Sabemos que enseñar valores a los niños es más una misión que tienen los padres, cuidadores y educadores. Después de todo, los más pequeños necesitan aprender estos principios para convertirse en ciudadanos que contribuyan a una sociedad más humanizada. Pensando en ello, ¿sabías que la donación de juguetes en Navidad es una gran oportunidad para enseñar empatía, solidaridad y generosidad?

No siempre es una tarea fácil, ya que muchos niños están apegados a sus objetos y esto es absolutamente normal. Por eso, es necesario que tengamos paciencia y lo hagamos de la manera correcta, para que los más pequeños aprendan no solo a donar bienes materiales, sino también afectivos.

¿Quieres saber cómo hacer esto? Sigue leyendo, porque en este post te contamos lo que necesitas entender para que la donación de juguetes esta Navidad sea increíble, llena de amor y aprendizaje. ¿Vamos allá?

Por qué incentivar la donación de juguetes en Navidad

¿Qué significa ser solidario? La respuesta es bastante simple: ser consciente de las necesidades de otras personas y querer contribuir a ellas puede tener lo que necesitan. Nadie nace solidario, por eso, es necesario traspasar este valor a los más pequeños si queremos que sean personas participativas en la sociedad.

La solidaridad es un acto de amar al prójimo, de sentir sus dolores y querer calmarlos de alguna manera. Por tanto, no es solo material, sino también afectivo. Después de todo, podemos brindar apoyo donando nuestro tiempo a cualquiera que necesite compañía o palabras amistosas.

Los niños comprenden mejor el lenguaje lúdico y práctico. Si hay algo por lo que tienen un apego son sus juguetes, así como la ropa y los zapatos para algunos. Por tanto, nada mejor para demostrar empatía que donar estos objetos que ya no son necesarios.

Sabemos que es posible que miles de pequeños no reciban un regalo en Navidad, como lo harán nuestros hijos. Por eso es interesante aprovechar este tiempo para transmitir el valor de la generosidad a nuestros pequeños, haciendo más felices a los demás.

Así, además de crear seres humanos más empáticos, también enseñamos a ser más desapegados de los bienes materiales y menos consumistas. Aprenden que acumular cosas para tener, innecesariamente, es malo y que podemos ayudar a muchas personas con solo ser conscientes de ello.

Cómo animar a los más pequeños a donar juguetes

Ahora que conoces la importancia de enseñar a los niños la solidaridad y la empatía mediante la donación de juguetes, averigüemos cómo. A continuación, se incluyen algunos consejos que hemos reservado para usted.

Hablar y mostrar la realidad al niño

Los adultos tenemos la costumbre de evitar que los niños conozcan las situaciones tristes que nos suceden a nosotros y a otras personas. Sin embargo, a partir de los 3 años, los más pequeños están preparados para afrontar el sufrimiento, obviamente, a su manera. Explique que hay muchos niños que no recibirán regalos en Navidad porque sus padres no pueden comprar y que están muy tristes por ello.

Entonces, dígales que los que tienen más juguetes, especialmente los que no están siendo usados, deben compartir con estos niños para que ellos también puedan ser felices. Esto hará que el pequeño se ponga en el lugar del otro y aún pueda tener su alta autoestima sabiendo que está haciendo algo bueno por otra persona.

Se un buen ejemplo

Los niños aprenden mucho al reproducir las actitudes de los adultos. Si ven a sus padres comiendo verduras, la tendencia es también a comer. Esto todavía ocurre en otros aspectos, incluso en la donación de juguetes. Puedes llamar a tu cachorro para que lo ayude a limpiar su guardarropa.

Con la ayuda del pequeño, separa la ropa, los zapatos, la ropa de abrigo y otros artículos que ya no uses. Además de sentirse útil, aprenderá a través del ejemplo que dar es bueno. Una vez que hayan terminado, puedes proponerle que haga lo mismo con sus juguetes y prendas de vestir.

Participa en programas y ONG

Hay varios programas y ONG que recolectan donaciones y las pasan a quienes más las necesitan. ¿Qué tal si llevas a tu pequeño a conocerlos? Para que pueda ver a dónde van las piezas que se donan e interactuar aún más con este medio.

Esta idea no es solo para fin de año. Es importante mostrar solidaridad durante todo el año. Las residencias, los orfanatos y las guarderías también son grandes lugares para que los más pequeños comprendan la realidad de quienes no tienen tantas oportunidades como él y vean cómo las donaciones son buenas para quienes las reciben.

Respeta el momento del pequeño

Los valores no se enseñan de la noche a la mañana. Así que no espere que su hijo deje de lado sus cosas solo porque le explicó que esto es lo correcto. Cada uno tiene su tiempo para asimilar las enseñanzas y debemos esperarlo.

Hay niños más distantes que otros y esto es normal. Si tu hijo aún no se siente listo para donar juguetes, no fuerces la barra y respeta su tiempo. Poco a poco, verás que cederá y el corazoncito se ablandará para hacer la donación por su propia voluntad.

No lo escondas

Recoger un juguete sin saber cómo donar puede no ser una buena idea. Cuando se pierde el objeto, su hijo puede sentirse traicionado y frustrado. Además de no poder enseñar los valores de la solidaridad y la generosidad, transmitirás la idea de que llevar las cosas ocultas es válido.

A veces ese juguete maltratado, que crees que el niño ya no quiere, puede tener algún valor sentimental para él. Ahí es cuando pueden surgir conflictos y el pequeño piensa que donar no es legal, porque lo que le gusta se va.

La donación de juguetes en Navidad es una gran oportunidad para transmitir principios importantes a los niños. Aprenden en la práctica lo que es la solidaridad, la empatía y la solidaridad. Además, otros pequeños estarán felices de recibir un regalo en esta fecha tan especial para muchas personas.

¿Te gustaron nuestros consejos?