El agua es nuestra mayor fuente de vida. Es sumamente importante para nuestra salud, ya que mantiene el cuerpo en equilibrio. Además de mantener tu cuerpo hidratado, el agua te ayuda a digerir y absorber los alimentos con mayor facilidad. La importancia de beber agua es grandísima.

El agua también reduce el volumen de sangre, ayuda a desinflar el organismo, regula la temperatura, reduce las infecciones, previene la celulitis y desintoxica.

El agua es la sustancia más abundante en el cuerpo humano, es un componente esencial de todos los tejidos del cuerpo.

Beneficios del agua

  • Hidrata cuerpo, piel y cabello.
  • Mantiene el intestino funcionando con regularidad.
  • Reduce las infecciones, porque facilita el transporte de minerales como el hierro (muy importante para fortalecer las defensas de nuestro organismo).
  • Regula la temperatura corporal según la temperatura exterior.
  • Mejora la absorción de nutrientes.
  • Facilita la digestión. ayuda a formar enzimas que promueven reacciones químicas en el cuerpo. También forma jugo gástrico y saliva, que ayudan a la digestión.

El agua te ayuda a perder peso

El agua te ayuda a perder peso cuando se consume junto con fibras solubles como frutas y avena. Las fibras presentes en los frutos se hinchan en contacto con el agua, dando al cuerpo una sensación de saciedad. Nuestros estómagos son temporalmente «engañados», lo que ayuda a controlar el hambre.

El control de la ingesta de alimentos se puede realizar de dos formas: por el sistema nervioso (sensación de hambre) y por el sistema digestivo (saciedad). Es precisamente en el segundo caso donde la ingesta de agua funciona favoreciendo a quienes necesitan adelgazar. El estómago humano tiene una capacidad limitada para expandirse a un volumen de aproximadamente dos litros. Así, la ingesta de líquidos a lo largo del día, y especialmente antes de las comidas, mantiene el estómago relativamente lleno, disminuyendo la demanda de alimentos y aumentando la saciedad.

Es buena el agua con gas

A pesar de ser visto con sospecha, el agua con gas no hace daño y, al contrario de lo que muchos piensan, incluso puede contribuir a la prevención de enfermedades en el estómago o el esófago. El agua con gas solo es mala si se consume en exceso, como cualquier otra bebida.

Las personas (que no tengan intolerancia a los gases) pueden beber esta agua sin problemas, ya que tiene las mismas propiedades de hidratación que el agua natural. A quien tenga problemas gastrointestinales no se le aconseja beber mucho, ya que el exceso de gas puede irritar las mucosas del estómago y agravar el problema.

Consumo

El agua debe tomarse entre comidas y durante el día. El consumo depende del estilo de vida de cada persona. Para quienes hacen ejercicio, por ejemplo, el consumo de agua debería ser mayor. Lo ideal es que el color de la orina sea siempre claro. Lo que indican los expertos es de unos 2 litros diarios.

Agua tónica

El hecho de que se llame «agua» no tiene nada que ver con el agua real. El agua tónica tiene un sabor amargo, lo que hace que parezca que tiene poca azúcar. Incorrecto. Como cualquier otro refresco tradicional, el agua tónica es rica en azúcar y por tanto debe controlarse si existe una restricción en los niveles de glucosa en sangre. Una lata de la bebida tiene casi 10 cucharaditas de azúcar o 150 calorías, y el consumo de azúcar en una dieta de 2,000 calorías debe restringirse a 200 calorías por día.

A pesar del nombre, el agua tónica no es una buena opción para quienes quieren hidratarse. La mejor manera de hidratar su cuerpo es bebiendo agua, o isotónicos, que repondrán no solo el agua sino también los minerales perdidos en el sudor. Los refrescos, en general, son ricos en sodio, azúcar y otros componentes que pueden dificultar la absorción de agua por parte de las células y que aún pueden ser perjudiciales para la dieta.

¿Consumes la cantidad adecuada de agua al día?