¿Odias usar crema hidratante corporal después de bañarte en esos días fríos? Sepa que existen algunas opciones muy interesantes para hacer más placentero su baño, dejando su piel tersa sin sufrimiento. Puede utilizar humectantes de baño y aceites de baño.

Hidratantes de baño

Como dice el nombre, es una loción hidratante para usar en el mismo baño; super practico! Pasas en el cuerpo mientras te bañas y enjuagas. Estos productos pueden venir en forma de gel, mousse o crema y prometen dejar tu piel mucho más suave y aterciopelada.

A medida que se acerca el invierno, las temperaturas bajan y tendemos a tomar baños calientes con más frecuencia. Sin embargo, los baños muy calientes, sumados a la baja humedad del aire y la caída de las temperaturas, favorecen la sequedad y la sensibilidad de la piel, propiciando la formación de descamaciones, grietas y fisuras, que suelen ser dolorosas e incómodas.

Para reponer la humedad perdida por la piel, se deben usar productos humectantes después del baño y, si es necesario, varias veces al día. Pero si no tienes tiempo o no quieres hidratar tu piel después de la ducha, una alternativa es la crema hidratante de baño.

Independientemente de la marca elegida, la forma de uso es la misma: se debe utilizar durante el baño, con enjuague, para hidratar y suavizar la piel. Si tu piel está muy seca en invierno, una sugerencia es combinar la crema hidratante de baño con una crema o loción hidratante que se deba aplicar a continuación, en las zonas del cuerpo más secas, como manos, codos y brazos.

Aceites de baño

Es ideal para quienes viven en lugares más fríos y son demasiado perezosos para aplicar loción humectante en el cuerpo después del baño. El aceite de baño es un producto altamente hidratante y suavizante, ya que tiene una perfecta penetración en la piel. Puede ser reemplazado por un humectante corporal.

Opta siempre por aceites vegetales como almendras dulces, semillas de uva, macadamia, rosa mosqueta, aguacate o coco. Son más ligeros, proporcionando una sensación más cómoda y menos grasosa.

Beneficios de los aceites de baño

Ayuda en la hidratación restaurando el manto lipídico de nuestra piel. Los aceites corporales hidratantes son ricos en vitaminas y antioxidantes. También ayudan en la formación de colágeno, combatiendo el envejecimiento.

Si tiene la piel grasa en su cuerpo y siempre ha huido de los aceites de baño, sepa que su uso es gratuito. Los buenos aceites vegetales no son comedogénicos, es decir, no desencadenan puntos negros ni espinillas en la piel. Sin embargo, para evitar molestias por exceso de grasa, conviene evitar algunas regiones. La espalda, el pecho o el cuello tienen una tendencia natural a ser más grasos, vale la pena saltarse estas zonas.

Por mucho que los aceites corporales recuperen el manto protector de la piel, no tienen el poder de devolver el agua perdida. Es por eso que no puede prescindir por completo del uso de cremas o lociones.

Cómo usar el aceite de baño

El aceite de baño es muy popular por aportar un toque aterciopelado a la piel, además de ser muy fácil de usar. El producto tiene diferentes versiones y funciones: existen aceites esenciales bifásicos, trifásicos, con fórmula natural, aceite de masaje, aceite de baño, aceite vegetal, aceite perfumado.

Debes usarlo después del baño, pasándolo por todo el cuerpo, y luego ducharte inmediatamente tomando el exceso de piel. Tampoco nada impide su uso durante el baño. Después de secar el cuerpo con la toalla notarás que tu piel está suave y fragante.

¿Cómo hidratas tu piel en invierno?