La lactancia materna es un período muy importante para usted y el bebé, ya que crea un vínculo único. Además, la leche es la fuente de nutrición para que el pequeño se mantenga sano. Pero, ¿sabía que la alimentación durante la lactancia también merece su atención?

Lo que ponemos en el plato en esta etapa influye en la producción de nuestra leche e incluso en cómo se sentirá el cachorro. Entonces, nada mejor que saber lo que puedes y no puedes hacer en ese momento, ¿verdad?

Para que no tengas dudas, traemos consejos sobre cómo alimentarte para cuidar al recién nacido de la mejor manera. ¡Revisa!

Cuál es la importancia de amamantar durante la lactancia

Parece muy difícil comer justo después de dar a luz, ¿no? La rutina del sueño sigue siendo un caos y estás agotado. Sentarse a la mesa y comer bien parece un plan distante, para cuando su hijo esté en la escuela.

Sin embargo, es necesario superar el cansancio y cuidar esta parte de tu vida diaria. Esto le hará bien a usted y a su bebé, y créame, mejorará su rutina. ¡Descubra la relevancia de la alimentación durante la lactancia!

Aporta más protección a la salud materna

Una buena nutrición es necesaria en cualquier etapa de la vida. Pero en la lactancia se vuelve indispensable porque serás responsable de una de las tareas más importantes de la vida: la producción para el bebé.

Su leche es en gran parte responsable del desarrollo infantil. Durante la producción, su cuerpo utilizará los nutrientes necesarios como «combustible». Por tanto, el pienso sirve para sustituir estos elementos y garantizar que estén disponibles para la producción.

Evita problemas con la barriga del bebé

En los primeros seis meses, el niño debe consumir solo leche materna. Entonces, cualquier pequeño problema afectará al organismo que se está desarrollando, ¿verdad?

Al fin y al cabo, si tu leche tiene mucha «fermentación», provocará gases y ese dolor que provoca el llanto en el cachorro. Por tanto, una buena alimentación ayuda a evitar los temidos cólicos y otros problemas de barriga.

Favorece la producción de alimentos

Cuando comes bien, en el momento adecuado y con calidad, tu cuerpo tiene la energía necesaria para producir leche. Créame, el proceso consume mucho cuerpo, por eso es normal sentirse cansado, como si hubiera corrido una maratón.

Al garantizar todo lo que se requiere para esta producción, se puede garantizar un flujo de leche, para que el pequeño pueda alimentarse cuando quiera.

Puedes hacer dieta durante esta fase

Hablemos la verdad: muchas de nosotras, después de dar a luz, queremos volver a nuestra forma anterior al embarazo, ¿verdad? Entonces, es normal sentir que es necesario comenzar a hacer dieta para finalmente eliminar los kilos de más.

Pero antes de emprender este viaje, es fundamental comprender que este es un período que requiere mucha energía del cuerpo. Su cuerpo necesita todo lo que pueda usar para preparar este alimento adecuadamente para su bebé.

Si quieres amamantar adecuadamente, lo ideal es evitar dietas restrictivas. Tome mejores decisiones para usted y su bebé, pero trate de no restringir las calorías. El proceso es tan intenso que tu metabolismo se acelerará y perderás peso con solo darle el pecho al bebé.

En lugar de embarcarse en una dieta, es mejor tener una rutina saludable. Haz actividades físicas ligeras (como caminar con el bebé por la mañana) y verás cómo aparecerán los resultados. Pero ojo: habla siempre con tu médico para averiguar qué es lo ideal para tu cuerpo, ¿vale?

Qué alimentos se recomiendan

Tomar decisiones saludables es una excelente manera de impulsar la lactancia. Al seleccionar lo que va a nuestro plato, podemos estimular la producción de leche y lograr los mejores resultados.

¡Entonces, es hora de ver qué alimentos deben salir del supermercado para su plato!

Frutas variadas

Las frutas serán tus grandes aliados en el día a día. Fáciles de comer entre comidas, ofrecen nutrientes y líquidos. Lo mejor es consumirlos de forma natural, pero también puedes apostar por jugos cremosos y batidos. ¿Que tal?

