La dermatitis seborreica es un problema común, pero no tiene un origen muy claro. De hecho, puede llegar desde bebés hasta personas de cualquier edad. Además, es común que se vuelva más constante cuando hay cambios bruscos de clima, por lo que es común que esta afección se agudice. A continuación te explicamos cómo prevenir la dermatitis seborreica, podemos decir que es causada por tres factores principales, como el exceso de grasa, la inflamación de la piel y la presencia de hongos.

Sin embargo, lo peor es que se trata de un problema crónico, que casi nunca desaparece y de vez en cuando se da cara a cara en nuestro cuerpo, tal vez sufras de caspa y nunca te hayas preguntado cuál es el origen de este problema. Por cierto, alguien podría haber sugerido que sus baños están demasiado calientes y eso podría contribuir a este problema. ¿Quiere saber cómo prevenir la dermatitis seborreica? Así que sigue leyendo y aprende diferentes técnicas para vencer esta enfermedad.

¿Qué es la dermatitis seborreica?

La dermatitis seborreica es una inflamación que se presenta en la piel provocando síntomas como descamación y enrojecimiento, afectando diferentes partes del rostro. Así, las cejas y las comisuras de la nariz, el cuero cabelludo y las orejas son las partes más afectadas. Pero afortunadamente es posible tratar este problema, la dermatitis seborreica es considerada una enfermedad crónica, es decir, presenta periodos de mejoría y tiempos de empeoramiento.

Además, su causa no se conoce al 100%, y esta inflamación puede ser de origen genético o suceder por agentes externos como alergias, fatiga o estrés emocional. Hablaremos más sobre sus causas a continuación. Incluso es posible que esta enfermedad afecte a los recién nacidos, donde se llama costra láctea, una afección temporal que no causa preocupaciones. Genera gruesas cáscaras amarillentas o marrones en el cabello de los más pequeños.

Se encuentran escamas similares en los párpados, las orejas y alrededor de la nariz. Afortunadamente, la dermatitis seborreica no es una enfermedad contagiosa y no es causada por una mala higiene. Además, no presenta mayores peligros para nuestra salud.

¿Cuáles son los síntomas de esta enfermedad?

La dermatitis seborreica es una enfermedad que puede manifestarse de diferentes formas, según la persona. Pero, existen algunos síntomas comunes que podemos destacar, como:

  • Aceites en la piel y el cuero cabelludo;
  • Escamas blancas y descamadas conocidas como caspa;
  • Escamas amarillentas que son aceitosas y arden;
  • Picazón en la piel;
  • Ligero enrojecimiento en la región;
  • Posible caída del cabello.

¿La dermatitis seborreica y la caspa son lo mismo?

Una pregunta común que tienen muchas personas es si la dermatitis seborreica y la caspa son lo mismo. Así, podemos decir que la primera provoca descamación y picor, por exceso de grasa, mientras que la caspa es el nombre popular con el que la descamación provocada por la dermatitis provoca en el cuero cabelludo.

No podemos negar que la caspa tiene un impacto negativo en la calidad de los pacientes. vida, causando malestar. Además, se asocia erróneamente con una mala higiene. Entonces, sepa de una vez por todas que esas pequeñas escamas son causadas por dermatitis seborreica.

¿Cómo prevenir la dermatitis seborreica?

No es posible establecer una forma segura de acabar con las posibilidades de afrontar este problema. Sin embargo, tener un cuidado especial puede reducir en gran medida las posibilidades de tener este problema. Entonces, mira estos consejos:

  • Intente tomar duchas rápidas. Además, es importante evitar que el cuero cabelludo quede expuesto a la humedad durante mucho tiempo;
  • El agua caliente estimula la dilatación de los vasos sanguíneos, lo que empeora la condición de dermatitis. Entonces, lo interesante es usar agua fría, si padeces esta condición;
  • Inmediatamente después del baño, es importante secar bien el cabello, ya que la humedad puede hacer que proliferen las poblaciones de hongos. Además, nunca duerma con el cabello mojado;
  • Las personas que tienen tendencia a la dermatitis seborreica deben evitar el uso de gorras y sombreros, ya que estos accesorios aumentan la grasa del cuero cabelludo.

¿Cómo se realiza el tratamiento?

