Llevar un diario con la historia del bebé es una práctica muy común mantenida por varias madres, sin embargo, a veces es bueno preguntarse sobre la necesidad real de guardar los más mínimos detalles sobre la rutina de su hijo. Por supuesto, las madres son las principales partes interesadas en todo lo que se relaciona con el desarrollo de su bebé, además, las madres también son las que más recuerdan cada detalle de la vida de sus hijos.

Pensando en ello, ¿se ha preguntado alguna vez sobre la utilidad real de escribir todos los detalles más pequeños de la vida diaria de su hijo? Además de usted, ¿quién leerá este diario? ¿A la persona que lo recoge realmente le importan detalles simples como la primera vez que su hijo se dio la vuelta en la cama, levantó la cabeza o cuando descubrió partes de su propio cuerpo?

Bueno, esta información probablemente no sea de interés para la mayoría de la gente, al contrario, es más probable que el diario de su bebé le haga quedarse dormido casi inmediatamente después de leer dos o tres páginas.

En la búsqueda de la perfección, la mayoría de las madres terminan molestándose en escribir y presentar a los demás información más común y positiva y dejar ocultos hechos cotidianos que podrían ser mucho más interesantes o al menos divertidos para los demás.

Lo que no escribes pero has visto

¿Has pensado en seguir escribiendo situaciones inusuales que realmente forman parte del desarrollo diario de tu bebé? Incluso aquellas situaciones que causan pánico al principio, pero cuando las recordamos más tarde, ¿acaban siendo divertidas?

Para demostrar que muchas de estas situaciones no son tan absurdas, para demostrar que no eres el único y para alentar tus revelaciones, hemos separado 3 hechos del diario de la vida real de un bebé, que relata hechos más comunes, estamos seguros que al menos con uno de ellos te identificarás.

La primera vez que su hijo sufrió la ley de la gravedad

Si te mantienes alejado aunque sea por poco tiempo, es prácticamente imposible garantizar que después de dejar a tu hijo en la cama, en el sofá o en algún otro lugar seguro, permanecerá allí. Al menos una vez en su infancia le dará un susto de rodar y caer al suelo.

Mantén la calma, esto sucede en todas las familias y no te convertirá en una mala madre, solo en una madre normal.

Cuando intentas cortarte las uñas, cortas la piel de tu hijo

Por mucho amor y cuidado que tenga, las uñas de los bebés, especialmente los recién nacidos, son muy pequeñas, delgadas y frágiles. Cortar un trozo de piel en lugar de la uña es más común de lo que cree.

Si ya ha hecho esto, sabe que habrá salvación y si aún no la ha experimentado, tenga en cuenta que incluso si sangra un poco, no debe desesperarse. ¡Tu bebé se recuperará rápidamente!

El día en que encuentre un bebé de la misma edad y más desarrollado que su hijo

Toda madre piensa que su hijo es el más hermoso, inteligente y lindo de todo el universo, hasta que llega el día en que descubre que los gestos más brillantes que su hijo es capaz de hacer no son tan avanzados como parecen.

Basta con encontrarse con un niño de la misma edad y un poco más desarrollado que el tuyo para que surja la realidad. Cuando pase por este día, en lugar de estar deprimido, tómese el tiempo para estimular a su bebé aún más y ¡continúe enviando!

Hay muchos hechos como estos en la vida cotidiana de un niño, si ves estos ejemplos quieres compartir una historia más, siéntete libre, aunque todas las madres tienen personalidades distintas, al final todas acaban siendo más parecidas de lo que imaginamos.