si la hiperpigmentación es un problema real para usted, vea en este artículo cómo quitarse las imperfecciones de la cara.

La vitamina C es una sustancia perfecta para ser utilizada tópicamente, en el rostro, a través de productos cosméticos concentrados como los sérums. La piel es el órgano más expuesto a las agresiones externas diarias que estimulan su envejecimiento y la aplicación tópica de un sérum de Vitamina C asegura que una mayor cantidad de este activo penetre en las capas profundas de la piel, aprovechando al máximo todos beneficios de Vitamina C.

Vitamina D

Entre todos los beneficios de la vitamina D, la revitalización de la piel suele ser uno de los mayores, sin duda. Puede acelerar la renovación de la piel porque aproximadamente el 90% de esta sustancia se produce en la propia piel.

La vitamina D estimula la producción de colágeno y ayuda en la renovación de las células, ofreciendo un aspecto rejuvenecido y radiante a la piel. Debido a que tiene un papel en la protección natural de la piel, es capaz de fortalecer la barrera cutánea, neutralizando la acción de agentes nocivos.

El sol es la principal fuente de vitamina D, pero también lo puedes encontrar en productos cosméticos como cremas faciales y sueros.

Vitamina E

La vitamina E es rica en propiedades antioxidantes que neutralizan el daño causado por los radicales libres, retardando el envejecimiento o al menos minimizando su aparición.

Además de sus propiedades antioxidantes, la vitamina E estimula una mayor elasticidad y firmeza de la piel, al tiempo que ayuda a mantener la hidratación natural de la piel.