Hortalizas y verduras

Las hortalizas y las verduras aportan diferentes nutrientes, como calcio, magnesio y vitaminas de la A a la K. Preparar platos coloridos llenos de hojas y rodajas es esencial para comer adecuadamente. Como beneficio adicional, ¡es un hábito que te ayuda a perder peso y regresar a tu cuerpo!

Carnes magras

La proteína es muy importante para que el cuerpo soporte la racha de producción de leche sin detenerse. En ese caso, ¡las carnes magras deben tener su preferencia! El pollo, los cortes magros de carnes rojas y el pescado son las mejores opciones para aportarlo al organismo.

Productos lácteos

Irónicamente, para producir leche, tenemos que consumir leche. Productos como el yogur, el queso y otros derivados son indispensables durante este período. Pero ojo: en algunos casos, tienes que cortar la vaca. En tales casos, basta con recurrir a alternativas elaboradas sin lactosa.

Agua (y otros líquidos)

Uno de los componentes esenciales para la alimentación durante la lactancia es el agua. Cuantos más líquidos consuma, más leche producirá. Entonces, para que la producción continúe, beba mucha agua. También vale la pena hidratarse con otras fuentes, como tés y jugos.

Qué alimentos se deben evitar

Si hay ingredientes que son buenos para la lactancia, existen aquellos que dificultan el proceso. Saber qué evitar en el plato es la mejor manera de evitar problemas en el futuro, ¿no es así?

Para no tener dificultades al tomar sus decisiones, ¡vea de qué alejarse durante este período!

Alimentos fermentados

Algunos alimentos fermentan durante la digestión y producen gases. Como es algo que pasa a la leche, el pequeño puede sufrir cólicos. Para evitar que su noche se llene de llanto, evite comer repollo, brócoli y legumbres, como frijoles. El huevo debe comerse con moderación, ¿de acuerdo? Además, no mezcle carbohidratos (como arroz, papas y pasta), ya que la combinación es una bomba fermentada.

Procesados y prefabricados

Las salchichas están ultraprocesadas y tienen mucho sodio, diversas grasas y aditivos considerados malos. Terrible, ¿verdad? Lo mejor es evitar el jamón, la mortadela, el salami, la salchicha y el chorizo, entre otros alimentos, en exceso. ¡Esté atento!

Comida frita

Los alimentos fritos tampoco son grandes aliados. Harán que su cuerpo sea más perezoso y no son realmente nutritivos. Evite la comida rápida, los bocadillos y otros alimentos fritos que se ven deliciosos pero que tienen poco impacto positivo.

Dulces

El exceso de azúcar aumenta el riesgo de engordar y afecta el sabor de la leche. Esto puede hacer que un niño se vuelva «adicto» a los dulces cuando tenga la edad suficiente para comer, lo que no es bueno para la salud. Si no puede evitarlo, consuma con moderación, desde chocolate hasta postres elaborados.

Estimulantes

Los alimentos a base de cafeína son los villanos del sueño del pequeño, que a menudo ya no están allí. Para que el bebé no se agite, no consuma grandes cantidades de café, té negro o verde, gaseosas, etc.

También es bueno vigilar el comportamiento del cachorro. ¿Comió algo que no parece ser adecuado para el niño? ¿Se intensificó el llanto después de comer algo diferente? Vale la pena repensar la elección de los alimentos para garantizar una mayor comodidad. Además, si tiene alguna alergia, como la proteína de la leche, es mejor evitar su consumo.

Puede la leche debilitarse por la comida

Una de las preguntas más importantes sobre la alimentación durante la lactancia es si las malas decisiones pueden debilitar la leche. Lo cierto es que tu cuerpo siempre produce los alimentos más ricos y completos, con todos los nutrientes necesarios. Entonces, sepa que su producción siempre será “fuerte” y adecuada para el desarrollo del bebé.

Incluso las madres desnutridas pueden ofrecer leche fuerte. Esto es posible porque el organismo tiene un mecanismo que compensa lo que no se obtiene en los alimentos. Por lo tanto, si no consume ciertos nutrientes, los eliminará del «stock» de su cuerpo para crear la fórmula perfecta.

El único problema es que una mala alimentación suele reducir la cantidad de leche producida. Por lo tanto, puede obligarla a dejar de amamantar antes de tiempo, lo cual no es bueno, ¿verdad?

