La glutamina es el aminoácido más abundante en el cuerpo humano. Es una de las moléculas necesarias para nutrir y reparar diversos tejidos, como piel, uñas, músculos y órganos. La glutamina también realiza varias otras funciones en el organismo: mantiene el equilibrio ácido / base, además de contribuir a la absorción de nutrientes y servir como fuente de energía para las células del sistema inmunológico presentes en el intestino.

La glutamina, o L-glutamina, también sirve para transportar amoniaco y nitrógeno a través del torrente sanguíneo, por lo que es necesario mantener buenos niveles de esta molécula en sangre. Una forma es a través de suplementos dietéticos que contienen glutamina. La proteína de suero es la proteína de suero, que tiene una concentración muy alta de glutamina y BCAA, que son los aminoácidos de cadena ramificada. Son fundamentales para desarrollar, mantener y aumentar la musculatura.

La glutamina es un aminoácido considerado “no esencial”, es decir, es sintetizado por nuestro propio organismo a partir del consumo de otros aminoácidos, sin necesidad de que la propia glutamina esté presente en la dieta.

Beneficios de la glutamina

  1. Mejora la salud intestinal

La glutamina actúa a favor del crecimiento celular y ayuda en la absorción y transporte de nutrientes, así como en el aumento de la permeabilidad intestinal. Tiene la función de nutrir los enterocitos (células intestinales), asegurando que la mucosa del tracto gastrointestinal se fortalezca y así evita la entrada de bacterias y macromoléculas al torrente sanguíneo. Una mucosa gastrointestinal intacta contribuye a la absorción y utilización de nutrientes. La glutamina sigue siendo un precursor del glutatión, un antioxidante que puede proteger al cuerpo contra la producción de radicales libres.

  1. Mejora el sistema inmunológico

No hay forma de tener una buena inmunidad si su salud intestinal no es buena. Después de todo, gran parte de la defensa del cuerpo tiene lugar en nuestro tracto intestinal, donde se producen los anticuerpos que protegen todo el cuerpo.

La glutamina tiene una acción reparadora sobre la mucosa, ya que este aminoácido es la principal fuente de energía de las células de la mucosa y de determinadas células inmunitarias (como los timocitos, linfocitos y macrófagos). Aún así, incluso con estudios que aún no son concluyentes, la glutamina también brinda beneficios en la prevención de enfermedades y en el tratamiento de pacientes con sistemas inmunológicos debilitados, como los que están en tratamiento contra el cáncer o los portadores del VIH.

La suplementación con glutamina es importante para el sistema inmunológico, ya que las células inmunitarias que carecen de la enzima necesaria para producir glutamina la utilizan a altas tasas. En consecuencia, el sistema inmunológico depende de la glutamina sintetizada y liberada por el músculo.

  1. Mejora el rendimiento en los ejercicios físicos

La glutamina es en gran parte responsable de transportar el nitrógeno disponible en el cuerpo a las células del tejido muscular. Cuando se practican ejercicios físicos de alta intensidad, el organismo se desgasta, provocado por el catabolismo.

El catabolismo es un proceso natural del metabolismo en el que los nutrientes y otras sustancias se descomponen para obtener energía. Cuando se realiza de forma descontrolada, acaba dificultando el crecimiento de nuevos tejidos, como los músculos. Si no hay reposición de sustancias en el tejido, este no se recupera adecuadamente y la masa muscular se ve afectada.

La glutamina también contribuye a la construcción de proteínas, mejorando así el rendimiento del deportista y ayudando a ganar masa muscular. Además, también contribuye a la recuperación y resistencia muscular.

  1. Contribuye al sistema nervioso central

La salud de nuestra microbiota intestinal puede afectar el sistema nervioso central (SNC). Algunas bacterias de nuestra flora intestinal (o la ausencia de ellas) pueden afectar a nuestros neurotransmisores, como el GABA, que es el principal neurotransmisor inhibidor del SNC y está significativamente involucrado en la regulación de muchos procesos fisiológicos y psicológicos. Los cambios en la expresión del receptor central GABA están implicados en la aparición de ansiedad y depresión, que pueden estar correlacionados con trastornos intestinales funcionales. Un intestino con una fuerte barrera protectora ayudará con el GABA y contribuirá también a mejorar el estado de ánimo.

Cómo tomar glutamina

La glutamina generalmente se vende en forma de polvo. Lo ideal es tomarlo en ayunas (puede ser por la mañana, con agua y limón, o por la noche con lactobacilos y probióticos).

El agua de limón es la base y puede agregar varias opciones a una inyección de antioxidante matutina: propóleo verde, cúrcuma, jengibre, aceites esenciales, clorella, espirulina y glutamina es una de ellas. La glutamina también se puede agregar a vitaminas y jugos.

Cantidad recomendada

La cantidad recomendada dependerá de la causa o necesidad de cada uno. Para aquellos que simplemente quieren mejorar la salud intestinal y la inmunidad, las dosis de 3 a 5 gramos al día son suficientes. Para los atletas, la dosis puede ser ligeramente superior (alrededor de 10 a 20 gramos). Cuidado con el exceso, ya que puede dañar su salud.