La dermatitis seborreica puede ser diagnosticada por un dermatólogo, quien analizará las lesiones y los informes del paciente. A veces es necesario realizar algunos exámenes clínicos, como una biopsia y una prueba de parche, para confirmar esta afección. El tratamiento es importante para evitar que ocurran nuevos ataques.

Por ello, es importante que el lavado del cabello sea más frecuente, además, se pueden recomendar pomadas y geles especiales para la región, los dermatólogos también pueden recomendar el uso de cremas antifúngicas, con corticoides y otros activos.

Сuida bien tu cabello

Una de las técnicas más importantes para proteger nuestro cuero cabelludo de la dermatitis seborreica es lavar nuestro cabello al menos tres veces por semana. De hecho, es importante hacer esto siguiendo los consejos dados anteriormente, cuidando que el agua no se caliente demasiado. Además, como se trata de una situación crónica, es interesante alternar entre un champú común y uno específico para controlar la grasa.

Dependiendo de la gravedad, es necesario buscar ayuda de especialistas en el tema, para que puedan sugerir un tratamiento más específico. Los champús destinados a este tratamiento suelen hacer espuma, que es común y no hay nada de malo en ello. Entonces, a la hora de tomar una ducha, la recomendación es aplicar el producto, esperando 5 minutos, hasta que se enjuague. Lo interesante es revisar la etiqueta del champú, que debe tener algunos ingredientes, como:

  • Alquitrán de hulla: Plytar o Tarflex;
  • Ketoconazol: Nizoral, Medicasp o Medley Ketoconazol;
  • Ácido salicílico: Pielus o Klinse;
  • Sulfuro de selenio: Caspacil o Flora Selenium;
  • Piritiona de zinc: Payot.

Si usa uno de estos champús y los ataques de dermatitis seborreica continúan ocurriendo, entonces deberá buscar la ayuda de un dermatólogo, quien podrá evaluar la situación.

Cambia tus hábitos alimenticios

Si a menudo sufre de dermatitis seborreica, tenga en cuenta que sus hábitos alimenticios pueden estar causando esta afección. Por lo tanto, debe echar un vistazo a su menú para encontrar soluciones para superar este problema. Entonces, lo mejor es evitar los alimentos grasos, que no son buenos para la piel y hacen que esta enfermedad gane fuerza, además, es interesante tener cuidado con las bebidas alcohólicas, que pueden contribuir al desarrollo de esta afección.

Resulta que el alcohol es un agente dilatador de los vasos sanguíneos y provoca cambios en las células de nuestra piel. Por lo tanto, es capaz de aumentar la grasa del rostro o causar deshidratación No es solo el alcohol lo que es malo para nuestro cuerpo y puede contribuir al avance de la dermatitis seborreica. Por cierto, las personas que fuman también pueden tener afecciones cutáneas peligrosas. Así, los cigarrillos son capaces de acelerar el envejecimiento, provocando arrugas e imperfecciones.

Intenta relajarte y evitar el estrés

El estrés es malo para nuestro cuerpo de varias formas, así como la ansiedad, por lo que debemos buscar formas de controlarnos. Así, cuando una persona está muy estresada, la tendencia a desarrollar caspa acaba agrandando, provocando una exagerada descamación del cuero cabelludo, por lo que es fundamental intentar mantener hábitos de vida saludables para controlar el estrés. Además, es interesante invertir en una dieta equilibrada y una buena noche de sueño, elementos que pueden aportar mucho al tratamiento de este problema y también para prevenir su aparición.

En el caso de los bebés

Mencionamos al principio del artículo que los bebés también pueden padecer esta enfermedad. Pero, no es una situación grave, aunque requiere cierto cuidado por parte de los padres. Así, la afección suele aparecer a los 3 meses de edad y nunca después del año de vida, como en los adultos, afecta el cuero cabelludo e incluso las cejas, siendo común incluso en los pliegues de las piernas.

El tratamiento es sencillo, basta con humedecer estas zonas con aceite tibio, retirando las costras con ayuda de un peine adecuado, posteriormente es interesante aplicar una pomada a base de vaselina u óxido de zinc. Por último, son raros los casos en los que se desarrolla una infección secundaria que genera pústulas y costras amarillentas con secreción.