Con la agitada rutina, dividida entre las tareas del hogar y el trabajo, es cada vez más imprescindible que madres y padres sean conscientes de un problema silencioso que puede estar afectando a los niños: el estreñimiento infantil.

La disminución de las deposiciones afecta no solo al bienestar físico, sino también a la vida social, la disposición y el buen humor de los más pequeños. Por ello, hemos elaborado una guía informativa con todo lo que necesitas saber al respecto.

Principales causas del estreñimiento infantil

El estreñimiento en los niños, comúnmente llamado estreñimiento infantil, es una condición recurrente en muchos niños pequeños que terminan evacuando menos de lo normal.

Puede desencadenarse por varios factores, como la intolerancia a la lactosa o el hipotiroidismo. También puede estar provocada por la deshidratación: si el niño no bebe mucha agua, su cuerpo acaba absorbiendo más líquido de otros rincones, incluida la caca en su intestino.

Otro motivo es la dieta baja en fibra, es decir, la poca ingesta de verduras, legumbres, frutas, cereales y granos ricos en este nutriente en sus comidas.

Incluso una pequeña actividad física puede influir en este problema, porque cuando su hijo no hace ejercicio ni se mueve, no hay suministro de sangre al sistema digestivo.

Además de estas causas, el miedo irracional a defecar al asociar el acto con un proceso doloroso puede afectar al niño, que se ve privado de ir al baño y se auto estreñía.

Que sintomas

Identificar que su hijo tiene estreñimiento requiere que se preste atención a sus hábitos alimenticios a la cantidad de veces que evacuan.

Esto se debe a que cada niño tiene su propio ritmo y frecuencia, y solo siguiendo esta periodicidad sabrá si está haciendo menos de lo habitual.

Sin embargo, el cuerpo del bebé también comenzará a mostrar algunos signos si está estreñido en los niños, como dolor abdominal, disminución del apetito, mal humor, irritabilidad, hinchazón y sensibilidad en la región abdominal.

Otros síntomas frecuentes son heces más duras y secas o rastros de sangre en ellas o en el papel higiénico, como resultado de grietas en el ano provocadas por el paso de la caca seca.

Tratamientos recomendados

Si se han confirmado sus sospechas de estreñimiento infantil, intente enfocar sus acciones en estimular los intestinos de su hijo, mediante una dieta rica en fibra y equilibrada con elementos que aceleren su funcionamiento, como papaya, ciruela, cereales, frijoles. etc.

Además, motive a su hijo a beber más líquidos, especialmente agua. También es importante animarle a hacer ejercicio todos los días, ya sea practicando algún deporte que le interese o incluso corriendo y jugando.

Otro punto clave es hablar con el niño para explicarle que el proceso de evacuación es normal y no se debe temer, sobre todo después de los cambios que acabamos de indicar, ya que las heces no le causarán más dolor.

Como ha visto, tomando algunas precauciones sencillas, es posible tratar el estreñimiento infantil y mejorar la salud y el bienestar de su hijo. Sin embargo, ¡no olvides contar siempre con la ayuda de un pediatra en esta etapa tan importante de su vida!