Una mujer vanidosa tiene mucho cuidado de la piel después de los 30, sobre todo a medida que pasa la edad. Debes tener cuidado con los productos de belleza que se utilizan, ya que pueden ayudar a que tu piel sea más bella o perjudicar la renovación celular. Así que lee en este artículo los principales cuidados de la piel después de los 30 que debes tener.

Hay cosméticos que son específicos para cada tipo de piel, por lo que es necesario que la mujer sepa qué productos son adecuados para su estilo. Con este conocimiento, simplemente ponga en práctica el cuidado, asegurándose de que la piel se mantenga saludable incluso a lo largo de los años.

Sabemos que el cuidado de la piel debe existir en cualquier momento de la vida, de nada sirve comer nada alrededor y no tener el menor cuidado, empezando a preocuparse solo cuando aparecen síntomas, como arrugas y marcas de expresión.

Para evitar problemas, aprende a cuidar tu piel después de los 30, sigue nuestros consejos y mantén tu cuerpo y rostro hermosos. Para conocer y seguir una rutina de cuidado de la piel facial, lea nuestro artículo haciendo clic aquí.

Cuidado de la piel después de los 30 – protector

El protector solar es un elemento que debe usarse a cualquier edad, especialmente para los mayores de 30 años. Se considera el principal cuidado de la piel, ya que garantiza la protección frente a los rayos UVA y UVB emitidos por el sol. Además, pocas personas lo saben, pero prolonga la duración del colágeno en el cuerpo hasta en un 50%.

Antes de salir de casa, no olvide aplicar protector solar, volviéndolo a aplicar unas horas más tarde. El producto debe usarse en el rostro y las manos, además de los brazos, que también están expuestos a los rayos que pueden dañar la piel. El factor de protección solar (SPF) debe ser de al menos 15.

Ni siquiera necesitamos hablar de que la gente vaya a la playa, ¿verdad? La exposición al sol será aún mayor, atrapando rayos por todo el cuerpo. Como resultado, el filtro debe usarse en todas partes. Para obtener más información sobre la importancia del protector solar y cómo elegir el factor de protección solar ideal para tu piel, haz clic aquí.

Cuidado de la piel después de los 30: exfoliante

Los mayores de 30 años deberían empezar a preocuparse aún más por la exfoliación, que puede actuar como un paso para combatir el envejecimiento cutáneo, aseguran los expertos. Es un procedimiento que actúa directamente sobre la eliminación de las células muertas que quedan en la superficie de la piel. A partir de eso, la crema hidratante comienza a tener un efecto más positivo.

La exfoliación es un procedimiento que estimulará la renovación celular, reduciendo imperfecciones, marcas y poros en tu piel. Sin embargo, algunos expertos recomiendan no utilizar métodos caseros, esas recetas que podemos encontrar en internet, ya que pueden provocar alergias, pero quienes conocen bien tu piel pueden probarla sin miedo.

La exfoliación es un procedimiento que se puede realizar una vez a la semana o cada 15 días. No solo el rostro puede beneficiarse de este cuidado, sino también los pies y la piel del cuerpo. Utilizar el exfoliante sobre la piel húmeda, realizando movimientos circulares y suaves, ejerciendo un poco de presión, pero con cuidado de no lastimar la piel.

En cuanto a la exfoliación del rostro, hay que hacerlo con más cuidado, para mantener la piel suave. Esta técnica también servirá para evitar los vellos encarnados, además, los acnes también se mantendrán alejados de tu rostro, ya que se reducirá la grasa excesiva.

No te olvides de las cremas hidratantes

Mantener tu piel hidratada es una de las cosas más importantes para mantenerla suave y hermosa. Debe formar parte del cuidado diario de la piel y el cuerpo. La deshidratación es causada por muchas razones, como el clima seco y el sol, razón por la cual es tan importante reponer el agua que se ha perdido. Investiga cuidadosamente las etiquetas de estos productos, para evitar comprar uno que contenga alcohol entre los ingredientes, algo que no te hace ningún bien.

Hay productos que se fabrican con derivados de la silicona, que ayudan a impermeabilizar la piel, y a partir de ello no se produce una pérdida excesiva de agua. Hay activos que son específicos para facilitar la penetración de líquidos en la piel, como el lactato y el amonio.

Y hay una cosa más, cuando la piel está bien hidratada, los microorganismos o los radicales libres tienen más dificultades para atacar. Además de las cremas, esto se puede hacer con ese famoso consumo diario de 2 litros de agua. Beba mucha agua para mantener su cuerpo bien hidratado.