Cuáles son los beneficios de una buena nutrición durante la lactancia

Tomar las decisiones correctas en la mesa marca la diferencia en la lactancia. Al consumir los alimentos adecuados, producirás más leche y pasarás momentos aún mejores con el pequeño.

Si necesitas una dosis extra de motivación para cuidar tu comida, ¡aquí estamos! Vea cuáles son los mayores beneficios de tener buenos platos durante este período.

Noches más tranquilas

Evitar los alimentos que fermentan y los que no son buenos para el pequeño es una decisión imprescindible para tener noches tranquilas. Después de amamantar, el cachorro puede dormir con la barriga llena y muy cómodamente.

Esta atención es indispensable para prevenir calambres, náuseas e incluso reflujo. Su cordura y su sueño están agradecidos por no tener que lidiar con un bebé que se siente incómodo o con dolor.

Protección contra las alergias alimentarias

El cuidado de la leche también ayuda a evitar que el bebé tenga algunas alergias alimentarias; al menos, eso es lo que dicen los investigadores del Humber River Hospital en Ontario. El consumo de cacahuetes, por ejemplo, reduce el riesgo de que el componente sensibilice a su hijo más adelante.

Entonces, una dieta rica y rica en nutrientes «introduce» las sustancias en el cuerpo del bebé y evita que se vuelva extraño más adelante. Por lo tanto, es una excelente manera de prevenir las alergias.

Desarrollo saludable del bebé

Ya sabes que tu leche siempre tiene las características adecuadas para que el niño crezca y se fortalezca. ¿Pero sabías que algunas opciones ayudan al desarrollo de otras formas, además de la nutrición?

El aroma de muchos alimentos pasa a la leche y crea una experiencia sensorial para el pequeño. Según los investigadores, los niños que fueron amamantados están más dispuestos a probar nuevos alimentos y comer de manera saludable. Esto es posible gracias al desarrollo del gusto y tendrá un gran impacto en la vida del niño.

Cuáles son los mitos y verdades de la alimentación durante la lactancia

El caso es que la lactancia materna sigue siendo un tema que genera varios mitos. Cuando se habla de la dieta de la madre, no es diferente. En lugar de simplemente creer lo que dicen, necesita saber qué hay detrás de cada declaración.

Entonces, ha llegado el momento de aclarar todas las dudas restantes y desentrañar lo que es verdad y lo que es mentira.

No hay problema con beber alcohol

Mito. Al igual que en el embarazo, no se recomienda consumir bebidas alcohólicas durante la lactancia porque esto puede afectar la leche. Es poco probable que una copa de vino tenga un impacto importante, pero el exceso es perjudicial. Es mejor evitarlo durante el período, pero asegúrese de hablar con su médico para ver qué recomienda.

Necesitas tomar vitaminas y suplementos

Ni siempre. No es porque la lactancia requiera más parte del cuerpo por lo que necesitará complementar su dieta. Con las opciones adecuadas en el plato, ya es posible obtener la mayoría de los nutrientes. Pero nuevamente, solo su médico puede decirle si se necesitan vitaminas.

Las elecciones de comida de mamá influyen en el gusto del bebé

Verdad. Como decíamos, la leche materna tiene algunas variaciones de sabor, según lo que coma la madre. ¡Por eso, es fundamental desarrollar el gusto del bebé y hacer que tu pequeño coma de todo cuando sea mayor!

La madre no puede comer más que antes del embarazo

Mito. Ese deseo de perder peso hace que muchas mamás tengan miedo de comer porciones más grandes durante la lactancia. Sin embargo, debes recordar que el cuerpo consume más energía y necesita reponerse. Solo esté atento porque comer bien no es lo mismo que comer en exceso. Las opciones deben estar equilibradas, para que todo salga como se esperaba.

Nuestra alimentación durante la lactancia tiene una influencia total en el desarrollo de los jóvenes, incluso a largo plazo. ¿Qué responsabilidad, eh? Por lo tanto, ¡vale la pena estar atento a las opciones para asegurarse de que sean buenas para usted y para el pequeño!  ¿Fue útil esta información?