El estrés es el estado resultante de la exposición excesiva a determinados estímulos, con tensión muscular, fatiga, cansancio, dolor de espalda, dificultad para dormir, dolor de cabeza, pérdida de memoria, dificultad para resolver problemas, entre otros.

El estrés es la respuesta del cuerpo al peligro, que lo prepara para huir o luchar. El estrés también se puede considerar como la suma de respuestas físicas y mentales de la incapacidad de distinguir entre la realidad y las experiencias y expectativas personales.

Qué es el estrés

Todos pasamos por episodios de estrés y emociones fuertes. La vida muchas veces nos obliga a enfrentar situaciones difíciles y amenazantes. Cada persona reacciona de manera diferente a estas situaciones, lo que para algunos es una causa de mucho estrés para otros, no es motivo de cambios emocionales. Sin embargo, todo el mundo tiene un límite de tolerancia a partir del cual la salud comienza a verse afectada.

En una situación estresante, el cuerpo humano reacciona de diferentes formas. La activación de la glándula pituitaria, ubicada en la región frontal del cerebro, libera hormonas que activan las glándulas suprarrenales (que, como su nombre lo indica, se encuentran en la parte superior de los riñones). Esto hace que la hormona cortisol se produzca y se libere al torrente sanguíneo. El exceso de cortisol conduce a la destrucción de las células de defensa, los glóbulos blancos, provocando una disminución de las defensas inmunitarias del organismo, lo que permite la proliferación y el desarrollo de enfermedades.

Antes de discutir las estrategias sobre cómo reducir el estrés, se deben hacer algunas consideraciones: ningún método es infalible; una combinación de varios métodos suele ser más eficaz. Lo que funciona para una persona, no necesariamente funcionará para otras.

Recordando también que el estrés puede ser tanto negativo como positivo. El estrés adecuado y controlado mejora el interés y motiva al individuo, al igual que la ausencia total de estrés puede conducir al aburrimiento y la depresión.

Finalmente, se debe buscar a un médico o psicólogo cuando se identifican condiciones físicas y psicológicas asociadas con el estrés, como síntomas cardíacos, dolor significativo, ansiedad o depresión.

Síntomas de estrés

  • Signos de cansancio y desánimo
  • Miedo y agresión constantes
  • Crisis constantes de tensión y angustia
  • Retiro de las actividades laborales
  • Incapacidad para controlar las emociones
  • Impotencia en la resolución de problemas
  • Dolor de espalda y dolor de cabeza
  • Fijación en un determinado problema laboral
  • Disminución de la productividad y la eficiencia
  • Pérdida de memoria
  • Alteración y aceleración de los latidos del corazón
  • Irritación, mal humor, miedo, angustia y agotamiento

Tratamiento de estrés

  • Trate de averiguar qué puede estar causando tensión y aburrimiento y trate de solucionar esas causas. Trate de planificar períodos y horarios para evitar las prisas.
  • Haga una actividad a la vez y concéntrese en ella. Quien se preocupa por demasiadas tareas al mismo tiempo, no hace bien ninguna.
  • Realizar actividades físicas, mentales y recreativas; Siempre trate de equilibrar estas actividades.
  • Practique caminar, si es posible al aire libre y en entornos naturales.
  • Ten una dieta saludable. La salud general y la resistencia al estrés pueden mejorar con una dieta rica en cereales integrales, verduras y frutas. También trate de evitar el abuso de alcohol, cafeína y cigarrillos.
  • No olvide tener una buena relación con amigos y familiares.
  • Mantenga buenos pensamientos; cultivar buenos propósitos e ideales.
  • Practica la meditación. Relájate, vacía tu mente de preocupaciones; Respire lenta y profundamente.
  • Duerma lo suficiente para sentirse renovado.
  • Come sin prisas. Pruebe la comida; expulsa los pensamientos que te molestan.
  • Sea positivo y tenga paciencia constantemente.
  • Absorba la rabia con prudencia.
  • Sea menos competitivo; busca ser feliz y hacer lo que te gusta, ajeno a las influencias y juicios de los demás.

Mire los eventos cotidianos de una manera diferente. Mantenga el sentido del humor durante situaciones difíciles; la risa no solo ayuda a aliviar la tensión y a mantener la perspectiva, sino que también tiene un efecto físico que reduce los niveles de la hormona del estrés.

Tratamiento del estrés con aceites esenciales

La aromaterapia, que utiliza principios activos de plantas medicinales aromáticas para equilibrar el cuerpo y la mente, es un tratamiento alternativo para quienes presentan signos de estrés. El método promete aliviar síntomas como ansiedad, irritabilidad, taquicardia, depresión, disminución de la libido, dificultad para concentrarse y alteración del apetito.

Cuando se inhala el aroma de un aceite esencial, las moléculas entran en las cavidades nasales y estimulan una serie de respuestas mentales en el sistema límbico del cerebro. Estos estimulantes regulan el estrés o inculcan respuestas calmantes, que se pueden registrar a través de la frecuencia cardíaca, los patrones respiratorios, la producción de hormonas y la presión arterial.

La aromaterapia se puede obtener mediante un baño, así como por inhalación directa, mediante vaporización de agua caliente mezclada con las esencias deseadas, mediante vaporizador o humidificador, masaje, compresa o mediante difusores aromáticos.

Los aceites esenciales que más combaten el estrés, la ansiedad y la depresión son la lavanda, ylang-ylang, bergamota, manzanilla, incienso, menta y geranio.

Los animales alivian el estrés

Entre los múltiples beneficios y las muchas alegrías que nos brindan las mascotas, estas ayudan a combatir el estrés y muchas de las consecuencias que este mal provoca en nuestro cuerpo y mente. Al acariciar o jugar con tu perro o gato puedes tener mejores resultados que con pastillas medicinales, terapias y técnicas de todo tipo.

Recuerde siempre: en una situación problemática, no sirve de nada preocuparse. Esto solo trae sufrimiento, depresión y nerviosismo, además de no traer la solución. Aprenda a controlar estos sentimientos y se convertirá en una persona más feliz.