¿Has pensado en utilizar la vitamina C para la piel? La vitamina C tiene antioxidantes, es decir, es capaz de eliminar los radicales libres reduciendo los signos del envejecimiento. La vitamina C ayuda al funcionamiento de la piel (incluyendo crecimiento, mantenimiento y reparación), protegiéndola del daño causado por la oxidación provocada por los radicales libres, heridas y ayuda en la síntesis de colágeno.

Beneficios de la vitamina C para la piel

En estudios realizados, se encontró que la vitamina C tiene un efecto fotoprotector frente a los rayos UVA y UVB. Por lo tanto, la vitamina C tópica es un excelente antioxidante para la piel.

La vitamina C es uno de los mejores ingredientes para combatir las manchas oscuras: no solo aclara la piel, sino que también inhibe la producción de tirosinasa, la enzima que crea la pigmentación.

La vitamina C no solo es esencial para la formación de colágeno y elastina, sino que en realidad inicia la producción de estas proteínas, lo que la convierte en un potente producto antienvejecimiento.

La eficacia de los derivados de la vitamina C para proteger y promover la síntesis de colágeno, el aclaramiento de la piel y la inhibición de la síntesis de melanina, también se puede observar en algunos estudios publicados.

Para aquellos con piel sensible, los expertos recomiendan que pruebe productos con la forma soluble de vitamina C, para una prueba inicial.

La industria de la belleza sospecha desde hace mucho tiempo que esta vitamina es importante para la salud de la piel, tanto en forma alimentaria como cosmética. Los nutrientes ayudan a formar colágeno y elastina, que son esenciales para mantener la piel firme y joven.

Previene y retarda el envejecimiento, es un super antioxidante, ilumina, ilumina, da vitalidad, revitaliza, protege, estimula la regeneración celular y actúa sobre la síntesis de colágeno, que es responsable de la elasticidad, firmeza y soporte de la piel.

Cómo disfrutar de la vitamina C

La vitamina C es soluble en agua y no se sintetiza dentro de nuestro cuerpo: necesitamos suplementos de alimentos o complejos vitamínicos.

La suplementación con antioxidantes orales, incluida la vitamina C en forma de cápsulas, se considera un potente eliminador de radicales libres. El método de suplementación es ampliamente utilizado por personas que no pueden mantener una dieta equilibrada, por lo que necesitan complementar los nutrientes que faltan en su cuerpo.

Cuando falta vitamina C en alguna función del cuerpo, la elimina de la piel, haciéndola vulnerable. El estrés físico o emocional aumenta aún más esta demanda de vitamina C, que siempre se elimina primero de la piel.

Aprovecha estas cualidades agregando alimentos ricos en vitamina C y usando cosméticos que la contengan. Para la suplementación, la dosis ideal es de 500 mg por día.

Beneficios de los cosméticos con vitamina C

  • Unifica el tono de la piel y aumenta la elasticidad de la piel.
  • Hidrata y suaviza las arrugas.
  • Actúan combatiendo los radicales libres
  • Tiene propiedades antioxidantes, blanqueadoras y ayuda en la síntesis de colágeno.

Cosméticos a base de vitamina C

Con todos estos beneficios para la piel, muchas industrias cosméticas se han adherido a productos elaborados a partir de vitamina C. Es posible encontrar vitamina C aislada o asociada con ácido hialurónico, humectantes, retinol o anti-envejecimiento.

La vitamina C se puede utilizar para todo tipo de pieles, siempre que se elija correctamente la textura. En pieles grasas, generalmente es mejor optar por la sustancia en forma de suero. Los hombres y mujeres con pieles más secas y sensibles deberían utilizar texturas más cremosas.

Antes de adquirir un producto que contenga vitamina C como principio activo, es necesario comprobar la fórmula o consultar al fabricante para comprobar su concentración. En general, en uso tópico, los productos tienen diferentes concentraciones, que pueden oscilar entre el 6% y el 20%. Para tener un buen efecto, lo ideal es al menos el 10%.

Cuándo usar cosméticos a base de vitamina C

Usar por la mañana, antes del protector solar, es el más recomendado. Esto se debe a que la vitamina C evita los radicales libres de las luces visibles (luz ambiental) y los rayos infrarrojos, que están presentes en cualquier dispositivo que genera calor, además de la propia radiación solar. La indicación, por tanto, es una vez al día. El exceso no cambia los resultados.

Receta 1: crema inmunoestimulante

  • 25% Golpe de Eclat
  • vitamina C 10%
  • Extracto de ginkgo biloba 3%
  • Crema o gel nutritivo 15g

Receta 2: Crema anti-oscuridad

  • ácido nano tioglicólico 1%
  • ojos nano luminosos 5%
  • luminiscencia (vit C) 6%
  • crema hipoalergénica 10 g

Receta 3: crema antioxidante

  • 0,025% de L-selenometionina
  • Extracto de semilla de uva 1%
  • Vitamina C 10%
  • Vitamina E 5%
  • Extracto de ginkgo biloba 3%
  • Crema no tónica

Y tú, usualmente usas cremas a base de vitamina C, si nunca lo has probado, ¿qué tal si lo pruebas?