La importancia que los niños creen en Santa Claus va más allá de la felicidad de recibir un regalo. Esta creencia ayuda en su desarrollo y es una forma positiva de estimular su creatividad. Sin embargo, cuando descubren que el buen viejo es solo un personaje, ¿qué hacer? ¿Cuánto tiempo les conviene creer en su existencia?

Bueno, muchas dudas pueden surgir en este momento, principalmente porque tenemos miedo de que los pequeños se decepcionen con la revelación. Pensando en ello, traemos este post para ayudarte a reflexionar sobre la importancia del ambiente navideño y este personaje tan querido por los más pequeños. Interesado en el tema? ¡Entonces sigue leyendo! ¿Vamos allá?

Por qué es importante creer en Santa Claus

Albert Einstein, uno de los mayores genios de la ciencia, dijo que la creatividad es la inteligencia para divertirse. No podría ser diferente. Después de todo, las personas creativas tienden a tener más soluciones a los problemas cotidianos. En cualquier desafío, es necesario ejercitar esta habilidad para encontrar una salida.

Cuando se habla de un problema, no necesariamente significa algo malo, sino también una situación que debe resolverse de alguna manera. Llevarlo al universo infantil es muy fácil de entender. Un niño que quiere ser un superhéroe, pero no tiene la ropa adecuada, agarra una toalla, se la ata al cuello y finge que es su capa. Usó su imaginación para conseguir lo que quería.

La creatividad no es algo que nace con nosotros, no es simplemente un talento o un don, ya que se puede trabajar completamente para que funcione. Sin embargo, se desarrolla desde el nacimiento, ya que incluso un bebé lo usa para comprender el mundo en el que vive.

Es por ello que hay que estimular la imaginación y la fantasía, ya que van de la mano de la creatividad. Toda esta explicación tiene como objetivo demostrar por qué es importante animar al niño a creer en Santa Claus y en toda la atmósfera navideña.

Por mucho que contamos toda la historia del anciano de rojo y barba blanca, que conduce un trineo guiado por renos para repartir regalos, los más pequeños aún son capaces de usar toda su imaginación para crear cuentos y fantasear aún más tal cual es. la Navidad.

Por tanto, creer en Papá Noel puede ayudar en el desarrollo cognitivo, ya que vivir las mil posibilidades de un mundo imaginario enriquece el razonamiento, la capacidad de crear y resolver retos.

Qué valores se pueden enseñar con Santa Claus

Además de estimular la creatividad del niño, creer en Papá Noel es también una forma de aprender los valores que transmite este personaje. Después de todo, ¿quién es él? Es un hombre que se pasa todo el año haciendo juguetes con sus duendes para regalar a los niños de todo el mundo en Nochebuena.

No olvida a nadie y tiene la generosidad de donar su tiempo para hacer felices a otras personas, sin pedir nada a cambio. Con eso, podemos transmitir los principios de empatía, amabilidad y solidaridad. De hecho, este es un buen momento para trabajar en esto.

¿Alguna vez has pensado en tomar el ejemplo de Papá Noel y llamar a tu cachorro para que done juguetes que no usa para los niños que no tienen la oportunidad de recibir un regalo? Evidentemente, solo debe hacerse si el pequeño está de acuerdo espontáneamente.

Para las familias cristianas, la Navidad tiene un significado especial, ya que es la celebración del nacimiento de Jesús. Si este es tu caso, aprovecha para contar la historia y el simbolismo que hay detrás. Aparte de eso, el fin de año es un período para agradecer lo sucedido y las nuevas oportunidades del nuevo ciclo que comienza.

Cuánto tiempo debe creer el niño en Santa Claus

No hay una edad adecuada para descubrir la verdad sobre Santa Claus y no hay razón para revelarla. Hasta los siete u ocho años, los niños tienen un mayor sentido de lo que es la realidad y cuestionan la existencia del buen viejo.

Ellos mismos se dan cuenta de que toda la historia no coincide. ¿Por qué hay tantos Papá Noel en los centros comerciales y plazas? ¿Por qué son diferentes? ¿Cuál es el real? ¿Cómo viaja Santa Claus por el mundo entregando regalos en una sola noche? Estas son algunas de las preguntas que plantean.

Los padres difícilmente tendrán que decir la verdad, ya que los pequeños son muy inteligentes y lo descubren de forma natural. Sin embargo, puede suceder que el niño no se dé cuenta de la realidad y necesite ayuda, pero mientras tanto, pueden disfrutar de la magia de la Navidad y dejar volar su imaginación juntos.

Mi hijo descubrió la verdad, ¿qué hacer?

Si tu pequeño descubre que Santa Claus no existe, está bien. Los padres suelen estar más molestos que sus hijos cuando se revela este misterio, porque piensan que la «magia» de la Navidad no será la misma. Sin embargo, ten en cuenta que vendrán otras historias y se mantendrá el ambiente navideño.

¿Si mi hijo se da cuenta demasiado pronto? Tampoco es problema, siempre que sea natural, que él mismo sospechara de las versiones que no están completadas. De hecho, este es un paso importante para la maduración del niño. Así que no intente insistir en algo que ya sabe que no es cierto, ya que podría sentirse engañada.

Ahora bien, si el descubrimiento se hace de manera incorrecta, el pequeño puede frustrarse por un tiempo. Si un amigo o hermano dice la verdad con la intención de lastimar emocionalmente, el niño puede estar molesto. Sin embargo, no es algo que pueda tener mayores consecuencias en el futuro, como un trauma en la edad adulta.

Creer en Santa Claus es importante para que el niño ejercite su imaginación y desarrolle su creatividad. Por lo tanto, sus habilidades de razonamiento y resolución de problemas se desarrollan de manera lúdica. Además, los valores de la bondad, la solidaridad y la empatía se pueden transmitir a través de la historia y el ejemplo del buen viejo.

¿Te gustó nuestro post? ¡Entonces compártelo en tus redes sociales!