No olvides desmaquillarte

Cuanto más envejece, más importante se vuelve el procedimiento de desmaquillado. Puede aplicarse junto con su crema hidratante y protector solar todos los días antes de salir de casa para trabajar. Pero al final del día, es fundamental hacer la eliminación completa, sin dejar rastros que puedan dañar la dermis.

Cuando nuestra piel permanece con maquillaje durante mucho tiempo, es posible que desarrolle dermatitis de contacto, a partir de la cual la inflamación favorece el avance del envejecimiento antes de tiempo. Lo mejor es utilizar un desmaquillador adecuado o un jabón líquido para niños, que no es malo para la piel.

Uno de los mayores errores es dormir con maquillaje puesto, ya que sin duda esto provocará inflamación, provocando que los poros se taponen y a partir de ahí empiezan a aparecer con mayor incidencia los puntos negros y las espinillas. Tener una rutina de cuidado de la piel que incluya la limpieza de la piel es crucial para prevenir el envejecimiento prematuro.

Las cremas son importantes para la piel después de los 30

Hay mujeres que no pueden vivir sin cremas, se aplican a diario y están esperando los resultados que promete este tipo de cosmético. Son geniales porque sirven para estimular la producción de colágeno, que a partir de los 30 años no es lo mismo. Entonces, para atenuar los efectos del envejecimiento en la piel, las cremas son buenos aliados.

Los especialistas recomiendan el uso de productos que tengan ácido hialurónico en la base, además de ácido retinoico. Lo mejor es tener dos productos diferentes, uno de cada tipo, turnándose en el uso entre ellos. Si aparecen signos de descamación, irritación o enrojecimiento de la piel, se debe consultar a un dermatólogo.

El ácido hialurónico es una sustancia que sirve para llenar los espacios entre las células, te puedes imaginar que son cosas microscópicas, es natural en nuestro cuerpo, pero va disminuyendo a medida que envejecemos, a partir de eso, consumir cremas que hacen esta reparación es una buena opción. . Por ello, las cremas son una parte fundamental del cuidado diario para prevenir el envejecimiento cutáneo prematuro.

Peeling, un secreto de la belleza

Existen varios tipos diferentes de exfoliaciones superficiales, que son excelentes para combatir la aparición de arrugas o imperfecciones. Es un procedimiento que ha ido evolucionando año tras año, por lo que es más seguro utilizarlo. Es ideal para superar el acné, las cicatrices y las lesiones.

El peeling superficial utiliza ácidos como el hialurónico y el glicólico. Sirve para eliminar la capa superficial de la piel, sin descamación visible, actuando únicamente sobre el estrato córneo. Esto servirá para estimular la producción de colágeno.

También hay peeling medio y peeling profundo, esto en relación a la profundidad, porque cuando hablamos de los procedimientos adoptados, pueden ser físicos, químicos, biológicos, láser o incluso con plantas.

Cuidado con la comida que consumes

Con cada año que pasa, nuestro cuerpo pierde la capacidad de metabolizar alimentos y bebidas. A partir de esto, es necesario tener cuidado con algunos alimentos que son malos para la piel. Es obvio que al consumirlos una u otra vez no se encontrarán problemas, pero quienes los mantengan en el menú diario pueden tener serios problemas. Principalmente por los radicales libres, porque contribuyen al envejecimiento prematuro de la piel del rostro y del cuerpo.

Entre los villanos de la comida, podemos destacar las patatas fritas, comida que tiene grasas y otras cosas que son malas para la piel, principalmente causantes de la celulitis. El chocolate es otra de las causas de este mismo problema que tanto aterroriza a las mujeres, especialmente a las que son lecheras o blancas. También podemos hablar de la sal, que en exceso crea las condiciones para que se desarrolle la celulitis.

Trate de reducir de su menú los productos congelados e industrializados, que tienen ingredientes nocivos para el organismo, colocados para durar más tiempo. Tampoco se recomiendan los alimentos picantes, ya que dejan los vasos sanguíneos dilatados. Por último, tampoco conviene consumir carnes grasas, sobre todo si se queman.

Ahora que ya conoces los principales cuidados que debes tomar con la piel después de los 30, solo tienes que empezar a ponerlo en práctica. No repitas los mismos errores del pasado, todavía hay mucho tiempo para mejorar la salud de tu piel, ya sea en tu rostro o en tu cuerpo. ¡Sigue los consejos de nuestro blog y cuéntanos los resultados! Cuidar tu piel te hará sentir más feliz, más saludable y más motivado a medida que pasas los 30 años.